sábado, 31 de diciembre de 2011

" : ...

Vou abrir aspas nas nuvens
e colocar dois pontos no infinito
para citar infielmente
um dos personagens misteriosos
que habita ausente em mim
desenhando asas de prata
para a minha sombra e diz:
"sou vagamente caminhante lunar"...
Transformando pingos de chuva
em milhares de reticências...
vou usando estes sábios sinais
que muito me explicam
porque nada explicam
só me deixam seguir viagem
permitindo assim
que outro estranho personagem
peregrino em mim
sonhador sem rumo nos caminhos
flutue além... muito além...
longe... muito longe...
na distância...
no sem fim...
Com pedaços de relâmpagos
que riscam o céu
vou fazendo travessões
para tentar definir
o que não pode ser definido
-o inexplicável ser que mora comigo
-a contraditória alma gêmea
de mim mesma
que vai fugindo do corpo inquieto
navegando nos versos náufragos
de incertos poemas...

Na interrogação de Antares
vou buscando respostas impossíveis
de perguntas por fazer...
Na beleza de Aldebarã
vou exclamando com alegria
na esperança do Amor
para serenar meu Coração aflito...
E... derrapando nas curvas das vírgulas
me engasgo com os ponto-e-vírgulas
sempre me confundindo
nos arremates da vida
com desencontros nas esquinas
e desencanto com os vários eus
que me habitam à revelia...
De repente
me sinto inteira no caos:
verifico que jamais consegui
(ia me esquecendo dos parênteses)
repito, jamais consegui
(sorte a minha...)
usar o ponto final...

Maria Lua



" : ...

Voy a abrir comillas en las nubes
y a poner dos puntos en el infinito
para citar infielmente
a uno de los personajes misteriosos
que habita ausente en mí
dibujando alas de plata
para mi sombra y que dice:
"soy vagamente un caminante lunar"...
Transformando gotas de lluvia
en miles de puntos suspensivos...
voy usando estos sabios signos
que mucho me explican
porque nada explican
sólo me dejan seguir viaje
permitiendo así
que otro extraño personaje
peregrino en mí
soñador sin rumbo en los caminos
flote más allá... mucho más allá...
lejos... muy lejos...
en la distancia...
en el sin fin...
Con trozos de relámpagos
que rayan el cielo
voy poniendo guiones
para tratar de definir
lo que no puede ser definido
-el inexplicable ser que vive conmigo
-la contraditoria alma gemela
de mí misma
que va huyendo del cuerpo inquieto
navegando en los versos náufragos
de inciertos poemas...

En el interrogante de Antares
voy buscando respuestas imposibles
de preguntas por hacer...
En la belleza de Aldebarán
voy exclamando con alegría
en la esperanza del Amor
para serenar mi Corazón apenado...
Y... derrapando en las curvas de las comas
me atraganto com los puntos y comas
siempre confundiéndome
en los remates de la vida
con desencuentros en las esquinas
y desencanto com los varios yos
que me habitan en rebeldía...
De repente
me siento totalmente en el caos:
verifico que jamas conseguí
(iba olvidándome de los parentesis)
repito, jamás conseguí
(menuda suerte la mía...)
usar el punto final...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 30 de diciembre de 2011

"Metamorfose" de Maria Lua

"Os grilos são os poetas mortos..."
(Mario Quintana)

Nesta noite de outono na serra
noite sem luar, vazia de sonhos
diante do olhar melancólico das estrelas
procuro nas trevas da morte
no distante coral dos grilos
a voz mais amiga
para me acompanhar no caminho...
Meu grilo-poeta
(doce e suave Quintana
herói solitário de versos simples e claros)
partiste, assim, tão de repente
"VIAJASTE", para "MUDAR", certamente
"O CENÁRIO" de tua "SOLIDÃO":
Tua longa solidão de poemas intensos
de frases matreiras, bem-humoradas
e de belos amores "INATINGÍVEIS"...
Tu não passarás...
Tu "PASSARINHARÁS"
"ETERNO" como as "NUVENS"...
Tu és o pássaro-poeta
que pousa sempre e para sempre
no coração encantado
de quem "É CAPAZ DE ENCONTRAR
A MOEDINHA PERDIDA"
e de decifrar "LUAS" e "LUAS"
nos densos "ESPELHOS PARTIDOS"...
Teu "ANJO DA GUARDA"-
"DENTUÇA E COM UMA ASA MAIS
BAIXA QUE A OUTRA"-
te leva, "BEM DEVAGARINHO"
para sobrevoar as tuas "PAINEIRAS FLORIDAS"
e os "CÉUS DE PORTO ALEGRE"
te leva, "BEM DEVAGARINHO"
para o céu dos grilos-poetas
para o vôo infinito
além de todos os poemas...
Nesta noite tão triste na serra
"O OUTONO" emudeceu o "REALEJO"
para ouvir "NA VOLTA DA ESQUINA"
além dos "ESCONDERIJOS DO TEMPO"
a canção mágica e luminosa
de um novo grilo-poeta
com olhos azuis de guri...

(a Mario Quintana, na noite de sua metamorfose)

Maria Lua



Metamorfosis

"Los grillos son los poetas muertos..."
(Mario Quintana)

En esta noche de otoño en la sierra
noche sin luna, vacía de sueños
delante del mirar melancólico de las estrellas
busco en las tinieblas de la muerte
en el coro distante de los grillos
la voz más amiga
para acompañarme en el camino...
Mi grillo-poeta
(dulce y suave Quintana
héroe solitario de versos simples y claros)
partiste, así, tan de repente
"VIAJASTE", para "CAMBIAR", sin duda
"EL ESCENARIO" de tu "SOLEDAD":
Tu larga soledad de poemas intensos
de frases irónicas, divertidas
y de bellos amores "INALCANZABLES"...
Tú no pasarás...
Tú "PAJAREARÁS"
"ETERNO" como las "NUBES"...
Tú eres el pájaro-poeta
que posa siempre y para siempre
en el corazón encantado
de quien "ES CAPAZ DE ENCONTRAR
LA MONEDITA PERDIDA"
y de descifrar "LUNAS" y "LUNAS"
en los densos "ESPEJOS PARTIDOS"...
Tu "ÁNGEL DE LA GUARDA"
-"DENTUDO Y CON UN ALA MÁS
BAJA QUE LA OTRA"-
te lleva, "BIEN DESPACITO"
para sobrevolar tus "PAINEIRAS FLORIDAS"
y los "CIELOS DE PORTO ALEGRE"
te lleva, "BIEN DESPACITO"
hacia el cielo de los grillos-poetas
hacia el vuelo infinito
más allá de todos los poemas...
En esta noche tan triste en la sierra
"EL OTOÑO" emudece el "ORGANILLO"
para oír "EN LA VUELTA DE LA ESQUINA"
más allá de los "ESCONDRIJOS DEL TIEMPO"
la canción mágica y luminosa
de un nuevo grillo-poeta
con ojos azules de niño...

(a Mario Quintana, en la noche de su metamorfosis)

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 29 de diciembre de 2011

"Súplicas ao Vento" de Maria Lua

Se olho para o céu
e logo as nuvens se fecham
para esconder as estrelas
e os anjos vagueiam
entre sombras de mistérios...

Se passeio entre os canteiros
e logo as flores adormecem
para guardar seu perfume
e os grilos anseiam
pelas luzes das miragens...
É chegado o momento
de encerrar-me na concha
e no mais profundo silêncio
tecer com os fios do Sonho
o poema da Solidão...

Mas...
Se a Noite trouxer de novo
o aroma das estrelas
e a doçura dos anjos...
Se a Primavera voltar
com o sorriso das flores
e a magia dos grilos...
Então...
farei súplicas ao Vento
para que espalhe... suavemente
meus versos
pelos caminhos...

Maria Lua



Súplicas al Viento

Si miro al cielo
y las nubes se juntan
para ocultar las estrellas
y los ángeles vagabundean
entre sombras de misterios...

Si paseo entre parterres
y las flores se adormecen
para guardar su perfume
y los grillos suspiran
por las luces de los espejismos...
Ha llegado el momento
de encerrarme en la concha
y en el más profundo silencio
tejer con los hilos del Sueño
el poema de la Soledad...

Pero...
Si la Noche trae de nuevo
el aroma de las estrellas
y la dulzura de los ángeles...
Si la Primavera vuelve
con la sonrisa de las flores
y la magia de los grillos...
Entonces...
elevaré súplicas al Viento
para que esparza... suavemente
mis versos
por los caminos...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 28 de diciembre de 2011

"Silêncio" de Maria Lua

O silêncio
que rodeia o silêncio
em que me calo
é denso
pesado
ansioso...
É um silêncio
que grita lembranças
e ecoa ausências...
É um silêncio
que acentua a mudez
dos gestos pálidos
e desaproveitados...
É um silêncio
que agride a agonia
das palavras úmidas
e inacabadas...
É um silêncio
que assusta as canções
e afasta os poemas...
O silêncio
que envolve o silêncio
em que me fecho
é tenso
opaco
definitivo...

Maria Lua



Silencio

El silencio
que rodea el silencio
en que me callo
es denso
pesado
ansioso...
Es un silencio
que grita recuerdos
y se hace eco de ausencias...
Es un silencio
que acentúa la mudez
de los gestos pálidos
y desaprovechados...
Es un silencio
que agrede la agonía
de las palabras húmedas
e inacabadas...
Es un silencio
que asusta las canciones
y aleja los poemas...
El silencio
que envuelve el silencio
en que me encierro
es tenso
opaco
definitivo...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

martes, 27 de diciembre de 2011

"Maresia" de Maria Lua

Naus de ternuras voláteis
se soltaram dos portos dos desabraços
e singraram mares de inquietudes
no infinito do coração...
Algas de esperanças frágeis
se deitaram na renda de anseios
que a espuma teceu na areia
em grãos de soledade...

Vagas estrelas de teus olhos de oceano
luzeiros nos meus maremotos
calmaria nas tempestades aflitas
de meu corpo alucinado...
Doces luares de teus olhos de oceano
farol de desenganos e de desencontros
remanso nos rodamoinhos de ocaso
em minha alma de maresia...

Teus olhos de mar de céu de noite de luar
de estrelas de algas de tempestades
vão remando desvarios de meu coração
nos mares da sorte
do principio das auroras
ao final dos ocasos...
Na imensidão de teus olhos aporto meus olhos
e a minha definitiva solidão...
Nas vagas estrelas de teus olhos oceânicos
naufrago o oceano atônito de minha paixão...
Nada será real
apenas maresia...

Maria Lua



Olor a mar

Naves de ternuras volátiles
se soltaron de los puertos de los rechazos
y navegaron mares de inquietudes
en lo infinito del corazón...
Algas de esperanzas frágiles
se echaron en el encaje de anhelos
que la espuma tejió en la arena
en granos de soledad...

Vagas estrellas de tus ojos de océano
luceros en mis maremotos
bonanza en las tormentas inconsolables
de mi cuerpo alucinado...
Dulces brillos lunares de tus ojos de océano
faro de desengaños y de desencuentros
remanso en los remolinos del ocaso
en mi alma de olor a mar...

Tus ojos de mar de cielo de noche de luz lunar
de estrellas de algas de tempestades
van remando desvarios de mi corazón
en los mares del azar
del inicio de las auroras
al final de los ocasos...
En la inmensidad de tus ojos amarro mis ojos
y mi definitiva soledad...
En las vagas estrellas de tus ojos océanicos
naufrago el océno atónito de mi pasión...
Nada será real
sólo olor a mar.

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 26 de diciembre de 2011

"Sem palavras" de Maria Lua

Esquece as palavras
que o amor floresce
apenas no silêncio...

Revela teus segredos
desenhando estrelas
nas cintilações de teu olhar...
Desvenda meus mistérios
pesquisando Luas
nas noites de meus olhos...

Esquece as palavras
que o amor se encanta
somente em silêncio...

Desenha ternuras
nas curvas de meus desejos...
Inventa poemas
nas fugas de meus sonhos...
Acalenta delírios
na insensatez de minha paixão...

Esquece as palavras
que o amor enlouquece
apenas no silêncio...

Palavras ofuscam
a luz e a magia dos rituais do amor...
Palavras cortam
a renda de desvarios das teias do amor...
Palavras desfazem
a trilha sagrada do silêncio do amor...

Esquece as palavras
ama-me em silêncio
eu te amarei em silêncio
e o noso silêncio
será o amor...

Maria Lua



Sin palabras

Olvida las palabras
que el amor florece
sólo en el silencio...

Revela tus secretos
dibujando estrellas
en los fulgores de tu mirada...
Desvela mis misterios
escrutando Lunas
en las noches de mis ojos...

Olvida las palabras
que el amor se disfruta
sólo en el silencio...

Dibuja ternuras
en los recodos de mis deseos...
Inventa poemas
en los resquicios de mis sueños...
Acaricia delírios
en la insensatez de mi pasión...

Olvida las palabras
que el amor enloquece
sólo en el silencio...

Las palabras ofuscan
la luz y la magia de los rituales del amor...
Las palabras cortan
el encaje de desvarios de las redes del amor...
Las palabras desbaratan
la senda sagrada del silencio del amor...

Olvida las palabras
ámame en silencio
yo te amaré en silencio
y nuestro silencio
será el amor...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 25 de diciembre de 2011

" Lágrimas da Noite" de Maria Lua

Há um cisco
nos olhos da Noite
e ela está embaçada
sem o brilho
das estrelas
sem a magia
da Lua...

De madrugada
a Noite vai chorar
todas as lágrimas
para que o Dia
possa vir
no sorriso do Sol...

E... de tardinha
chegará
outra Noite
iluminada...

Maria Lua



Las lágrimas de la Noche

Hay carbonilla
en los ojos de la Noche
y está empañada
sin el brillo
de las estrellas
sin la magia
de la Luna...

De madrugada
la Noche llorará
todas sus lágrimas
para que el Día
traiga
la sonrisa del Sol...

Y... al atardecer
llegará
otra Noche
iluminada...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 24 de diciembre de 2011

A propósito de Iraq

...Y ésto nos obliga a subir otro escalón.
¡No quiero que confiesen los justos!, ¡no hay guerra justa!
La luz en las pantallas, las voces: tumulto de mentiras...
¡A la cazuela!, ¡no existe otro color que el blanco!
Sueltan falsas palomas bombas, que extraen de los pozos sangre.
¡Lavemos nuestros coches!, ¡vivamos nuestras vidas oscuras
dejando que gobiernen "los buenos"!... ¡con nuestros votos!
¡La democracia... para los otros! Es palabra de Dios: América.

No sirven para nada nuestras voces, gestos en el desierto.
USA... ¡las armas!, ¡vomita su petróleo!,
¡los niños jugarán a las tabas con tus huesos!
Bellas imágenes "sangre, sudor y lágrimas", los versos,
cuando nada me queda sino la rosa blanca del sueño.
Ciegos de información, corremos alocados nuestro esfuerzo.
¡No más palabras!, ¡florezcan nuestros puños en silencio!,
¡por un instante, creámonos los muertos!

Pedro Casas Serra (29-03-2003)

jueves, 22 de diciembre de 2011

pequeño amor

Surgido de lo hondo,
tu grito levantó la luz del día,
pequeño amor.

Acunaré en mis brazos
el espacio vacío que tu llenas,
pequeño amor.

Qué dulce la tristeza
si se resuelve luego en alegría,
pequeño amor.

Pedro Casas Serra (10-03-2001)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

"Anêmona-do-mar" de Maria Lua

Não sei se me deixo sonhar
entre penhascos e tempestades
no infinito dos oceanos...
Teu perfil de distâncias
alongou esperas e desesperos...
Imergi no silêncio do ocaso
e não sei regressar...

Desconheço auroras e luzes
de outros caminhos...
Minha máscara de ondina
se desfez nos abismos da ilusão...
Sou passageira de um navio
sem comando e sem rumo...
Sou viajante dos caos...

Nevego mares de inquietudes
nas trevas da noite...
Abraço rochedos e beijo vazios
entre esponjas e gaivotas...
Escrevi teu nome nas areias do esquecimento...
Sou anêmona-do-mar
na solidão imensa de todos os oceanos...

Maria Lua



Anémona de mar

No sé si me dejo soñar
entre peñascos y tormentas
en el infinito de los océanos...
Tu perfil de distancias
alargó esperas y desesperos...
Emergí en el silencio del ocaso
y no sé regresar...

Desconozco auroras y luces
de otros caminos...
Mi máscara de ondina
se deshizo en los abismos de la ilusión...
Soy pasajera de un navío
sin mando y sin rumbo...
Soy viajera del caos...

Nevego mares de inquietudes
en la oscuridad de la noche...
Abrazo peñascos y beso vacios
entre esponjas y gaviotas...
Escribí tu nombre en las arenas del olvido...
Soy una anémona de mar
en la soledad inmensa de todos los océanos...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

martes, 20 de diciembre de 2011

" Lua Nova" de Maria Lua

Se esta Lua Nova mudasse o rumo
dos sonhos de teu coração...
Na harmonia dos caminhos
que inventam fontes e flores
minha alma renasceria
dos rodamoinhos de rios inquietos
e se encantaria ao toque da brisa...
O leito claro das águas refletiria teu vulto
na canoa de Lua Nova que se mira no rio...

Se esta Lua Nova Tocasse teu rosto
e deixasse silhuetas de ternuras
nascidas dos desejos
que incendiam meu corpo
e afligem minha alma
à espera do encantamento de teu coração
minha sombra de árvore nua
se vestiria de delírios exatos
nas ramas enlouquecidas...

Se esta Lua Nova decifrasse meus segredos
e te contasse dos silêncios que te ofereci
talvez entendesses a ansiedade da paixão
que me devora o corpo e me atordoa a alma...

Se esta Lua Nova... Lua Canoa
presságio de Lua Crescente
desvario de Lua Cheia
pudesse mudar o rumo de teus sonhos
ou a trlha de meus devaneios
talvez houvesse Paz neste Poema...

Mas esta Lua Nova
será magia e loucura
serà desespero e amargura
será lucidez e desventura
na Lua Cheia...

Maria Lua




Luna Nueva

Si esta Luna Nueva cambiara el curso
de los sueños de tu corazón...
En la armonía de los caminos
que inventan fuentes y flores
mi alma renacería
de los remolinos de los ríos inquietos
y se encantaría al toque de la brisa...
El lecho cristalino de las aguas reflejaría tu figura
en la canoa de Luna Nueva que se mira en el río...

Si esta Luna Nueva tocara tu rostro
y dejara trazos de ternuras
nacidas de los deseos
que incendian mi cuerpo
a la espera del encantamiento de tu corazón
mi sombra de árbol desnudo
se vestiría de delirios exactos
en las ramas enloquecidas...

Si esta Luna Nueva descifrara mis secretos
y te contara de los silencios que te ofrecí
tal vez entendieras la ansiedad de la pasión
que me devora el cuerpo y me aturde el alma...

Si esta Luna Nueva... Luna Canoa
presagio de la Luna Creciente
desvario de Luna Llena
pudiera cambiar el rumbo de tus sueños
o la senda de mis sueños
tal vez habría paz en este poema...

Pero esta Luna Nueva
será magia y locura
será desesperación y amargura
será lucidez y desventura
en la Luna Llena...

Maria Luna
(versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 19 de diciembre de 2011

Los Reyes Magos y La hoja de reclamaciones

LOS REYES MAGOS

Luis fue un niño afortunado. No descubrió que los Reyes Magos eran sus padres hasta el día que se murieron.

LA HOJA DE RECLAMACIONES

¿No íbamos por el mundo escalando los peldaños de la muerte?
¿No íbamos borrando con cal las palabras de los muros de los cementerios?
¿No íbamos bailando entre sus sepulturas mientras asomaban las luces del amanecer?
¿No íbamos sembrando nuestros huesos para señalar las estaciones del camino?
¿No íbamos arrojando la verdad como carnaza a los perros?
¿No íbamos lamiendo nuestras heridas como los leprosos sus pústulas?
¿No sufríamos espasmos como los locos atados por correas?
¿No nos lamentábamos de nuestros males como los ancianos de la plaza?
¿No fornicábamos con la alegría de los millonarios?
¿No veíamos a nuestros padres como a las estatuas de los parques?
¿No corríamos desnudos por el bosque?
¿No fuimos de los que elevamos cometas?
¿No nos estiramos al sol sobre las rocas?
¿No meamos desde lo alto de un risco?
¿No encendimos hogueras en invierno? ¿No bailamos a su alrededor?
¿No nos sumergimos en las aguas de los ríos, en las olas del mar, en la bañera acompañados?
¿No nos arrancamos la ropa de impaciencia?
¿No ocupábamos en la iglesia las primeras filas? ¿No sonreíamos angelicales?
¿No lloramos de impotencia alguna vez? ¿No nos alzamos con el premio?
¿No éramos quienes decíamos que éramos inmortales?
¿Dónde dejamos nuestros cuerpos, los sueños de nueve horas, los estremecimientos por un roce?
¿Dónde el pan con chocolate, los besos de la madre, los lloriqueos y el primer berrido?
¿No éramos los más guapos del cementerio?
¿No íbamos a durar para siempre?

Pedro Casas Serra (19-12-2011)

domingo, 18 de diciembre de 2011

"Cantiga à beira de um verão" de Maria Lua

Surgindo de longe... te vejo
nas curvas do vento sul
com ares livres de gaivota
e sorriso claro de verão...

E deixas aroma de estrelas
às margens de um novo sonho
e brincas com raios de Sol
nas frestas de outra esperança...

De longe... te vejo surgindo
entre as palmeiras do norte
com o olhar encantado de luz
cantando cantigas de Amor...

Maria Lua



Cantiga al borde de un verano

Surgiendo de lejos... te veo
en los recodos del viento del sur
con el aire libre de una gaviota
y la sonrisa clara del verano...

Y dejas aroma de estrellas
en las orillas de un nuevo sueño
y juegas con los rayos del sol
en las rendijas de otra esperanza ...

De lejos ... te veo surgiendo
entre las palmeras del norte
con el mirar encantado de luz
cantando canciones de amor ...

Maria Luna
(versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 17 de diciembre de 2011

"Cantiga da Lua" de Maria Lua

Lua... tu que desvendas desvarios
nos vãos dos desejos
sabes em que caminhos vagueia
o meu amigo?
Lua... quem dera soubesses
onde o meu amigo vagueia...

Lua... tu que acendes inquietudes
nas curvas das insônias
sabes em que distâncias se enleia
o meu amado?
Lua... quem dera soubesses
onde o meu amado se enleia...

Lua... tu que espreitas saudades
nas frestas das despedidas
sabes que loucas paixões incendeia
o meu amigo?
Lua... quem dera soubesses
a quem o meu amigo incendeia...

Lua... tu que alumias silêncios
nas fontes das solidões
sabes por que novos amores anseia
o meu amado?
Lua... quem dera soubesses
por quem o meu amado anseia...

Lua... dá-me o teu perfil de magia
para encantar o meu amigo...
Lua... dá-me o teu anel de nuvens
para envolver o meu amado...

Maria Lua



Cantiga de la Luna

Luna... tú que desvelas desvaríos
en los vanos de los deseos
¿sabes por que caminos anda
mi amigo?
Luna... ojalá supieras
donde anda mi amigo...

Luna... tú que enciendes inquietudes
en los recodos de los insomnios
¿sabes en que distancias se entretiene
mi amado?
Luna... ojalá supieras
donde se entretiene mi amado...

Luna... tú que acechas añoranzas
en las rendijas de las despedidas
¿sabes que locas pasiones incendian
a mi amigo?
Luna... ojalá supieras
que incendia a mi amigo...

Luna... tú que alumbras silencios
en las fuentes de las soledades
¿sabes por que nuevos amores ansía
mi amado?
Luna... ojalá supieras
por quien ansía mi amado...

Luna... dame tu perfil de magia
para encantar a mi amigo...
Luna... dame tu anillo de nubes
para envolver a mi amado...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 16 de diciembre de 2011

"Chegada" de Maria Lua

Se Tu quiseres
chegar-Te a mim
para ouvir a canção que inventei
com os ritmos incertos dos instantes
em que estive à Tua espera...

Dos meus olhos
as sinfonias mais belas
voarão como pássaros
em busca do ninho
dos Teus olhos...

Do meu coração
os versos mais doces
nascerão como flores
à procura do jardim
do Teu coração...

Se Tu quiseres
chegar-Te a mim
e ouvir a minha canção
conhecerás
a melodia de todas as rimas
a beleza de todos os versos
a douçura de todas as palavras...

Se Tu quiseres
eu serei a Canção
que, um dia, o destino
criou para Ti...

Maria Lua



Llegada

Si Tú quieres
venir a mí
para oír la canción que inventé
con los ritmos inciertos de los instantes
en que estuve esperándote...

De mis ojos
las sinfonías mas bellas
volarán como pájaros
en busca del nido
de Tus ojos...

De mi corazón
los versos más dulces
nacerán como flores
en dirección al jardín
de Tu corazón...

Si Tú quieres
venir a mí
y oír mi canción
conocerás
la melodía de todas las rimas
la belleza de todos los versos
la dulzura de todas las palabras...

Si Tú quieres
yo seré la Canción
que, un día, el destino
creó para Ti...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra

jueves, 15 de diciembre de 2011

"Renúncia" de Maria Lua

"...E se meu barco torna a água turva e bravia,
perto de tua margem nunca mais meu barco remarei."
(Rabindranath Tagore)


Se tu quiseres
trancarei meu sorriso
opaco e silencioso
para que não te aborreçam
as mágoas
as incertezas
as névoas
que me afloram
do fundo da alma...

Se tu quiseres
fecharei meu coração
apaixonado e triste
para que não te toquem
esta sede aflita de ternura
nem esta brasa oculta de paixão
que escorrem
de meus olhos
de meus abraços
de meus versos...

Se tu quiseres
caminharei outro caminho
ainda que me custe
o naufrágio do meu sonho...
Eu renascerei da dor
além dos limites do tempo
e não permitirei
que meu vulto sombrio
traga uma só nuvem cinzenta
para o teu dia de Sol...

Maria Lua



Renuncia

"...Y si mi barco vuelve al agua turbía y brava,
junto a tu orilla nunca más mi barco acercaré."
(Rabindranath Tagore)

Si tú quieres
atrancaré mi sonrisa
opaca y silenciosa
para que no te aburran
las tristezas
las incertezas
las nieblas
que me afloran
del fondo del alma...

Si tú quieres
cerraré mi corazón
enamorado y triste
para que no te alcance
esta sed apenada de ternura
ni esta brasa oculta de pasión
que escurren
de mis ojos
de mis abrazos
de mis versos...

Si tú quieres
andaré otro camino
aunque me cueste
el naufragio de mi sueño...
Yo renaceré del dolor
más allá de los límites del tiempo
y no permitiré
que mi aspecto sombrío
lleve una sola nube gris
a tu día de Sol...

Maria Lua
(versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

"Una vella dama" de Màrius Torres

Potser no semblaré galant,
si dic que m'han corprès amb un mateix encant
una consola i una dama.
Però un retrat no és un epigrama,
i era un moble tan noble, presidint un saló
quiet, vivent, amb draperies
pàl.lides, d'una pal.lidesa d'altres dies,
quan era, dins les cambres, tímida la claror!

Alta, sòbria de línies, tornejada, robusta,
ni una estella ni un corc al polit de la fusta.
Només el gran mirall somreia un poc velat,
i el fris era d'argent, que un dia fou daurat.

Quins secrets deu guardar? pensava jo. Diria,
que tanta calma, tanta elegància de port,
només poden encloure un món de melangia
que, d'estar tan tancat, semblés doblement mort:
Domassos esvaïts, randes clares...
un dia,
no sé com, molt suau, el vell calaix s'obrí.
Era ple de flors acabades de collir:
assutzenes, ceilans, violetes, nadales,
i un vol de papallones plens de llum a les ales.

Màrius Torres



Una vieja dama

Quizás no parezca galante,
si digo que me han prendido con igual encanto
una consola y una dama.
¡Pero un retrato no es un epigrama,
y era un mueble tan noble, presidiendo un salón
quieto, vivo, con pañerías
pálidas, de un blanco de otros días,
cuando era, en los salones, tímido el resplandor!

Alta, sobria de líneas, torneada, robusta,
ni astilla ni carcoma en su leño pulido.
Sólo su gran espejo sonreía velado,
y el friso era de plata, que un día fue dorado.

¿Qué arcanos guardará? pensaba yo. Diría,
que tanta calma, tan elegante porte,
sólo pueden incluir un mundo de nostalgias
que, de estar tan cerrado, más muerto pareciera:
Damascos desvaidos, puntas claras...
un día,
no sé de que manera, suavemente se abrió.
Llena estaba de flores, todas recien cortadas:
azucenas, ceylanes, violetas, narcisos,
y un haz de mariposas de luminosas alas.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

martes, 13 de diciembre de 2011

"Tres edats" de Màrius Torres

L'instant que el sol es pon,
una estranya alegria
jo un altra temps sentia
brollar com una font,

i el vespre m'infiltrava
dins meu, com un licor,
mig pau i mig amor,
la seva febre blava.

Ara, quan als barrancs
puja la nit impàvida,
i rampa, negra i àvida,
fins al cim dels pollancs,

jo vaig com un captaire
per qui és clos tot portal,
i en l'obagor em fa mal
la llum que resta enlaire.

De cara al cel brillant,
travesso l'hora llosca.
-Els gossos de la fosca
sento, com un infant

que, extraviat, tremola,
i corre, i fa remor...
Jo em canto una cançó,
que és trista, i no aconsola.

Màrius Torres



Tres edades

Cuando se pone el sol,
una extraña alegría
otro tiempo sentía
brotar como una fuente,

y la tarde infiltraba
en mí, como un licor,
medio paz, medio amor,
su calentura azul.

Ahora, que en los barrancos
sube la noche impávida,
y trepa, negra y ávida,
a la cima del chopo,

voy yo como un mendigo,
para quien no hay posada,
y en la umbría me duele
la luz que queda aún.

Cara al cielo brillante,
traspaso la hora torpe.
-Los perros de la noche
escucho, como un niño

que, perdido, se asusta,
y corre, y hace ruido...
Y entono una canción
triste y que no consuela.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 12 de diciembre de 2011

"Una cançó a Mahalta" ("Amor meu, no sospiris")

Amor meu, no sospiris.
L'aire del teu silenci passa en mi,
com per un prat un vent d'ales d'àngel, o lliris.

Estrella del matí,
fes-me oblidar que em moro de que em miris.
Sóc la gota de rou que t'estimava ahir.

Màrius Torres



Una canción para Mahalta

Amor mío, no suspires.
El aire de tu silencio me traspasa,
como en el prado un viento de alas de ángel, o lirios.

Estrella de la mañana,
hazme olvidar que muero porque me mires.
Soy la gota de rocío que te quería ayer.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 11 de diciembre de 2011

"La branca d'acàcia" de Màrius Torres

Salve, clara branca d'acàcia,
verge encara, promesa a un arc!
Sota el pont de la teva gràcia
quin vent passaria de llarg?

A la teva ombra tremolosa
medito -somnio potser?
Quanta llum en l'ombra hi ha fosa!
-somnia, mediata també?

De veure, noble, com allargues,
dolces flors i espines amargues,
somni d'or al cor de l'espai,

m'assaja el braç amb alegria
el gest amb què es departiria
de l'amor, si jo el trobés mai.

Màrius Torres



La rama de acacia

¡Salve, rama de acacia,
virgen aún, prometida de un arco!
Bajo el puente de tu gracia
¿qué viento pasaría de largo?

A tu sombra temblorosa
medito -¿sueño quizás?
¡Cuánta luz funde en tu sombra!
-¿sueña, medita también?

De ver, noble, como alargas,
flores y espinas amargas,
sueño de oro en el espacio,

prueba mi brazo gozoso
como me separaría
del amor, si yo lo hallara.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 9 de diciembre de 2011

"El cinamom" de Màrius Torres

Sota el vell cinamom reposàvem un dia
ella i jo, agermanats com dos ocells estranys.
Dins nostre, el gran silenci de l'arbre que floria
s'omplia de la màgica angúnia dels quinze anys.

Quants destins en un arbre! Les fulloles sens nombre,
com ànimes perdudes entre el vent i la llum,
com viurien tot l'estiu. Les flors, a la seva ombra,
tindrien, en secret si no fos el perfum,
una vida més breu. I en la seva reserva,
les arrels invencibles guardaven sota l'herba
un riu de primaveres per brostar cap al cel!

Oh cinamom! Ja el vent de la tardor et despulla!
...Ella, que fou perfum, volia ser una fulla,
jo, que seré una fulla, volia ser una arrel!...

Màrius Torres



El cinamomo

Bajo el viejo cinamomo reposábamos un día
ella y yo, hermanados cual pájaros extraños.
Dentro nuestro, el silencio del árbol que floría
se llenaba de mágica angustia de quince años.

¡Cuántos destinos en un árbol! Innumerables hojas,
como ánimas perdidas entre el viento y la luz,
pasarían el verano. Las flores, a su sombra,
tendrían, en secreto si no fuera el perfume,
una vida más breve. Y en su encierro,
¡raíces invencibles guardaban bajo hierba
un río de primaveras para apuntar al cielo!

¡Oh cinamomo! ¡Ya el viento del otoño te desnuda!
...Ella, que fue perfume, quería haber sido hoja,
yo, que seré una hoja, quería ser raíz!...

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 7 de diciembre de 2011

"En la tomba d'un esquirol" de Màrius Torres

per a Josep Falguera

Oh noble viatger, si passa el teu camí
davant d'aquesta llosa,
passa en silenci, llest, i no et paris. Ací
un esquirol reposa.

Tot just vingué al món, per mercenària mà
reclós en una gàbia,
dormí tota una tarda tranquil, i l'endamà,
morí de fred i ràbia.

La petita pregària que als teus llavis somriu,
guarda-la tot fent via,
que ell, dins, de no poder fugir com feia viu,
s'ofreix i s'angunia.

Prega en sortir del bosc, quan ja no et vegi ell,
i hi hagi ocells per l'aire.
Que la teva pregària, si li porta un ocell,
potser no l'espantarà gaire.

Màrius Torres



En la tumba de una ardilla

¡Oh noble viajero!, si pasa tu camino
delante de esta losa,
pasa en silencio, presto, y no te pares.
Una ardilla reposa.

Justo al llegar al mundo, por mercenaria mano
recluida en una jaula,
durmió toda una tarde quieta y, al otro día,
murió de frío y rabia.

La pequeña oración que en tus labios sonríe,
retén y alejate,
que no pudiendo ella huir como querría,
sufre y se angustia.

Reza al salir del bosque, cuando ya no te vea,
y haya aves en el aire.
Que si un ave le lleva tu oración,
quizá no la intimide demasiado.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

martes, 6 de diciembre de 2011

"La pregària d'un pregadéu" de Màrius Torres

Oh, Senyor! Perdoneu la primavera
si no guarda un posat massa devot.
És perquè és jove que sembla lleugera;
si ara li demanéssiu de fer-vos la preguera,
veurieu com no pot.

Val més que us espereu. Deixeu que, tendra,
ompli d'aromes el seu llarg minvant.
Fins a aquell dia que us podrà comprendre,
jo, que passo tot l'any en dimecres de cendra,
prego pels qui no ho fan.

Perdoneu i espereu, Senyor. Que un dia,
aquests arbres de danses i cançons,
amb el gest despullat d'aquell que s'humilia
enlairaran al cel de l'agonia
branques nues i dretes igual que oracions.

Màrius Torres



Oración de un reclinatorio

¡Oh Señor! Perdonad la primavera
si no mantiene una actitud devota.
Como es joven aparece ligera;
si ahora le pidieráis que os rezara,
veríais que no puede.

Mejor os esperáis. Dejad que, tierna,
llene de aromas su largo menguante.
Hasta el día en que os pueda comprender,
yo, pues que mi año entero es día de ceniza,
rezo por los que no lo pueden hacer.

Perdonad y esperad, Señor. Que un día,
estos árboles de bailes y canciones,
con el gesto desnudo del humilde
elevarán al cielo en su agonía
ramas rectas y nudas al igual que oraciones.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 5 de diciembre de 2011

"El poeta i els esquirols" de Màrius Torres

A punta d'alba eixia de cacera
tot sol, l'enlluernat poeta matiner.
Encara duia somnis entre la cabellera,
als ulls claror de lluna cançonera
calor de llit, sota l'abric balder.
Vers les boscanes cimes prenia la drecera,
-per armes, només llapis i paper.

Ni fusell ni sarró. Ja s'endevina
quina mena de bèstia volia per botí.
Ell anava a l'encalç d'aquella veu divina
que l'aura renaixent arremolina
en el pregon d'un bosc desvetllat del matí.
Quan cada branca d'or al sol ixent s'inclina
com Moisés als peus d'un Sinaí.

I versos ressonant entre les balmes
descabdellant-se, com les branques, entre el vent,
lliscant en el silenci d'ombres calmes
li feien una música de palmes
com, després d'un miracle, les hores d'un creient.
Cada vers sustentava els Tres Reialmes
que són de la natura l'ornament.

Les blaves campanetes del lli, el tudó, la roca,
el quars, la mallerenga, el panical,
la fontanella, la robusta soca
dels roures, la conversa, folla troca,
d'una rosella i un pardal,
animal, vegetal o mineral, renoca
no era per ell la Història Natural!

Un dia en la clausura més estricta
de la inspiració,
com un papalló blanc que amb ales tènues dicta
a l'ombra el seu missatge de claror,
l'envaí l'Infinit, l'ombra relicta,
que perdura en el món, penyora invicta
dels sis dies de la creació.

I aquell instant la deu dels seus poemes
li semblava rajar de tan endins...
Però res no escrivia. Que ridículs els temes
d'aquest món per les músiques supremes
brollant de manantials directament divins!
Les coses es tornaven flonges, semes,
i es fonien igual que violins.

Absent d'un món d'apariències,
en èxtasi, el poeta divagava a pleret
no ja en un bosc mortal, sinó en un bosc d'essències
en un verd, inefable d'imminències...
Sobtadament va despertar-se fred.
Fressejava en la brolla, nus d'urgències,
la cua fugitiva d'un esquirol concret.

I llavors, desvetllat, ple de recança,
gairabé a contracor, però resolt,
mentre els peixos de l'èxtasi, escapant-se
de la xarxa subtil i fràgil d'una estança
s'enlairaven com pols d'un raig de sol,
va poder reeixir, humiliant-se,
una petita faula parlant d'un esquirol.

Màrius Torres



El poetas y las ardillas

A punta de alba iba de cacería
solo, el iluminado poeta mañanero.
Aún llevaba los sueños entre su cabellera,
claridad en los ojos de luna cancionera
calor de lecho, bajo holgado techo.
Hacia cimas boscosas el atajo tomaba,
-por armas, sólo lapiz y papel.

Ni fusil ni zurrón. Ya se adivina
que clase de animal ansiaba por botín.
El iba persiguiendo aquella voz divina
que el aura renaciente arremolina
en lo hondo del bosque despierto de mañana.
Cuando toda rama al sol se inclina
como Moisés a los pies del Sinaí.

Y versos resonando entre las grutas
desovillándose, como ramas, entre el viento,
escurriendo en el silencio de las sombras calmas
le hacían una música de palmas
como, tras un milagro, las horas de un creyente.
Cada verso sustentaba los Tres Reinos
que son de la naturaleza el ornamento.

Las campanillas azules del lino, la paloma, la roca,
el cuarzo, el herreruelo, el miracanto,
la fuentecilla, la robusta cepa
de los robles, la conversación, madeja loca,
de una amapola con un gorrión,
animal, vegetal o mineral, ¡no era para él
pequeña la História Natural!

Un día en la clausura más estricta
de la inspiración,
como calandria blanca con alas tenues dicta
a la sombra su mensaje de luz,
le invadió el Infinito, sombra la más relicta,
que perdura en el mundo, prenda invicta
de los seis días de la creación.

Y aquel instante el manantial de sus poemas
le parecía manar de tan adentro...
Pero nada escribía. ¡Que ridículos los temas
de este mundo frente a las músicas supremas
brotando de manantiales puramente divinos!
Las cosas se volvían blandas, mustias,
y se fundían como violines.

Ausente de este mundo de apariencias,
en éxtasis, el poeta divagaba despacio
no en un bosque mortal, sino en uno de esencias
en un verde, inefable de inminencias...
Súbitamente, se despertó frío.
Rumoreaba en la maleza, nudo de urgencias,
la cola fugitiva de una ardilla concreta.

Y entonces, desvelado, lleno de sentimiento,
casi de mala gana, mas resuelto,
mientras los peces del éxtasis escapando
de la red sutil y fragil de una estrofa
se elevaban cual polvo frente al sol,
pudo lograr hacer, con humildad,
una pequeña fábula que hablaba de una ardilla.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 4 de diciembre de 2011

"La rosa, el xiprer i l'oreneta" de Màrius Torres

A Esperança Figueras

parla la rosa

Jo só la rosa. Perquè só tan bella,
he nascut en aquest jardí
que s'ordenava, mentre era poncella,
per a esperrar-me i per a obrir-se a mi.

El sol ixent, que els meus colors imita,
em saluda, foll de claror,
cada matí quan neix, rosa petita,
i escala el mur daurat de l'horitzó.

Com un fidel enamorat que ronda
la seva amor, gelosament,
roda entorn meu, deixant entre la fronda
roses de llum amb els cabells al vent,

o servidor, cavaller que desarma,
entre núvols es va a colgar
perquè pugui venir fins a besar-me
la bona pluja que fa el cel més clar.

Jo no sé pas quina secreta cosa
l'ha fet presoner dels meus ulls.
Jo no só més que una rosa. Una rosa
que ni tan sols ha obert tots els seus fulls...

Sola m'estic en la gran verda calma
del meu parral. Meravellat,
tot el jardí als peus, el meu reialme,
em mira amb fervorosa humilitat

mentre de dalt de la més alta torre
que hagi bastit el meu país
llenço als vasalls, que la llunyària esborra,
l'ombra reial d'una rosa feliç.

Però el meu cor espera sols la lluna
que ve, d'algun roser adormit,
cada vespre, volant, a la fortuna
d'un núvol blanc que se l'amaga al pit.

Ella, serventa tímida i nocturna,
m'explica l'etern desconsol
de passar, solitària i taciturna,
entre els meus ulls i el cant del rossinyol.

I l'íntima tristor de ser tan blanca
i tan lluny de l'aigua i el vent
i els papallons... I no tenir una branca
per a gronxar-s'hi delicadament.

Jo sospito que em té una gran enveja
pel meu jardí i el meu perfum,
-ella, vella gelada que es passeja
per un desert ple de cuques de llum!

Lluna trista que em cantes la musica
dels meus goigs com a contracor,
si jo et pugués donar sols una mica
de l'alegria que m'enrosa el cor!

Déu m'ha fet jove, rica, perfumada,
reina del seu millor jardí
i ha encés per a que estigui acompanyada,
una lluna i un sol sols per a mi...


respon el xiprer

Rosa imprudent que vius encara
després de dir uns versos tan folls,
jo só el xiprer d'eixuta cara
i barba greu, plena de polls.
Si m'escoltes amb paciència,
aprendràs l'amarga ciència
de l'arbre més vell del jardí.
D'un ancià que t'ha fet néixer,
descloure't, encarnar-te, créixer,
i que t'ha de veure morir.

Ah, coqueta! No cal que em miris
rient, amb els ulls tan oberts!
Ni tampoc que imitis dels lliris
els aires pàl.lids i soferts.
La meva llei és aspra i trista.
El temps, que no m'ha fet artista,
em fa menysprear la beutat.
Amb mi no hi val ser bella rosa!
Jo sé que en la més bella cosa
hi arrela més la vanitat.

Embriagades de fragància
molt avans que nasquessis tu,
com tu, capítols dignorància,
roses que ja no sap ningú
creien que el sol de primavera
rodant entorn dels arbres era
el seu enamorat lleial
i que a les nits, la lluna plena
venia a retre'ls a balquena
un homenatge fraternal.

El seu error no durà gaire.
Un vespre aprengueren, plorant,
que a cada moviment de l'aire
mil roses vénen o se'n van.
Així també la teva vida,
folla reina d'una mentida
que creus que el goig pot ésser etern,
es fondrà en la pols d'una tarda
per molt que hagis volgut, covarda,
ignorar la mort i l'hivern.

Quan fulgiran les orenetes,
les calàndries i els rossinyols,
en un jardí d'anacoretes
els morts i jo quedarem sols.
I jo, llavors, únic vigia
de la corrupta llatzeria
on fina l'esplet de cada any,
poc a poc em faré més savi
amb la fel que em deixarà al llavi
el gust de cada desemgany.

Ja veus si és poca cosa viure,
ser perfumada i vestir bé;
tan enlairar-te i tan somriure
faran que et marceixis primer.
Creu la feréstega paraula
del profesor més dur de l'aula,
no bell com tu, però més fort.
De l'unic que ara et contraria.
De l'unic que podrà algun dia
sentir el perfum del teu record!

conclou l'oreneta

Tu, reina rosa, i tu, desesperat profeta,
ara escolteu, si us plau, una oreneta.

Xiprer, si tu tinguessis ales en lloc d'arrels,
no hauries dit paraules tan cruels.

Sabries que la mort sols es pasta a la terra
-l'aire, ni sap el pes d'una desferra!

Sabries que l'hivern que adorm tot un país,
desvetlla, més enllà un estiu feliç.

Que sempre, i sobretot per qui no vola sol,
neixen roses a l'ombra del seu vol

i que morir no és res per a qui ha sabut viure
de cara a un cel amic, amb el cor lliure.

I tu, rosa, també, si volessis amb mi,
veuries el teu tron com és mesquí!

Veuries que l'arrel de la teva nissaga
als llavis dels pastors es fa manyaga.

Veuries que la lluna, el sol i els aires verds
també estimen les pedres dels deserts.

Veuries que no ets l'única ni, potser, la més bella,
-tota rosa feliç creu que ho és ella-,

i que per l'ample món només prospera i creix
qui s'oblida una mica d'ell mateix.

Qui en silenci, girant el cor i els ulls enlaire,
confia i viu sense pensar-s'hi gaire.

Qui no guarda al seu pit, l'avespa de l'orgull
i a la pàtria de tots, l'atzur s'acull.

I si un xiprer agreujat, quan ve la primavera
ja només pensa en la tardor que espera,

tu pensa que la rosa que és bella i és humil,
creu en la immortalitat de l'abril.

Màrius Torres




La rosa, el ciprés y la golondrina

habla la rosa

Yo soy la rosa. Porque soy tan bella,
he nacido en este jardín
que se ordenaba, siendo yo doncella,
para esperarme y abrirse a mí.

El sol naciente mis colores imita,
y me saluda, loco de esplandor,
cuando, rosa pequeña, nace apenas,
y escala el muro de oro del horizonte.

Cual fiel enamorado que corteja
a su amada, celosamente,
gira a mi alrededor, dejando entre la fronda
rosas de luz con cabellos al viento.

o servidor, caballero galante que desarma,
entre las nubes se va a colgar
para que pueda venirme a besar
la buena lluvia que el cielo aclara.

Ignoro yo que incierta cosa
lo ha hecho prisionero de mis ojos.
No soy más que una rosa. Una rosa
que ni tan sólo abrió todos sus pétalos...

Sola me estoy en la gran verde calma
de mi emparrado. Maravillado,
el jardín a mis pies, mi territorio,
me mira fervoroso y humillado

mientras de encima de la más alta torre
que se haya alzado en mi país
lanzo a mis siervos, que la distancia borra,
la real sombra de una rosa feliz.

Pero mi corazón sólo espera la luna
que llega, de algún rosal dormido,
volando, cada tarde, a la merced
de blanca nube que en su pecho la esconde.

Ella, sirvienta tímida y nocturna,
me explica el eterno desconsuelo
de pasar, solitaria y taciturna,
entre mis ojos y el canto del ruiseñor.

Y la íntima tristeza de ser tan blanca
y tan lejana al agua como al viento
y las calandrias... Sin siquiera una rama
para mecerse delicadamente.

Sospecho que me tiene gran envidia
por mi jardín y mi perfume,
-¡ella, helada vieja que pasea
por un desierto lleno de luciérnagas!

Luna triste que me cantas la música
de mis placeres como con desgana,
¡si yo pudiera darte sólo un poco
de la alegría que inunda mi pecho!

Dios me ha hecho joven, rica, perfumada,
radiante reina de su mejor jardín
y ha encendido para que esté acompañada
una luna y un sol sólo para mí.


responde el ciprés

Rosa imprudente que vives aún
después de decir unos versos tan locos,
yo soy el ciprés de enjuta cara
y barba grave, llena de bolas.
Si a mí me escuchas sin impaciencia,
aprenderás la amarga ciencia
de un viejo arbol de este jardín.
De un anciano que te ha visto nacer,
abrir, encarnarte, crecer,
y que también te ha de ver morir.

¡Ah, coqueta! ¡No es necesario que me mires
riendo, con los ojos abiertos!
Ni tampoco que imites del lirio
el aire pálido y sufrido.
Mi ley es triste y áspera.
El tiempo, que no me ha hecho artista,
me hace despreciar la belleza.
¡Conmigo no te vale ser una bella rosa!
Yo sé que en la más bella cosa
arraiga más la vanidad.

Embriagadas de fragancia
mucho antes de que nacieras tú,
como tú, capítulos de ignorancia,
rosas que que ya nadie recuerda
creían que el sol de primavera
girando alrededor de los árboles era
su enamorado más leal
y que de noche, la luna llena
venía a rendirles en abundancia
un homenaje fraternal.

Su error no duró mucho.
Una tarde aprendieron, gimoteando,
que al primer golpe de aire
mil rosas vienen o se van.
Así también tu vida,
loca reina de una mentira
que crees que el goce puede ser eterno,
se hará polvo una tarde
por mucho que pretendas, cobarde,
ignorar la muerte y el invierno.

Cuando fulgirán los gorriones,
las calandrias y los ruiseñores,
en un jardín de anacoretas
los muertos y yo quedaremos solos.
Y, entonces, yo, único vigía
de la corrupta lacería
donde acaba la cosecha de cada año,
poco a poco me haré más sabio
con la hiel que dejará en mi labio
el gusto de cada desengaño.

Ya ves si es poca cosa vivir,
ir perfumada y bien vestir;
tanto elevarte y sonreir
harán que marchites antes.
Cree en la palabra fiera
del profesor más severo del aula,
no bello como tú, pero más fuerte.
Del único que hoy te contraría.
Del único que podrá algún día
oler el perfume de tu recuerdo!


concluye el gorrión

Tú, reina rosa, y tú, desesperanzado profeta,
ahora escuchad, os ruego, a un gorrión.

Cipres, si tuvieses alas en lugar de raices,
no habrías dicho palabras tan crueles.

Sabrías que la muerte sólo ocurre en la tierra
-¡el aire ignora el peso de un despojo!

Sabrías que el invierno que duerme todo un reino,
despierta, más allá un verano feliz.

Que siempre, sobre todo para quien no va solo,
nacen rosas a la sombra de su vuelo

y que nada es morir para quien bien ha vivido
de cara a un cielo amigo, el corazón libre.

Y tú, rosa, también, si volaras conmigo,
¡verías lo mezquino que es tu trono!

Verías la raíz de tu familia
que en labios de pastor se hace delicia.

Verías que la luna, el sol y el aire verde
aman también las piedras del desierto.

Verías que no eres única ni quizá la más bella,
-toda rosa feliz cree serlo ella-,

y que en el ancho mundo sólo prospera y crece
quien se olvida de sí y no envanece.

Quien, en silencio, ojos y pecho alzando,
vive y confia sin pensarlo tanto.

Quien no guarda en su pecho la avispa del orgullo
y se acoge a la patria de todos, el azul.

Y si un ciprés ofendido, al llegar primavera
sólo piensa en el otoño que espera,

tú piensa que la rosa que es bella y es humilde
cree en la inmortalidad del mes de abril.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 3 de diciembre de 2011

"Una cançó a Mahalta" ("Igual que un gessamí...") de Màrius Torres

Igual que un gessamí, l'enamorat de l'aire,
li dóna només l'ànima, l'alè de cada flor,
i, content d'estimar, sense que el vegin gaire,
fa més perfum al vespre, quan l'aire és pàl.lid, jo

com un perfum fidel et donaria encara
la callada tendresa dels meus somnis més clars,
per a seguir-te i fondre's en l'alegria clara
d'un aire de records, estela del teu pas.

I com, en les nits blanques d'absències i de lluna,
de noves flors menudes s'enrama el gesamí,
noves flors jo obriria, pensades, una a una,
quan, de nit, ramparia pel mur del teu jardí.

Màrius Torres



Una canción a Mahalta

Al igual que un jazmín, del aire enamorado,
sólo le da su alma, hálito de su flor,
y, contento de amar, sin que lo vean mucho,
en la pálida tarde, mejor perfuma, yo

como un perfume fiel, aún te ofrecería
la callada ternura de mis sueños más claros,
para seguir y unirse en la alegría clara
de un aire de recuerdos, estela de tu paso.

Y como, en noches blancas de ausencias y de luna,
de flores muy menudas se recubre el jazmín,
más aún yo abriría, pensadas, una a una,
si, al fin, llegara un día, a escalar tu jardín.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 2 de diciembre de 2011

"Hannibal i jo" de Màrius Torres

Sento que no sóc sol. Una nosa germana
posa en la soledat un pes d'emoció.
Obro sobtadament els ulls. Ningú, sinó
els ocells, al balcó, del cel a la barana...

Cegat pel sol, al meu devant, el vell silló
té una mirada fonda -per un instant, humana.
Ets tu? Com si esperés aquell cabdell de llana,
Hannibal, al seus peus, roda, somniador...

Els meus somnis també roden plens de tristesa.
Hi ha un ram mate de roses damunt de l'arquimesa
que sembla que només l'hagis pogut fer tu.

Hannibal tanca els ulls, amb unció felina.
I mig d'esma, el meu cor, com altre temps afina
amb el teu nom uns versos que no sabrà ningú...

Màrius Torres (24 de gener, 1938)



Anibal y yo

Siento que no estoy solo. Un malestar hermano
pone en la soledad un peso de emoción.
De pronto abro los ojos. Nadie, sino los pájaros
en el balcón, barandilla del cielo...

Cegado por el sol, el antiguo sillón
con su mirada honda -por un instante, humana.
¿Eres tú? Cual si esperase el ovillo de lana,
Anibal, a sus pies, va y rueda, soñador...

Mis sueños también ruedan repletos de tristeza.
Hay un ramo de rosas encima de la mesa
que parece que sólo tú hayas podido hacer.

Cierra Anibal los ojos, con una unción felina.
Casi maquinalmente, mi corazón afina
con tu nombre unos versos que que nadie ha de atender.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 1 de diciembre de 2011

"Camí de Sant Maurici" de Màrius Torres

A Espot, camí de Sant Maurici, en el paisatge
pesa, majestuosa, l'ombra dels Encantats.
Accentua el seu cant la tòrtora salvatge,
els núvols són mes blancs, més esquerp el boscatge
i més verges els prats.

En el bosc, a la linda de les vastes artigues,
els avets creixen, rígidament verticals;
però com uns herois de gèneres antigues
entrellacen les branques, poderoses i amigues,
i es besen, fraternals.

I l'aigua alegre del torrent que ens acompanya
entona el mateix càntic, misteriós i greu,
que l'ànima dels arbres: les veus de la muntanya,
en l'alta soledat, en una llengua estranya,
parlan en nom de Déu.

Ah, el joiós caminet! Jo també vaig pujar-hi
un dia, sense amor, ni guia ni company.
Jo volia abocar els meus ulls de solitari
com en un gran mirall tremoladís i vari
a l'aigua de l'estany.

I vaig trobar que l'aigua de l'estany reflectia
altíssim, sobre totes les clarors de l'espai,
un color canviant i ple de melangia
-com els ulls que el meu cor somnia cada dia,
pero no troba mai.

Màrius Torres



Camino de San Maurici

En Espot, camino de San Mauricio, en el paisaje
pesa, majestuosa, la sombra de los Encantados.
Acentúa su canto la tórtola salvaje,
las nubes son más blancas, más áspero el boscaje,
más vírgenes los prados.

En el bosque, lindando con los vastos sembrados,
crecen los avetos, rígidamente rectos,
pero igual que los héroes de leyendas antiguas
entrelazan sus ramas, poderosas y amigas,
y se besan, fraternos.

Y el agua del torrente que acompaña
entona el mismo canto, misterioso y solemne,
que el alma de los árboles: la voz de la montaña,
en la alta soledad, en una lengua extraña,
habla en nombre de Dios.

¡Alegre caminito! También yo te subí
un día, sin amor, guía ni compañero.
Yo quería abocar mis ojos solitarios
como en un gran espejo tembloroso y vario
en aguas del estanque.

Y encontré que el agua reflejaba
altísimo, sobre el espacio claro,
un cambiante color de gran melancolía
-como el de aquellos ojos que sueño cada día
pero nunca hallaré.

Màrius Torres
(versión de Pedro Casas Serra)