domingo, 30 de abril de 2017

A propósito de Iraq

...Y esto nos obliga a subir otro escalón.
¡No quiero que confiesen los justos!, ¡no hay guerra justa!
La luz en las pantallas, las voces: tumulto de mentiras...
¡A la cazuela!, ¡no existe otro color que el blanco!
Sueltan falsas palomas, bombas, que extraen de los pozos sangre.
¡Lavemos nuestros coches!, ¡vivamos nuestras vidas oscuras
dejando que gobiernen "los buenos"!, ¡con nuestros votos!
¡La democracia... para los otros! Es palabra de Dios: América.

No sirven para nada nuestras voces, gestos en el desierto.
USA... ¡las armas!, ¡vomita su petróleo!,
¡los niños jugarán a las tabas con tus huesos!
Bellas imágenes "sangre, sudor y lágrimas", los versos,
cuando nada me queda sino la rosa blanca del sueño.
Ciegos de información, corremos alocados nuestro esfuerzo.
¡No más palabras!, ¡florezcan nuestros puños en silencio!,
¡por un instante, creámonos los muertos!

Pedro Casas Serra

sábado, 29 de abril de 2017

¡Que viene la poesía!

Habéis convertido a la poesía
en la prostituta de vuestras fiestas,
la que llega al final
para hacer el “striptease”,
a la que ni siquiera invitáis a un trago.

Pero pronto, otra vez dirán:
¡Que viene la Poesía...!
y todos os inclinaréis a su paso,
ninguno se atreverá a alzar la vista
y será ella quien elija a su pareja.

Todos envidiaréis al afortunado,
que se alejará, con ella entre sus brazos,
mientras empieza a sonar la música.

...Y procrearán hijos hermosos,
que os harán palidecer de envidia
cuando alcancen a mear
más allá que cualquiera de los vuestros.

Pedro Casas Serra

viernes, 28 de abril de 2017

Soneto por si acaso

Un retrato me pide una elegante
y, ¡vive Dios!, que yo no soy pacato,
pintar la cara dicen que es retrato,
o sea la cabeza por delante.

¿Cómo disimular nariz colgante,
bigote que se exhibe sin recato,
ojos girados, labio mentecato
y un pelo que se muestra vacilante?

¿Cómo agraciar un rostro semejante?
Jamás me había visto en tal aprieto,
ni siquiera antifaz, toca o turbante,

supondrían disfraz asaz discreto.
Pues que la afgana burka no es bastante,
mucho mejor le escribiré un soneto.

Pedro Casas Serra

jueves, 27 de abril de 2017

Epitafio

Nací, no importa donde.
Viví, no importa como.
Amé, no importa a quien.

Pero si un solo verso
de los míos recuerdas,
¡por favor te lo pido!,
dilo: Era un poeta.

Pedro Casas Serra

miércoles, 26 de abril de 2017

Cantos de Estambul

¡Grande es el amor para quien acude a su llamada!
¡Ven, acude a la llamada del amor!
El amor lavará tus miembros en fuentes de mármol de Mármara.
El amor tenderá a tus pies alfombras de seda de Sivas.
El amor cubrirá tu cabeza con bóvedas revestidas de azulejos de Iznik.
¡Grande es el amor para quien acude a su llamada!
¡Ven, acude a la llamada del amor!

¡Mírame, soy el inmenso plátano del parque de Sultanahmet,
y mis raíces se nutren con el agua de la cisterna de Yerebatán!
He dado sombra a los jenízaros del Imperio otomano.
He dado sombra a los “jóvenes turcos” de Kemal Atatürk.
He dado sombra a los turistas que, como tú, visitan la Mezquita Azul.
¡Mírame, soy el inmenso plátano del parque de Sultanahmet,
y mis raíces se nutren con el agua de la cisterna de Yerebatán!

¡Huéleme, soy el agua repleta de peces del estrecho del Bósforo,
donde arrojan sus sedales los pescadores de Üsküdar!
Guardo el reflejo de la nave de Jasón en busca del vellocino de oro.
Guardo el reflejo de las murallas en llamas de Constantinopla.
Guardo el reflejo de las mujeres del harén del palacio Dolmabahçe.
¡Huéleme, soy el agua repleta de peces del estrecho del Bósforo,
donde arrojan sus sedales los pescadores de Üsküdar!

¡Siénteme, soy la mano del masajista del hamam de Cemberlitas,
que frota tu cuerpo, tumbado para sudar, sobre la “piedra del vientre“!
La misma mano que blandió la cimitarra en la guerra santa del Islam.
La misma mano que empuñó el remo en la nave de Barbarroja.
La misma mano que se lleva a la boca el narguilé.
¡Siénteme, soy la mano del masajista del hamam de Cemberlitas,
que frota tu cuerpo, tumbado para sudar, sobre la “piedra del vientre“!

¡Gústame, soy la fruta del vendedor ambulante de la plaza Taksim,
traída para tu deleite desde la Anatolia más profunda!
¡Nada iguala la dulzura de mis higos!
¡Nada iguala la frescura de mis peras!
¡Nada iguala la carnosidad de mis melocotones!
¡Gústame, soy la fruta del vendedor ambulante de la plaza Taksim,
traída para tu deleite desde la Anatolia más profunda!

Pedro Casas Serra

martes, 25 de abril de 2017

El libro

¡He perdido el libro que te dejé, Celia!
Dijiste que lo leerías cuando te encontraras mejor...
¡Qué importa el libro que quedó sobre tu mesa!

Pedro Casas Serra

lunes, 24 de abril de 2017

Quiéreme tu miel gustar

Quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.

Desde el día en que nací,
hasta el día en que te vi,
nunca el amor conocí.
Yo no sé lo que es amar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.

Como doncel dolorido,
vago solo y sin sentido
del alba al anochecido.
Aunque solo sea soñar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.

Dame, corza, la ocasión
de saciar mi corazón
con leche de tu pezón.
Al venirnos a encontrar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.

Cuando la haya gustado,
de tu amor encadenado
será mi cuerpo hechizado.
No lo habrás de lamentar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.

Pedro Casas Serra

domingo, 23 de abril de 2017

Pequeño amor

A Pepa García Planas

Surgido de lo hondo,
tu grito levantó la luz del día,
pequeño amor.

Acunaré en mis brazos
el espacio vacío que tú llenas,
pequeño amor.

Qué dulce la tristeza
si se resuelve luego en alegría,
pequeño amor.

Pedro Casas Serra

sábado, 22 de abril de 2017

Teseo elogia el amor de Ariadna

¿Cómo salir de un pozo sin paredes?
¿Cómo cruzar un río sin orillas?
¿Cómo pasar un monte sin perfil?

Cuando la oscuridad se me hizo muro,
el silencio océano y el vacío abismo,
no fueron las pócimas de Hipócrates,
ni la maza de Hércules, ni la protección de Atenea,
las que me sacaron de mi laberinto.
Solo el hilo del ovillo de Ariadna,
ofrecido por amor,
fue capaz de hacerlo.

Pedro Casas Serra

viernes, 21 de abril de 2017

Ave que corta el aire

Amigos, yo no tengo
remedio a vuestros males,
por lo que mis palabras
solo son compañía.
Todos tenemos días
en que no sale el sol,
de dudas, de preguntas,
de no ver horizontes;
días duros que te atan
y te dejan sin aire,
de gritos sin palabras,
de miedo a echar a andar...
En esos días malos
quisiera acompañaros,
para eso mi poesía.

Pedro Casas Serra

jueves, 20 de abril de 2017

Yo soy tu rosa

¿Quién conoce la rosa
mejor que el jardinero?

En tu jardín secreto,
con amor,
me riegas y estercolas.

Mi pequeño capullo,
por amor,
se acrecienta y señorea.

Yo soy tu rosa:
la de más alto tallo,
la de más bello color,
la de más suave fragancia,
la de más aterciopelados pétalos.

Tú eres mi jardinero.

Pedro Casas Serra

miércoles, 19 de abril de 2017

Tú eres mi jardinero

Tú eres mi rosa...
mi hermosa rosa fragante.
J.R.

A veces
yo no sé lo que soy,
pero,
puesto que tú lo dices,
soy tu rosa.

¡Ojalá
solo fuera una rosa
y tú
mi jardinero!

¡Ojalá,
con el tiempo,
aprendieras
a evitar mis espinas!

¡No quisiera
tenerlas
para no pincharte!

¡Solo fragancia,
solo suavidad al tacto
quisiera tener para ti!

Pero
yo no soy una rosa,
aunque
quisiera serlo
para ti.

Pedro Casas Serra

martes, 18 de abril de 2017

La patera

¡Rocas, redondeaos!
¡Olas, retroceded!
¡Vientos, girad!
¡Corrientes, invertid vuestro sentido!
¡Vuelve atrás, mar, desanda tu camino,
que no hagan falta pateras para cruzar el estrecho!

Y si esta vez no los recibimos con los brazos abiertos:
¡alzaos olas, rocas, vientos, corrientes,
desátate mar...
y llévate a la Alhambra con ellos!

Pedro Casas Serra

lunes, 17 de abril de 2017

Amor, yo igual te quiero...

Amor, yo igual te quiero
en mis días
que en mis noches.

En mis días,
mi amor es un cohete
que estalla en mil colores.

En mis noches,
apenas un susurro.
¡Pero yo igual te quiero!

Pedro Casas Serra

domingo, 16 de abril de 2017

La boda de los príncipes

Por razones de Estado,
habían de casarse
un príncipe y una princesa.

Como no se conocían,
hicieron reunirse
a su paje y su doncella.

- Mi Señora es delicada como una flor
y a la mano que la acaricia,
le procura su fragancia.

- Mi Señor es fuerte como un roble,
bajo su inmensa copa
todos hallan protección.

- Mi Señora es un blanco cisne,
por su elegancia y belleza
destaca entre todas las mujeres.

- Mi Señor es un toro de lidia,
si le provocan embiste,
si le dejan tranquilo pace.

- Mi Señora aprecia los perfumes,
el tacto de las sedas,
el sabor de los dulces.

- Mi Señor gusta de la caza,
la leche fermentada,
la fruta silvestre.

- Mi Señora disfruta con la música,
las veladas de teatro,
las sesiones de danza.

- Mi Señor se levanta al alba
y acompañado de sus perros,
inicia largas marchas por el monte.

- Mi Señora tiene los pies pequeños
y también las manos y la cintura,
recuerda en todo una figurita de porcelana.

- Mi Señor tiene el cuello grueso
y fuertes los pies y las manos,
se asemeja en todo a una escultura griega.

- Mi Señora es amante de oír narrar historias,
tejer tapices,
cantar acompañada del laúd.

- Mi Señor aprecia la compañía de los soldados,
el buen vino,
los juegos y las chanzas.


Cuanto más abundaban en razones,
más veían el paje y la doncella
las diferencias entre sus amos.

Y pasaron a examinar
aquellos aspectos de su intimidad
que dada su confianza conocían.

- A Mi Señora le gusta ser festejada
y no rinde sus favores
sino tras largo asedio.

- A Mi Señor le gusta que lo obedezcan
y no acepta negativa
por respuesta.

- Mi Señora requiere miramiento,
sutileza en la aproximación,
suavidad en el trato.

- Mi Señor es directo y osado,
mejor que con la boca habla con las manos,
que se apoderan de lo que a su vista apetece.

- Mi Señora gusta oír palabras bellas,
notar miradas dulces,
sentir abrazos tiernos.

- Mi Señor aprecia que alaben su hombría,
se plieguen a su fuerza,
reconozcan su valor.

- Mi Señora necesita que la acaricien
de la cabeza a la los pies,
para abrirse al deseo.

- A Mi Señor, para sentir deseo,
le basta con un olor
que despierte su instinto.

- Mi Señora queda insatisfecha
si la acción se adelanta a su deseo,
y aborrece a quien así la trata.

- Mi Señor sufre decepción
si la acción y el deseo son breves,
y aburre a quien se la produce.


Así hablaban los dos emisarios
preocupados por las diferencias
que separaban a sus amos.

En este punto calló el paje,
y tras largo silencio,
dijo a la doncella:

Nuestros Señores no pueden ser más diferentes,
pero su unión es necesaria
pues razones de Estado la aconsejan.

Mucha será la infelicidad
que esta unión
traerá a sus corazones.

¡Suerte tienen de tenernos a nosotros
que, al conocerlos tan bien y quererlos tanto,
les serviremos de consuelo!

Pedro Casas Serra

sábado, 15 de abril de 2017

En mi interior hay un océano...

En mi interior hay un océano
que golpea contra mis paredes,
por mis ojos veréis si está agitado o en calma,
yo no puedo dormir cuando se agita,
ni sonreír si está en calma.

En mi interior hay un océano
con playas doradas, donde las cometas
bailan abrazadas sus amores furtivos,
y con abismos, que atesoran los restos
de amores naufragados.

En mi interior hay un océano,
donde la balsa del niño que fui,
tropieza con la del joven enamorado,
y con la del adulto enfermo y desengañado,
buscando la salida de las lágrimas.

En mi interior hay un océano
atravesado por corrientes,
las frías congelan mis sentimientos,
las calientes los enardecen,
mi cuerpo es su recipiente de ebullición.

En mi interior hay un océano
rodeado de cuerpo por todas partes,
abrazadme y notaréis su oleaje,
besadme y gustaréis su sal,
uniros a mí y las olas os vestirán con su espuma.

En mi interior hay un océano,
un océano tan inmenso, que rebasa el cuerpo que lo contiene,
tan inmenso, que fluye por todos sus orificios,
necesitando unirse a otros océanos,
para así formar el Océano Universal.

Pedro Casas Serra

viernes, 14 de abril de 2017

Marta y María

¡Hola, soy Marta!
Un día te encontré.
No me viste...
y pasé con la lava
que llenaba mi corazón.

Hoy soy María
y he vuelto a verte.
No me has mirado...
y llevaba el bálsamo
con que curar tus heridas.

Pedro Casas Serra

jueves, 13 de abril de 2017

Tibio color de las tres de la tarde...

.......Tibio color de las tres de la tarde
de un día claro del mes de noviembre.
.......Llenan rastrojos tostados los campos
donde alinean las vides doradas.
.......Árboles tiernos formando una hilera
marcan el río a la ávida vista.
.......Dulce azulean montañas lejanas
cerrando en broche el paisaje abarcado.
.......Una luz diáfana, quieta y tranquila
recorta nítida cada detalle.
.......Por el camino del iris abierto
queda fijada en la mente la imagen.

Pedro Casas Serra

miércoles, 12 de abril de 2017

Pequeño saltamontes

PEQUEÑO SALTAMONTES

A Mercè Sargas

Pequeño saltamontes,
es pronto para tirar la toalla
o hacerse el haraquiri,
te queda mucho ovillo por devanar,
mucho tapiz por tejer y destejer,
muchos soles con los que calentarte
y algún chubasco con el que mojarte también.
Necesitas de tus antenas, de tus ojos y de tus patas,
porque es mucho lo que has de andar, ver, tocar.
No es hora, pequeño saltamontes, de quedarse quieto,
sino de saltar, saltar, saltar...

Pedro Casas Serra

martes, 11 de abril de 2017

Quisieras refugiarte en el útero materno...

Quisieras refugiarte en el útero materno
pero no cabes;
tu madre no es tu madre ya,
es otra hija,
como tú hija de la tierra-madre.
En esa madre has de buscar consuelo:
en sus palabras
escritas con las nubes en el cielo,
en sus montañas
que te dan fuerza para salvar obstáculos,
en sus aguas
que llenan tus vacíos.
De sus frutos te alimentas y vistes,
así te da su amor,
es su manera de decir te quiero.

Pedro Casas Serra

lunes, 10 de abril de 2017

“TÍPEX" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

TÍPEX

L'ala del àngel és el dit
amb què toques aquesta capa molt fina
del típex. Espessa com un gel
que glaça el passat per fer possible que la felicitat
sigui desert de sorra blanca a ple estiu.
També les teves mans reposen damunt aquest coixí:
calor xafogosa i sorra freda de la por.
Amb tot, si l'aixeques a contrallum,
veuràs el traç d'allò que ens ha fet ser:
les hores plenes d'ampolles buides que suren
a la deriva i n'omplen els minuts indefensos,
imperfectes. Talment l'infern i el paradís
que es transparenten en una agonia única
com déus maldestres i enutjats
sorpresos caminant de nit pels carrers del mal temps.
O com Ulisses, mogut amb crueltat i malaptesa
pel desig de retornar a la casa vella
i esborrar la petja blanca d'existir.
Suca'm al blanc golut, sacseja'm,
no deixis endurir en les nits tan quietes
aquest borralló de neu perfecte
que és l'ara.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


TÍPEX

El ala del ángel es el dedo
con que tocas esta capa muy fina
del típex. Espesa como hielo
que hiela el pasado para hacer posible que la felicidad
sea desierto de arena blanca en pleno verano.
También tus manos reposan sobre esta almohada:
calor bochornoso y arena fría del miedo.
Pese a todo, si lo levantas a contraluz,
verás el trazo de aquello que nos ha hecho ser:
las horas llenas de botellas vacías que flotan
a la deriva y llenan los minutos indefensos,
imperfectos. Como el infierno y el paraíso
que se transparentan en una agonía única
como dioses torpes y enojados
sorprendidos andando por la noche por las calles del mal tiempo.
O como Ulises, movido con crueldad y torpeza
por el deseo de volver a la vieja casa
y borrar la huella blanca de existir.
Mójame en el blanco voraz, sacúdeme,
no dejes endurecer en las noches tan quietas
este copo perfecto de nieve
que es el ahora.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 9 de abril de 2017

“CONTE" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

CONTE

Tinc cinquanta-cinc anys
i veig la nit de xocolata.
El sol s'ha post lentament
darrere el crepuscle de torró
i, a banda i banda de la pared,
el pensament insadollable
deixa d'ajustar-se la corbata
i s'ajup amb l'olor de la gangrena.
Uns nens corren carrer avall
empaitant una pilota groga que xiscla
com una lluna de sucre candi.
Jo, que mai no havia encertat a veure l'ogre
-ni el carreró d'ullals grisos,
ni sota la passió de melmelada
que fan els fanalets de gas-,
sé que l'edat em duu una por tranquil.la.
Ara, de sobte, en estendre la mà
veig l'ossada prima del pollastre;
un caramel que el temps
llepa engabiat entre barrots.
La memòria és voraç
i el raonament són molles de pa
que no saben dir-me com era el món
i recorden, a penes, qui era jo.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


CUENTO

Tengo cincuenta y cinco años
y veo la noche de chocolate.
El sol se ha puesto lentamente
tras el crepúsculo de turrón
y, a ambos lados de la pared,
el pensamiento insaciable
deja de ajustarse la corbata
y se agacha con el olor de la gangrena.
Unos niños corren calle abajo
persiguiendo una pelota amarilla que chilla
como una luna de azúcar candi.
Yo, que nunca había acertado a ver el ogro
-ni el callejón de colmillos grises,
ni bajo la pasión de mermelada
que hacen los farolillos de gas-,
sé que la edad me trae un miedo tranquilo.
Ahora, de repente, al extender la mano
veo la osamenta delgada del pollo;
un caramelo que el tiempo
lame enjaulado entre barrotes.
La memoria es voraz
y el razonamiento son migas de pan
que no saben decirme como era el mundo
y recuerdan, apenas, quién era yo.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 8 de abril de 2017

“COLORS"de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

COLORS

Ara que us ensenyo a rentar els pinzells
al palmell ensabonat de la mà
veig en els colors que es dissolen
un ordre antic de les coses.
Allò que ajudava la imaginació
ara se'ns esborra, com els anys esborren
la pell negra de paraules velles
que ja sols són reals dins meu.
Fregueu fort els pinzells al sabó
fins que una escuma espessa
dissolgui a la mà els olis
i deixi la carn tova, adormida,
com una paleta rosada i innocent,
com el somriure blanc dels morts,
com el blau cobalt que és el futur,
o com la llum caoba del record
des d'on la il.lusió infantil vigila
les parets on amagueu les vostres pors.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


COLORES

Ahora que os enseño a lavar los pinceles
en la palma enjabonada de la mano
veo en los colores que se disuelven
un orden antiguo de las cosas.
Aquello que ayudaba la imaginación
ahora se nos borra, como los años borran
la piel negra de palabras viejas
que ya sólo son reales dentro de mí.
Rozáis fuerte los pinceles en el jabón
hasta que una espuma espesa
disuelva en la mano los aceites
y deje la carne blanda, dormida,
como una paleta rosada e inocente,
como la sonrisa blanca de los muertos,
como el azul cobalto que es el futuro,
o como la luz caoba del recuerdo
desde donde la ilusión infantil vigila
las paredes donde escondéis vuestros miedos.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 7 de abril de 2017

“ARBRE VELL, II" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

ARBRE VELL, II

El que hi havia en l'arbre, hi és;
perquè tot allò que fou, és.
Només cal la mà que hi descansa
i que li diu: “vine”.
Perquè la mà és ell: arbre i pensament
i temps que et vol i et busca
per sobreviure en tu
perquè si penses el ser, ets;
i, si penses el buit del ser, ets el buit.
Acosta la mà per donar-me certesa,
gairebé com si voler i ser
haguessin d'ajuntar-se als llavis
on som, nosaltres, arbre.
On jo sóc la teva escorça
i tu el buit que em crema.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


ÁRBOL VIEJO, II

Lo que había en el árbol, está;
porque todo lo que fue, es.
Sólo hace falta la mano que descansa
y le dice: “ven”.
Porque la mano es él: árbol y pensamiento
y tiempo que te quiere y te busca
para sobrevivir en ti
porque si piensas el ser, eres;
y, si piensas el vacío del ser, eres el vacío.
Acerca la mano para darme certeza,
casi como si querer y ser
tuvieran que juntarse en los labios
donde somos, nosotros, árbol.
Donde yo soy tu corteza
y tú el vacío que me quema.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 6 de abril de 2017

“ESPELMA" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

ESPELMA

¿Quina importància poden tenir
les escletxes de llum al porticó
i el fil d'aire que remou
el silenci com el ble
que apagaves amb els dits?
Ens deies: “mai no em cremo”,
i t'admiràvem amb ulls esbalaïts
com una nit de reis.
Ara que sembla que tot s'acabi
encara veig com m'atanses als ulls
el capciró humit dels dits
i dius: “la foscor tampoc no crema”.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


VELA

¿Qué importancia pueden tener
las rendijas de luz en el postigo
y el hilo de aire que remueve
el silencio como el pábilo
que apagabas con los dedos?
Nos decías: “nunca me quemo”,
y te admirábamos con ojos atónitos
como una noche de reyes.
Ahora que parece que todo se acabe
todavía veo como me acercas a los ojos
las puntas húmedas de los dedos
y dices: “la oscuridad tampoco quema”.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 5 de abril de 2017

“ALESHORES" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

ALESHORES

Aleshores amb les mans
li acaronava el cap,
aleshores amb els braços
li estrenyia el cos,
aleshores amb el dit
li arrencava els ulls,
aleshores amb les dents
li rosegava el fetge,
aleshores amb les urpes
li esqueixava els records,
aleshores amb els mugrons
l'amamantava amb llet d'odi,
aleshores amb la llengua
li deia Senyor, Senyor,
només ho faig per amor,
perquè ens has promès
que aquest pa és el teu cos
i aquest vi la teva sang.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


ENTONCES

Entonces con las manos
le acariciaba la cabeza,
entonces con los brazos
le estrechaba el cuerpo,
entonces con el dedo
le arrancaba los ojos,
entonces con los dientes
le mordisqueaba el hígado,
entonces con las zarpas
le rasgaba los recuerdos,
entonces con los pezones
le amamantaba con leche de odio,
entonces con la lengua
le decía Señor, Señor,
sólo lo hago por amor,
porque nos has prometido
que este pan es tu cuerpo
y este vino tu sangre.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 4 de abril de 2017

“SETMANA SANTA" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

SETMANA SANTA

Surt una mica ajupit del cotxe
i es redreça amb un gest, amb por
d'arrossegar els peus. Al forn
compra una barra de pa
que paga amb monedes d'un grapat
que duu a la butxaca.
Encén els llums de la casa,
foragita l'ombra que ha deixat
tort el marc d'un quadre.
Canvia l'abric per un jersei vell.
Sopa davant la tele mentre fulleja
amb desesma un diari gratuït.
Despenja el telèfon per si hi ha missatges;
obre i tanca la nevera buida.
La vida és una puta venjativa
que li passa comptes amb el verdet
brut d'una ràbia encalmada.
Existir és fosc, ja no xucla llet
d'una dona. Déu no existeix.
Ha mort el Fill; ara el Pare és sol.
Mals temps per a la lírica. Agafa
un ganivet i amb la tinta dels ulls
escriu aquest poema.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


SEMANA SANTA

Sale un poco agachado del coche
y se endereza con un gesto, con miedo
de arrastrar los pies. En el horno
compra una barra de pan
que paga con monedas de un puñado
que lleva en el bolsillo.
Enciende las luces de la casa,
echa la sombra que ha dejado
torcido el marco de un cuadro.
Cambia el abrigo por un jersey viejo.
Cena delante de la tele mientras hojea
con desánimo un diario gratuito.
Descuelga el teléfono por si hay mensajes;
abre y cierra la nevera vacía.
La vida es una puta vengativa
que le pasa cuentas con el verdín
sucio de una rabia calmosa.
Existir es oscuro, ya no chupa leche
de una mujer. Dios no existe.
Ha muerto el Hijo; ahora el Padre está solo.
Malos tiempos para la lírica. Coge
un cuchillo y con la tinta de los ojos
escribe este poema.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 2 de abril de 2017

“EL MOMENT DEL PROU:" de Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)

EL MOMENT DEL PROU:

Dins el moment del més
hi ha els moments del prou:
prou de l'estretor del molt
i prou del volcà del poc;
prou escorça del matí,
prou nit de magatzems i vidre,
prou passió del carrer, detergents,
túnels, plomalls, divendres dels llops,
mingitoris al fons de les torres
de la memòria...
Prou del quasi,
prou del gaire,
prou del tot,
prou del mica en mica.
Té els peus inflats, i els canells,
i aspira dins una bossa de plàstic.
Té la panxa botida, el munyó gangrenat,
l'enfisema que l'ofega.
Prou del cuc, del vedell,
del tauró, de l'ocell verd que refila.
Prou del prou, prou del silenci,
prou del son. Ara separem la claror
de les tenebres i diem:
com era diferent el primer dia,
caldrà que hi tornem un altre cop-
El món està mal fet, la torrada cremada,
prou dels ulls i del cristall,
prou de les famílies als jardins.
No cal que res comenci; prou, prou.

Francesc Parcerisas (Dos dies més de sud, 2006)


EL MOMENTO DEL BASTA:

Dentro del momento del más
hay los momentos del suficiente:
basta de la estrechez del mucho
y basta del volcán del poco;
suficiente corteza de la mañana,
basta de la noche de almacenes y vidrio,
basta de la pasión de la calle, detergentes,
túneles, penachos, viernes de los lobos,
mingitorios en el fondo de las torres
de la memoria...
Basta del mucho,
basta del todo,
basta del poco a poco.
Tiene los pies hinchados, y las muñecas,
y aspira dentro de una bolsa de plástico.
Tiene la barriga hinchada, el muñón gangrenado,
el enfisema que lo ahoga.
Basta del gusano, del ternero,
del tiburón, del pájaro verde que gorjea.
Basta del basta, basta del silencio,
basta del sueño. Ahora separamos la claridad
de las tinieblas y decimos:
qué diferente era el primer día,
hará falta que volvamos otra vez-
El mundo está mal hecho, la tostada quemada,
basta de los ojos y del cristal,
basta de las familias en los jardines.
No hace falta que nada empiece; basta, basta.

Francesc Parcerisas
(Versión de Pedro Casas Serra)