sábado, 31 de diciembre de 2016

“JO” de Narcís Comadira (El verd jardí, 1976)

JO

Sóc mascle i gironí. Mitja estatura.
Cabell castany, ullets de marrec trist.
Romàntic una mica, cosa dura
en el temps que vivim. Prou ho tinc vist.

Mozart més que cap altre m'entabana,
i, en versos catalans, Josep Carner.
Crec en l'amor, la taula quan tinc gana,
els plaers de la carn, que em moriré.

I si a estones em vaga de fer versos
i confegeixo quatro mots dispersos,
no ho faig pensant en un darrer sentit,

que no vull fer carrera de poeta.
Lletraferit de la A a la Z
en llengua fosca i en país petit!

Narcís Comadira (El verd jardí, 1976)


YO

Soy macho y gerundense. De mediana estatura.
Pelo castaño, ojos de niño triste.
Algo romántico, que es circunstancia dura
en los tiempos que corren. Bien lo sé.

Mozart más que ningún otro me gusta,
y, en verso catalán, Josep Carner.
Creo en el amor, la mesa cuando hay hambre,
los goces de la carne, puesto que moriré.

Y si a ratos me da por hacer versos
y junto cuatro palabras dispersas,
no es pensando en un último sentido,

no quiero hacer carrera de poeta.
¡Literato de la A a la Z
en lengua oscura y en país pequeño! 

Narcís Comadira
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 30 de diciembre de 2016

“APAREIX, DE SOBTE, UN JOVE BELLÍSSIM, CAUSANT LA NATURAL TORBACIÓ EN ALGUNS ESPERITS EXCESSIVAMENT TÍMIDS I ANALISTES de Narcís Comadira (El verd jardí, 1976)

APAREIX, DE SOBTE, UN JOVE
BELLÍSSIM, CAUSANT LA NATURAL
TORBACIÓ EN ALGUNS ESPERITS
EXCESSIVAMENT TÍMIDS I ANALISTES

Com un déu que sorgeix,
nova la pell, entre aigües agitades,
asserenes els ulls i altres tempestes alces,
interiors, dintre la sang sorpresa
de donar vida a un cos tan distint d'aquest teu
que sembla ser el cos únic que es mou damunt la terra.
Oh absurd coneixement!
Sorgeix la pell, el límit exterior, la carn
que tensa els moviments i envolta els ossos,
els processos interns, assimilacions,
secrecions exactes;
i es fa la vida: l'ànima subtil,
el misteri profund de la mirada.
Llavors, per consolar-nos, pensem que l'acció
i les obres ens basten.

Però la sang, damunt de tota excusa,
sense saber per què, vol la bellesa.

Narcís Comadira (El verd jardí, 1976)


APARECE, DE REPENTE, UN JOVEN
BELLÍSIMO, CAUSANDO LA NATURAL
TURBACIÓN EN ALGUNOS ESPÍRITUS
EXCESIVAMENTE TÍMIDOS Y ANALISTAS

Como un dios que surge,
nueva la piel, entre agitadas aguas,
serenas los ojos y otras tormentas levantas,
internas, sorprendida en su interior la sangre
por dar vida a un cuerpo tan distinto de este tuyo
que parece ser el único cuerpo que se mueve sobre la tierra.
¡Oh absurdo conocimiento!
Surge la piel, el límite exterior, la carne
que tensa los movimientos y rodea los huesos,
los procesos internos, asimilaciones,
secreciones exactas;
y se hace la vida: el alma sutil,
el misterio profundo de la mirada.
Entonces, para consolarnos, pensamos que la acción
y las obras nos bastan.

Pero la sangre, por encima de cualquier excusa,
sin saber por qué, quiere la belleza. 

Narcís Comadira
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 29 de diciembre de 2016

“UN PASSEIG PELS BULEVARDS ARDENTS (IX)” de Narcís Comadira (Un passeig pels bulevards ardents, 1974)

UN PASSEIG PELS BULEVARDS
ARDENTS (IX)

Caravanes que fugen, ploroses, arrosseguen
un farcell prou pesat. I masos cremen lluny.
Ara torno endarrera, veig cares conegudes
que ja no em reconeixen. Basarda i por els empeny.
Fam i pesta desola tots els poblats d'Europa.
Hi ha exèrcits que saquegen, pagesos revoltats,
clergues que es venen l'ànima a irrisoris dimonis.
Corre cavall, oh corre! Quin verd tan clar té el faig!

El salitre rosega el fons de les pintures,
un artròpode es menja el text dels manuscrits.
Amor, amor, i et beso, porta'm braçats de roses.

Fugissera Bellesa sempre incontaminada,
vine tu amb el fuet d'un somriure o d'uns ulls.
Sabseja'ns en la fosca de la monotonia,
desafia el passat, el present i el futur.
Vine enmig de la fúria d'aquest món que s'acaba,
de confusa tenebra, de mentida i oblit.
Fes sagnar els nostres ulls que, en terra de ningú,
en el cor de la guerra, es debaten insomnes.

Narcís Comadira (Un passeig pels bulevards ardents, 1974)


UN PASEO POR LOS BULEVARES
ARDIENTES (IX)

Caravanas que huyen, llorosas, arrastran
un fardo muy pesado. Y lejos queman casas de campo.
Ahora vuelvo atrás, veo caras conocidas
que no me reconocen. Desconfianza y miedo les empujan.
Hambre y peste asolan todas las poblaciones de Europa.
Hay ejércitos que saquean, labradores sublevados,
clérigos que venden su alma a irrisorios demonios.
¡Corre caballo, corre! ¡Qué claro es el verdor del haya!

El salitre mordisquea el fondo de las pinturas,
un artrópodo se come el texto de los manuscritos.
Amor, amor, y te beso, tráeme brazadas de rosas.

Huidiza Belleza siempre incontaminada,
ven tú con el látigo de una sonrisa o de unos ojos.
Sacúdenos en la oscuridad de la monotonía,
desafía el pasado, el presente y el futuro.
Ven en medio de la furia de este mundo que se acaba,
de confusa tiniebla, de mentira y olvido.
Haz sangrar nuestros ojos que, en tierra de nadie,
en el corazón de la guerra, se debaten insomnes. 

Narcís Comadira 
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 28 de diciembre de 2016

“ESCENA D'ESTIU A BLANES” de Narcís Comadira (Amich de plor, 1970)

ESCENA D'ESTIU A BLANES

La dama està asseguda al balancí.
Ben acotxada entre coixins de dama.
El sol li toca, de biaix, la cama.
La dama du pamela carmesí.

Al seu davant la mar es de setí,
i amb el va i ve pausadament exclama:
-No hi ha oci sublim com el de dama!-.
I clou la frase amb un somriure fi.

Ah qui fora, per vós, a la terrassa,
balancí o coixí o bé pamela,
o, tan sols, fumerol de celta curt

o, al captard, quan seguiu, mirada lassa,
el teló transversal que fa una vela,
el sucre que us poseu, lenta, al iogurt. 

Narcía Comadira (Amich de plor, 1970)


ESCENA DE VERANO EN BLANES

La dama está sentada en balancín.
Cercada de almohadones para dama.
En diagonal, le roza el sol la pierna.
Lleva la dama pamela carmesí.

Frente a ella el mar es de satén de seda,
y en el vaivén pausadamente exclama:
-¡No hay ocio más sublime que el de dama!-.
Y concluye la frase una sonrisa.

¡Ah! quien fuera, por vos, en la terraza,
balancín o almohadón o bien pamela,
o, solamente, humo de celta corto

o, en el atardecer, cuando, mirada lasa,
seguís el transversal telón que hace una vela,
azúcar que ponéis, lenta, en vuestro yogur. 

Narcía Comadira
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 27 de diciembre de 2016

“FERRAN LOBO. P. RESTANTE. JOHANNESBURG” de Narcís comadira (Papers privats, 1969)

FERRAN LOBO. P. RESTANTE
JOHANNESBURG

A tu, Ferran, que pesques lluços al Sud
de l'Àfrica i en la quietud,
segur que tòpica, del mar, destries
de la xarxa de les filosofies
el fil més fort, i que, entre lluç i lluç,
repasses cada nus
del pensament,
deixa'm escriure't, un moment
que tinc, una carta, set anys
i mesos després d'aquella que nevava.
Llavors, com ja saps, jo estava
tancat a la casa gran, i em capficava
amb la perennis, que ja ha fet figa.
I en la botiga
del cristianisme del moment,
comprava vida eterna,
i la litúrgia, que enlluerna
pietats d'adolescent,
substituïa altres jocs, altres paraules,
altres ritmes tinguts per excitants
per la subtil habilitat dels capellans.

Aquella tarda de febrer que t'escrivia
(sempre neva pel febrer), tenia
una tenfra melangia
com sempre llavors, i nevava.
Imagina't la cosa com anava
pels carrerons boirosos del meu cor...
A l'aula, l'estufa de serradures
posava un gustet picant
a somniar entremaliadures,
i et vaig escriure a tu, el meu amic pagà
que llavors estudiava per “marino”.
Una part del meu cervell, la purista
(sempre he estat un dualista),
no permetia que un seminarista
escrivís a un aprenent de llop de mar;
però l'altra, la que no s'ha mort encara,
de dins va respondre: I ara!
I agfant ploma i paper
veig decidir: l'escriuré.
Mentre tothom estudiava
i, a fora, es feia ja fosc,
et vaig contar que nevava...
Després, sovint, ho hem recordat.
Però, penso, deixem-nos del passat
ara que no neva, Ferran, ni plou.

Dijous és Corpus i ballarà l'ou
al claustre de la catedral de Barcelona,
i per l'escalinata de la de Girona
baixaran canonges empolainats,
després d'haver berenat maduixes
a cal Bisbe. La gent tirarà ginesta,
paperets i serpentines, que fan festa.
L'àliga, com sempre, es menjarà el colom
(no som
res), i enmig de soldats marcant el pas,
i d'himnes decadents de Sant Tomàs,
passejaran la custòdia, gran meravella!,
sota el tàlem de brocat municipal.
S'entendriran tantes beates tristes!
Badant els ulls, s'admiraran turistes
a les taules de la rambla aposentats,
i tocaran campanes, i els gironins mudats,
amb vestit fosc, coll i corbata,
lluenta la sabata
de l'últim casament,
cadascú ben posat dins el seu estament,
portaran atxes, vetllant l'eucaristia,
oblidarán el pa de cada dia,
i, ja assaborint la gran coca turística,
faran una uniforme rialleta mística
davant els beneficis de Déu Nostre Senyor.
Hi haurà qualque doctor
que, amb afany progressista,
dirà alguna coseta, amb molta vista,
que es podrà entendre de dues maneres.
Ai, Doctor, que l'erres,
que així no fas contentes les esquerres,
com voldries, ni les dretes tampoc.
Mai no ha anat bé fer un doble joc.
Però plego. No vull donar consells
a qui bens cristians pastura.
La processó, doncs, aquí s'atura.
I passo full.
L'altre dia, va haver-hi aldarull
a la plaça de la Universitat.
Suposo que l'Anna ja t'ho haurà contat,
que també hi era.
Malgrat fer un dia esplèndid de primavera,
va ser un dia molt gris,
de tants grisos com ens corrien al darrera.
I ara m'evadiré, com sempre faig,
segons els crítics criptomarxistes,
perquè en ocasions d'aquestes parlo dels arbres,
cosa que no autoritza el Papa Brecht.
Però, digues, ¿què vols que faci, que t'expliqui?
¿Tu també vols que em capfiqui
encara més? I que reclami drets,
enfilant-me per les parets?

Els arbres, Ferran, són verds
i treuen fulles cada any per primavera
i, havent sofert la xafogor estival,
les perden una a una
amb infinita tendresa tardoral,
i passen hiverns freds, i mai no es fan enrera.
Per això, quan em fa mal
les diguem-ne circunstàncies, i quan miro
de llibertats somniades les despulles,
penso en els arbres i sospiro
pels vegetals poders de treure fulles.
I pensar que, per la perennis aquella,
tots els arbres ens són subordinats...
¿No t'ho deia que havia fet figa?
Són éssers superiors, els arbres, elevats,
cap altre arbre no els lliga...
Però entre els homes, Ferran, n'hi ha que manen,
i els altres, pobrissons, només la ballen.
I el món sempre anirà així.
Qui ens ho havia de dir
quan, d'adolescents, sommiàvem
i llegíem i parlàvem
de futurs mons ideals...

No vull posar-te trist, tu que en el mar(c)
fas una feina, segons en Collin Clark,
classificada com a primària, d'explotació
de la natura. No et vull treure ni un bri
d'aquesta llibertat que tens aquí,
al Sud, entre les ones i la salabror.
Mira una mica per mi aquest mar, Ferran,
aquest mar que, d'infant,
he somniat tantes vegades
i que, ara, enmig de tantes putades
com aquí, en terra, ens fan,
el veig tan lluny. I, com a gran
que m'he fet, impossible.
Mira'l per mi, Ferran, fes-me'l visible
i diguem que l'aventura
no és un mer ésser de raó,
digue'm que és una criatura
feta, com jo, de carn i ossos, abastable, capaç
de somriure'm i d'arrossegar-me,
de fer-me seguir el seu pas,
i de fondre'm, de cremar-me...

Ferran, quan tu tornaràs,
ric de silenci i d'escumes,
i un diumenge qualsevol, passejant
per Sant Daniel, em diràs: -¿Fumes?,
i jo et diré que sí, d'esma, trencant
llargues estones de no dir res, cosa
que fem sovint, i no ens fa nosa,
de passejar
i callar... m'explicaràs
gairebé sense paraules, que t'ho llegiré a la cara,
com queda en el món encara
tan sols un reconet on es pot viure
tal com haviem somniat.
I, amb un somriure
apòcrif d'iniciat,
il.lustraràs totes les meravelles,
per mi noves, per tu velles,
que hauràs vist. I em parlaràs
dels peixos, de les ones, dels captards
“avars
del seu or”, dels mariners,
de les constel.lacions de l'hemisferi sud,
de la impol.luta i tensa solitud
del mar.
I avall, pel camí, passarem
pel cementiri. Serà un capvespre d'estiu,
es farà fosc,
tornarà la gent del bosc
amb xuclamel a les mans, la tarda,
que haurà estat calorosa, s'anirà distendint
i correrà per la vall una brisa
d'herbes, de rostoll,
de terra que respira...
I jo, potser, llavors et diré: -Mira!,
a un ocell, un arbre, un moviment
de fulla, una petita tremolor
de bedoll,
la dolça olor
del fonoll,
la resseca arquitectura
de una capsa de rosella (que era
una flor sedosa, records d'adormidera,
fums, opis llunyans, ones dels mars d'orient):
I serà senzill anar d'aquí d'allà,
als mars del Sud, Lapònia, les costes del Japó.
Serà passar d'un arbre a una flor
la mirada...
-Sí, sí que fumo, dona'm un celta
o un ducado o el que tinguis!
Serà la inesperada
garsa sobre la canya esvelta,
el xiscle de l'oreneta...
I amb les mans faràs la capelleta,
que no s'apagui el foc.
I et sembla poc?
I ja s'haurà fet fosc; quan reculem, precedits
pel fum i per la llum de les cigarretes respectives
quue ens obriran el pas,
al llum veurem Girona.
Ferran, quan tu tornaràs...

Perdona'm aquest revival futuritzat
una mica romàntic; ara “estic”
al Baviera, des d'on t'escric,
i tinc al meu costat
una colleta de ninets, tres amb perruca
i virolats, amb cara de sis-cents, i una mosseta
amb els cabells deixats anar, flonjos, i pantalons
de làstex amb cremallera. Un dels noiets
la toca, la masega, li passa la mà pels lloms
i ella s'hi dóna, jo encara penso en el mar.
Bec d'una gerra de cervesa, i em va avall,
la sento, picanteta i amb escuma i transparent,
com dringa, com l'or, com els topazis
que s'esmicolen entre els murs
de vori d'aquestes poques paraules (retòric!).
Jo encara penso en el mar.
A l'altre costat, veig ara
un pobrissó estudiantet, amb bigotis
com els teus, que estudia, el curs s'acaba
i cal “apretar”, Ferran. Més enllà hi ha un militar.
Jo encara penso en el mar.
Per fora, per la Rambla, passa gent amunt i avall,
una a peu, uns a cavall
del cotxet utilitari...
Són les deu i caldrà anar-hi,
vull dir, Ferran, a sopar.
Potser t'escriuré demà
encara alguna altra cosa,
no ho sé, que veig que el fil ja s'aprima
de la carta,
i que la rima
se'm va difuminant.

Bé, Ferran,
les coses estan
així.
Cal tocar de peus a terra.
Pago quinze pessetes que val la cervesa
i, amb simulada llestesa,
surto al carrer.

Adéu, Ferran, i bona sort.
Quedem que, en acabar la pesca,
ens trobarem i farem gresca,
tots plegats, fins a la mort.

Narcís Comadira (Papers privats, 1969)


FERRAN LOBO. P. RESTANTE
JOHANNESBURGO

A ti, Ferran, que pescas la merluza en el Sur
de África y en la quietud,
seguro que tópica, del mar, escoges
de la red de filosofías
el hilo más fuerte, y que, entre merluza y merluza,
repasas cada nudo
del pensamiento,
déjame escribirte, ahora que dispongo
de un momento, una carta, siete años
y unos meses después de aquella de cuando nevaba.
Entonces, como sabes, yo estaba
encerrado en la casa grande, y me preocupaba
con la perennis, que ya ha flaqueado.
Y en la tienda
del cristianismo del momento,
compraba vida eterna,
y la liturgia, que deslumbra piedades de adolescente,
sustituía otros juegos, otras palabras,
otros ritmos tenidos por excitantes
por la sutil habilidad de los curas.

Aquella tarde de febrero que te escribía
(siempre nieva en febrero), tenía
una tierna nostálgia
como siempre entonces, y nevaba.
Imagínate como iban las cosas
por los brumosos callejones de mi corazón...
En el aula, la estufa de serrín
producía un gustito picante
como de soñar diabluras,
y te escribí a ti, mi amigo pagano
que entonces estudiaba para marino.
Una parte de mi cerebro, la purista
(he sido siempre un dualista),
no permitía que un seminarista
escribiera a un aprendiz de lobo de mar;
pero la otra, la que todavíno se ha muerto,
respondía en mi interior: ¡Faltaría más!
Y cogiendo papel y pluma
decidí: le escribiré.
Mientras los demás estudiaban
y, fuera, ya oscurecía,
te conté que nevaba...
A menudo, después, lo hemos recordado.
Pero, pienso, dejémonos del pasado
ahora que no nieva, Ferran, ni llueve.

Jueves es Corpus y bailará el huevo
en el claustro de la catedral de Barcelona,
y por la escalinata de la de Girona
bajarán canónigos acicalados,
después de haber merendado fresas
en casa del Obispo. La gente tirará retama,
papelitos y serpentinas, que hace fiesta.
El águila, como siempre, se comerá el palomo
(no somos
nada), y entre soldados marcando el paso,
y decadentes himnos de Santo Tomàs,
pasearán la custodia, ¡qué maravilla!,
bajo el palio municipal de brocado.
¡Beatas tristes se enternecerán!
Abriendo los ojos, los turistas se admirarán
sentados en las mesas de la rambla,
y las campanas tocarán, y los gerundenses dispuestos,
con traje oscuro, cuello y corbata,
relucientes los zapatos
del último casamiento,
muy compuesto cada uno dentro de su estamento,
llevarán hachones, velando la eucaristía,
olvidarán el pan de cada día,
y, saboreando ya la gran coca turística,
soltarán una uniforme risita mística
ante los favores de Dios Nuestro Señor.
Habrá algún doctor
que, con afán progresista,
dirá alguna cosita, con mucha vista,
que se podrá entender de dos maneras.
Ay, Doctor, que la erras,
que así no contentas a las izquierdas,
como querrías, ni a las derechas tampoco.
Nunca ha funcionado hacer un doble juego.
Pero acabo. No quiero dar consejos
a quien apacienta cristianos corderos.
La procesión, pues, se detiene aquí.
Y paso hoja.
Al otro día, hubo un alboroto
en la plaza Universidad.
Supongo que Anna ya te lo habrá contado,
pues también estaba.
A pesar de que hacía un espléndido día de primavera,
fue un día muy gris,
de tantos grises como nos corrían detrás.
Y ahora me evadiré, como hago siempre,
según los críticos criptomarxistas,
porque en estas ocasiones hablo de árboles,
cosa que no autoriza el Papa Brecht.
Pero, dime, ¿qué quieres que haga, que te explique?
¿También tu quieres que me preocupe
todavía más? Y que, subiéndome por las paredes,
reclame derechos?

Los árboles, Ferran, están verdes
y echan hojas cada año por primavera
y, tras sufrir el bochorno estival,
las pierden una a una
con infinita ternura otoñal,
y pasan fríos inviernos, y nunca se amilanan.
Por eso, cuando me hacen daño
las digamos circunstancias, y cuando miro
de libertades soñadas los despojos,
pienso en los árboles y suspiro
por su vegetal poder de echar hojas.
Y pensar que, por la perennis aquella,
todos los árboles nos están subordinados...
¿No te decía yo que había flaqueado?
Los árboles son seres superiores, elevados,
no los ata ningún otro árbol...
Pero entre los hombres, Ferran, hay los que mandan,
y los otros, pobrecitos, sólo la bailan.
Y el mundo siempre será así.
Quién nos lo había de decir
cuando, de adolescentes, soñábamos
y leíamos y hablábamos
de mundos futuros ideales...

No quiero ponerte triste, tú que haces
un trabajo en el mar, según Collin Clark,
clasificado como primario, de explotación
de la naturaleza. No quiero quitarte ni una brizna
de la libertad que tienes allí,
en el Sur, entre las olas y el salitre.
Mira este mar un poco por mí, Ferran,
este mar que, de niño,
soñé tantas veces
y que, ahora, entre tantas putadas
como nos hacen aquí, en tierra,
veo tan lejano. Y, como adulto
que me he hecho, imposible.
Míralo por mí, Ferran, házmelo visible
y dime que la aventura
no es un mero ente de la razón,
dime que es una criatura
hecha, como yo, de carne y hueso, alcanzable, capaz
de sonreírme y arrastrarme,
hacerme seguir su paso,
y de fundirme, quemarme...

Ferran, cuando tú vuelvas,
rico en silencio y en espumas,
y un domingo cualquiera, paseando
por Sant Daniel, me digas: -¿Fumas?,
y yo te conteste, rutinariamente, que sí, rompiendo
largos momentos de no decir nada, cosa
que hacemos a menudo, y no nos impide,
pasear
y callar... me explicarás
casi sin palabras, pues te lo leeré en la cara,
como queda en el mundo todavía
un rinconcito donde se puede vivir
tal como habíamos soñado.
Y, con una sonrisa
apócrifa de iniciado,
me explicarás todas las maravillas,
para mí nuevas, para ti viejas,
que habrás visto. Y me hablarás
de los peces, de las olas, de los atardeceres
“avaros
de su oro”, de los marineros,
de las constelaciones del hemisferio sur,
de la tensa e impóluta soledad
del mar.
Y al regreso del paseo, pasaremos
por el cementerio. Será un atardecer de verano,
oscurecerá,
la gente regresará del bosque
con madreselva en las manos, la tarde,
que habrá sido calurosa, se irá distendiendo
y correrá por el valle una brisa
de hierbas, de rastrojo,
de tierra que respira...
Y yo, entonces, te diré quizás: -¡Mira!,
un pájaro, un árbol, el movimiento
de una hoja, el pequeño temblor
de un abedul,
el dulce olor
del hinojo,
la reseca arquitectura
de una cápsula de amapola (que fue
una flor sedosa, recuerdo de adormidera,
humo, opios lejanos, olas de los mares de oriente):
Y será sencillo ir de aquí a allá,
a los mares del Sur, Laponia, las costas del Japón.
Será como pasar la mirada
de un árbol a una flor...
-Sí, sí que fumo, dame un celta
o un ducado ¡o lo que tengas!
Habrá la inesperada
garza sobre la caña esbelta,
el chillido de la golondrina...
Y con las manos harás capillita,
para que no se apague el fuego.
¿Te parece poco?
Y ya habrá ocurecido; cuando regresemos, precedidos
por el humo y por la luz de los respectivos pitillos
que nos abrirán el paso,
a lo lejos veremos Girona.
Ferran, cuando tú vuelvas...

Perdóname este revival futurista
un poco romántico; ahora “estoy”
en el Baviera, desde donde te escribo,
y tengo al lado
un grupito de niñatos, tres con peluca
y chillones, con cara de seiscientos, y una mocita
con el cabello suelto, suave, y pantalones
de látex con cremallera. Uno de los niñatos
la toca, la soba, le pasa la mano por los lomos
y ella se deja, yo todavía pienso en el mar.
Bebo una jarra de cerveza, y me baja,
la noto, picantita y con espuma y transparente,
suena, como el oro, como los topacios
que se desmenuzan entre los muros
de marfil de estas pocas palabras (¡retórico!).
Yo pienso todavía en el mar.
Al otro lado, veo ahora
a un pobre estudiantillo, con un bigote
como el tuyo, que estudia, el curso se acaba
y hace falta “apretar”, Ferran. Más allá hay un militar.
Yo pienso todavía en el mar.
Fuera, por la Rambla, hay gente que pasa arriba y abajo,
una a pie, otros a caballo
del cochecito utilitario...
Son las diez y habrá que irse,
quiero decir, Ferran, a cenar.
Quizás te escribiré mañana
algo más aún,
no lo sé, pues veo que el hilo de la carta
se adelgaza,
y la rima
se me va difuminando.

Bueno, Ferran,
así están las cosas.
Hay que tocar de pies en el suelo.
Pago quince pesetas que vale la cerveza
y, con simulada agilidad,
salgo a la calle.

Adiós, Ferran, y buena suerte.
Quedamos que, al acabar la pesca,
nos encontraremos y haremos gresca,
juntos, hasta la muerte. 

Narcís Comadira
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 26 de diciembre de 2016

“PERFUM” de Narcís Comadira (La febre freda, 1966)

PERFUM

Com s'evapora un perfum
-i deixa, si és possible,
una mica de pols-,
així, nosaltres ens morim lentament.

El que som, el que hem estat, s'escampa
com la pols que el primer petit vent
reparteix
sobre totes les coses.

És així que, un cop morts,
subsistim en la flor i en la pedra,
i en elles ens estimem
els que estimem el món.

Però això molt pocs ho saben.

Narcís Comadira (La febre freda, 1966)


PERFUME

Como se evapora un perfume
-y deja, si cabe,
un poco de polvo-,
así, morimos nosotros lentamente.

Lo que somos, lo que hemos sido, se esparce
como polvo que el primer viento ligero
reparte
sobre todas las cosas.

Así, una vez muertos,
subsistimos en la flor y en la piedra,
y en ellas nos amamos
los que amamos el mundo.

Pero eso muy pocos lo saben. 

Narcís Comadira 
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 24 de diciembre de 2016

Monólogo del hombre que se descubre mujer

Hoy he descubierto que soy una mujer. Esto no tendría la menor importancia si no fuera porque me llamo Luis, tengo 36 años y soy un hombre. Aunque no me he expresado bien, no he descubierto que soy una mujer, sino que también soy una mujer, porque claro, yo ya sabía que soy un hombre. Para ser exactos: yo solo sabía que soy un hombre.

No ha cambiado mi sexo ni quiero cambiarlo, no han cambiado mis gestos ni mis gustos, ni quiero cambiarlos, pero he conocido a un hombre y lo quiero para mi solo, quiero que me quiera, que solo piense en mí, que me bese, que me abrace, que me acaricie, tenerlo dentro de mí, retenerlo y que luego me añore, no pueda vivir sin mí y quiera protegerme.

Por eso he descubierto que soy una mujer... además de un hombre.

Pedro Casas Serra

Monólogo del hombre que levita

Primero fue la necesidad de despegarme, el ochenta por ciento de lo que había en el suelo no me gustaba: suciedad, colillas, papeles, escupitajos, cáscaras de fruta... también estaban los pisotones, las zancadillas y los empujones.

Para ayudarme, me compré un canario y también me ponía arias de ópera en el tocadiscos: se trataba de conseguir elevarme. Tenía precedentes: los números de levitación de los circos y los ermitaños areopagitas de la antigüedad.

Y un día, al salir de casa, me di cuenta de que me había olvidado los zapatos. ¡No me los había olvidado!, ¡no tocaba de pies al suelo! Ahora, no sé si seguir, porque el mundo, en las fotos que recibimos de los satélites... ¡parece tan bonito!

Pedro Casas Serra

viernes, 23 de diciembre de 2016

No para los felices va mi canto...

No para los felices va mi canto
sino para los tristes, los desencantados.

Siguen naciendo niños.
Mujeres siguen pariéndolos con dolor.
Y hombres siguen mirando al cielo
con desconsuelo.

Siguen habiendo hambres, guerras,
beneficiando a unos, matando a otros,
y a los más obligándoles a extrañarse,
a partir en familia con el atillo al hombro.

Ya pueden decir misa, pronunciar discursos,
que seguirá siendo así, que no existe remedio,
y que solo la llegada del Armagedón
acabará con todo.

Sonriámonos con complicidad
y abracémonos para darnos calor:
Gloria a Dios en las alturas
y paz a los hombres de buena voluntad.”

Pedro Casas Serra

jueves, 22 de diciembre de 2016

Historia de amor en pocas palabras

Ojos
labios
lengua
manos
cabello
cuello
brazos
torso
nalgas
dedos
pies
pecho
cintura
vello
leche
…......peso
…...............beso.

Pedro casas Serra

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Mi niño bonito

Niño, ¡cómo me gustas
cuando vas de bonito,
con zapatos brillantes,
pantalones tejanos,
camisa blanca
y bien peinadito!

Niño, ¡cómo me llamas
al bailar sevillanas,
con tu culo torero,
taconeo marcial,
andares de gacela
y manos de gitana!

Niño, ¡cómo me enganchas
cuando me miras,
con tus cejas-peinetas,
pestañas-abanicos
y ojos-claveles
que riegas con esmero de jardinero!

Niño, ¡cómo me embrujas
cuando me hablas,
con dulzura de esclava
y gracejo de moro,
nieto de constructores
de la Torre del Oro!

Niño, ¡mi niño bonito!,
¡el más bonito del mundo!,
¡qué guapo eres!,
¡pastelillo de crema!,
¡azúcar candi!,
¡envidia de la tropa de churumbeles!

Pedro Casas Serra

martes, 20 de diciembre de 2016

¡Yo no sé lo que siento por ti!

Yo no sé lo que siento por ti
pero añoro tus besos,
y al pensar en tu cuerpo...
¡yo no se lo que siento!

Yo no sé lo que siento por ti
pero solo en ti pienso,
y al soñarme en tus brazos...
¡yo no se lo que siento!

Yo no sé lo que siento por ti
pero sé que estoy triste,
y que lejos de ti...
¡yo no se lo que siento!

Pedro Casas Serra

lunes, 19 de diciembre de 2016

Me enamoré al mirarte...

Me enamoré al mirarte,
cuando te vi, me sedujiste,
me prendió tu mirada,
tu forma de bailar me cautivó,
en la cama, tu ternura me envolvió,
me ganaste con tus efusiones,
me descubriste la posibilidad de la pareja...

Pero éramos demasiado diferentes,
a veces no te entendía,
no compartía tus puntos de vista,
no aceptaba tu conducta,
no me sentía apreciado, respetado por ti...
Por eso, me alejé de tu lado.

Pedro  Casas Serra

domingo, 18 de diciembre de 2016

Si de verdad quieres marcharte...

Si de verdad quieres marcharte,
hazlo inmediatamente:
levanta con cuidado el cobertor
para que no sienta frío,
y cierra despacio la puerta al salir
para no despertarme con el ruido.
Así, llegaré a pensar
que solo has sido un sueño.

Pedro Casas Serra

sábado, 17 de diciembre de 2016

Ícaro

Veo un inmenso azul y en él mi alma volando
hasta que se hace pequeña y apenas se ve.
Veo, bajo mí, la tierra como un mantel de colores,
y las nubes a mi alrededor que me acompañan.
Lleno los pulmones de aire, que es realmente puro aquí,
y recibo el sol sin obstáculos que hagan sombra.
Aunque estoy solo, no estoy triste,
porque todo es hermoso y me siento flotar.
No siento pesadumbre porque no peso nada,
ni tengo confusión porque soy transparente.
El sol, el aire, las casas de allá abajo
forman un todo con el pasado, las lágrimas, los besos...
y sin pensar, sin querer, sin penar,
me voy elevando hacia las estrellas.

Pedro Casas Serra

jueves, 15 de diciembre de 2016

Azul

Para Enrique, con ritmo de rumba.

Azul tiene a rosado encadenado,
no puede liberarse ni un momento,
azul de día, azul de noche,
sin azul, mi vida es un derroche.

Rosado trae a azul a mi costado,
no deja en el camino ni un detalle,
rosado enamorado, rosado atento,
sin azul, mi vida es un tormento.

Azul tiene a rosado entristecido,
no pueden acallarse sus lamentos,
azul dormido, azul despierto,
sin azul, mi vida es un desierto.

Rosado quiere a azul apasionado,
no deja de soñarlo un solo instante,
rosado cariñoso, rosado zalamero,
sin azul, no sé ni lo que quiero.

Azul viene tu cuerpo a mi memoria,
rosado te envío yo mi pensamiento,
azul querido, azul añorado,
sin azul, ando desesperado.

Pedro Casas Serra

Niño que vas a la fuente...

Niño que vas a la fuente
con el cántaro blanco,
¡saca el agua dulce!,
¡que suenen guijarros
al bajar la cuesta
de regreso a casa!

¡Estalla la luz
por entre las hojas
que mueve el aire,
oyéndose un roce
como el de tus piernas
cuando se abren!

¡Tu canción
en volutas de humo
se pierde en el aire,
quedando el aroma
de alguna palabra
más amable!

Niño redondo,
¡color de nata fresca
y remolacha!,
¡peinado de sudor!,
¡vestido de sonrisa!,
¡calzado con la brisa!

Pedro Casas Serra

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Tu beso

Es tu beso como el vino . . . . .. . . . . Para mis labios sedientos
para mis labios sedientos, . . . . . . . . es tu beso como el vino,
es el néctar más divino,  . . . . . . . . . .resucita hasta los muertos,
resucita hasta los muertos.  . . . . . . . es el néctar más divino.

Es el néctar más divino . . . . . . . . . . Resucita hasta los muertos,
para mis labios sedientos, . . . . . . . . es el néctar más divino,
es tu beso como el vino, . . . . . . . . .  para mis labios sedientos
resucita hasta los muertos. . . . . . . . .es tu beso como el vino.

Pedro Casas Serra

martes, 13 de diciembre de 2016

Un minuto

Son las once
y treinta y tres
de la mañana,
(cierro los ojos)
el sol calienta mi cara,
el aire es fresco,
se oyen los pasos
y las voces
de unos escolares,
se escucha el canto
de las cotorras
y el zureo
de las palomas,
suena lejano
el rumor del tráfico,
(abro los ojos)
sus sombras
se mueven con ellos
- los escolares -
distintos verdes
en los árboles,
algunos marrones
en el suelo
y el gris-azul-plata
del cielo,
forman la postal
que veo
desde el banco
en que sigo sentado
a las once
y treinta y cuatro.

Pedro Casas Serra

lunes, 12 de diciembre de 2016

La barca

Estirando las horas
siento pasar el tiempo.
Si el grito es tan fugaz
y tan largo el silencio,
prefiero hundir mi barca
en el recuerdo.

Sabe mejor el aire
conteniendo el aliento.
Brevemente sentidos,
tu olor, tu piel, tus besos...
navegan para siempre
hacia mi encuentro.

Pedro Casas Serra

domingo, 11 de diciembre de 2016

Levemente

Te contemplo
levemente echado,
tu cuerpo levemente abandonado,
respiras levemente
y la erección...
mantienes levemente.

Te miro,
acaricio tu pelo levemente,
beso tu cara levemente
y en el cuello...
te soplo levemente.

Y levemente me sonreirás
y entreabrirás tus ojos,
cuando muy,
muy levemente,
te diga al oído: guapo

Pedro Casas Serra

martes, 6 de diciembre de 2016

Los tres regalos

En los días pasados
me han hecho tres regalos:

El primero una flor
sin apenas color,
pero con su fragancia
me perfuma la estancia.

El segundo un cachorro
de perro de mil leches,
que me llena de babas
cuando entro por la puerta.

El tercero es un gato
de aspecto mojigato,
que cuando me desnudo
ya me espera en la cama.

No necesito más
para vivir feliz:
huelo bien, voy lavado
y duermo calentito.

Pedro Casas Serra

Esta mañana, te he visto, amor...

Esta mañana, te he visto, amor,
en Plaza Cataluña llevando a un niño de la mano
- era tu paso y era tu ternura.
Y después, en las Ramblas, te he vuelto a ver, amor,
sentado en la terraza de un bar,
mirando a la gente con tu expresión reconcentrada y ausente.
Y he vuelto a verte en un banco del puerto,
en abandono, con los ojos cerrados calentándote al sol.
Y aún te he visto otra vez, en el autobús que pasaba:
era tu nariz, amor, era tu frente.

Pedro Casas Serra

lunes, 5 de diciembre de 2016

Así de claro

Tu los llevas bien puestos
y como hombre cumples,
no pides nada más que lo que ofreces,
así de claro, un hombre.

Fuera afeminamientos y rarezas,
que trempe y que penetre,
de ahí lo de morboso de tu anuncio,
así de claro, un hombre.

Que has estado casado
y puedes distinguir lo que es un hombre
que te merezca a ti,
así de claro, un hombre.

Porque a tí no te toman más el pelo,
que estás hasta los huevos
de tanto mariquita suelto.
Así de claro.

Pedro Casas Serra

viernes, 2 de diciembre de 2016

La mariposa

¿Eres el mismo
- enfundadas las piernas
en medias de seda, rodeado
tu sexo por un aro
y aspirando popers -
que hace cinco minutos
estaba sentado en el salón?

Como una crisálida
- deshaciéndote de la ropa,
de las gafas y del reloj,
de la prisa, del gesto contenido -
te has abierto
mostrando tus nuevos atributos,
te has hecho mariposa.

Extraño ser
- que ni corre ni vuela
pero flota y se expande
y que suena y que brilla
y que endulza -
listo para apresarme,
peregrino del tiempo.

Tu vientre
-rodeado de ojos y de manos,
de narices que aspiran,
de bocas que humedecen
y de pieles brillantes-
caliente cual crisol,
es mi reclamo.

Déjame probar
- borracho de deseo
incontenido que palpita
y calienta mi cuerpo
convulso y anacrónico -
duro y suave,
la dulzura de tu miembro.

Eres dios
- por tu fuerza, tu vigor,
tu potencia, tu calor,
tus gemidos,
tu dulzura, tu destreza,
tu suavidad, tu ligereza -
eres diosa.

Pedro Casas Serra



jueves, 1 de diciembre de 2016

Menú para un día de fiesta

Procuraos un pollo
de buen tamaño
(ni tierno ni pasado)
un kilo de cerezas
(mejor sin rabo)
un plátano verde
y una naranja grande.
Lavadlo, desplumadlo
y untadlo bien de grasa.
Introducidle una a una
las cerezas,
y el plátano pelado
que haréis que sobresalga.
Cortadle a la naranja
sus extremos,
oradad su interior
formando un tubo
y ponédsela al pollo
en la otra pata.

No hay más que revolver
y... ¡buen provecho!

Pedro Casas Serra

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El balancín

Es nuestra vida como una brisa suave
que apenas se levanta ya se apaga,
miramos hacia atrás y vemos la mañana,
miramos adelante y ya no vemos nada.

No ha mucho tiempo éramos solo niños
inseguros al dar nuestros primeros pasos,
pronto otra vez iremos inseguros
y necesitaremos apoyo de otros brazos.

Aprendimos a amar mientras mamábamos,
nuestros cuerpos de adultos entregamos,
lo que quisieron darnos, recibimos,
y si algo nos queda, al fin lo exhalaremos.

No contaba el futuro cuando todo lo era,
vivimos luego eterno y estruendoso presente,
apareció el dolor y con él el pasado,
y aprendimos a ver y a escuchar hacia adentro.

Íbamos proyectados por un impulso ciego,
todo lo resumían cuatro verdades ciertas,
llegaron las caídas y las desilusiones,
y nos fuimos frenando al surgir las preguntas.

En la memoria queda la piel cálida y fresca,
los miembros que se estiran, los huecos que se llenan,
las mentes que se incendian, los sexos que gotean,
las sombras que se acortan cuando tan solo la memoria queda.

Pedro Casas Serra

martes, 29 de noviembre de 2016

¿Qué te ha hecho la rosa?

¿Qué te ha hecho la rosa
para que pases junto a ella sin mirarla,
despreciando su color y su fragancia
que te ofrece como un regalo inesperado?

¿Qué te ha hecho la aurora
para que impidas con cortinas y celajes,
que penetre en tu alcoba y te despierte
con su lengua caliente que anuncia la mañana?

¿Qué te ha hecho la brisa
para que te cubras con mantones y pañuelos,
privándole de acariciar tu rostro y alborotar tu pelo,
convirtiéndolos en radiante sol y en fugaz cometa?

Pedro Casas Serra

lunes, 28 de noviembre de 2016

Cuando las hojas...

Cuando las hojas alfombran los paseos
y en los parterres no hay más flores
que alguna medio muerta en las adelfas;
cuando las copas de los árboles
amarillean y empiezan a enseñar sus ramas
cual muñones desnudos; cuando palomas
y cotorras se reflejan en el cielo
como en un espejo de plata bruñida;
cuando ves a la gente enfundarse el jersey
y cambiar sus sandalias por zapatos...
entonces, puedes decir que se acabó el verano.

Pedro Casas Serra

domingo, 27 de noviembre de 2016

Pocas cosas hay...

Pocas cosas hay, como entrar
en el mar despacio y que el agua
vaya subiendo por tu cuerpo,
produciéndote diversas sensaciones
según la parte del mismo que alcanza,
nadar unas brazadas alejándote
de la orilla y dejarte balancear
haciendo el muerto, y si es un día
de ésos en los que hace resaca,
vencer la misma y al llegar
donde rompen las olas, arrojarte
a la arena como un madero viejo.

Pedro Casas Serra

sábado, 26 de noviembre de 2016

La campana de Santa María

Suena la campana de Santa María
y suena cascada. Por el monumento
a los que cayeron en mil setecientos
se pasea un gato. Sentado en un banco,
bajo dos moreras, el juego contemplo
de luces y sombras que el sol va formando
sobre sus cimientos. Pasan transeúntes,
más no pasa el tiempo, si no fuera porque,
y siempre cascada, suena la campana...

Pedro Casas Serra

viernes, 25 de noviembre de 2016

Justo anochecía...

Justo anochecía cuando nos conocimos
Un día de verano del 92, en
La hora que la luz se funde con las sombras
Y nos envuelve un aura mágica
Anunciando que algo va a ocurrir.

Tenías el aspecto de un estudiante perdido en un examen.
Enlazamos las manos y 

Aspiramos nuestro aliento
Mientras nos descubríamos,
Observando un tesoro que espero dure siempre.

Pedro Casas Serra

jueves, 24 de noviembre de 2016

La charca

Hasta aquí me trajo la soledad
que sirviéndome de traje me acompaña.
¿Qué más da que me mueva entre la gente
si entre ella no hallan eco mis palabras?
He caminado mucho, doblado mil esquinas,
para no hallar detrás sino otra esquina y otra.
He gritado, he cantado, he hablado, he suspirado...
y mi voz se ha perdido entre millones de otras.

Por eso, al divisar la flor de las adelfas
en el arroyo seco, me he acercado
y he encontrado la charca de aguas verdes,
festoneada de juncos y de cañas, similar a un espejo,
y cansado, me he echado junto a ella, en su orilla,
y he entornado los ojos para hallar el reposo
y encontrarme a mí mismo, ya que no encuentro a otro
que atienda mis razones y me entregue las suyas.

Y al abrirlos, he visto dobladas mis facciones,
y la misma pregunta al fondo de otros ojos,
y me he alzado deprisa, en un acto reflejo,
dispuesto a abalanzarme en el agua a su encuentro,
cuando una mano firme me ha aferrado del hombro
y al girarme, he encontrado, junto a mí, a mi reflejo.

Pedro Casas Serra

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Canción de tu mano

Dame tu mano, niño, dame tu mano
y llegaré a la luna, dame tu mano.


Montado en un cometa aparcaré en el sol,
usaré las estrellas de chalets de verano.

Dame tu mano, niño, dame tu mano
y llegaré a la luna, dame tu mano.


Subiré a un tiovivo formado por planetas,
jugaré al escondite en las constelaciones.

Dame tu mano, niño, dame tu mano
y llegaré a la luna, dame tu mano.


Tumbado a la bartola, dormiré en las galaxias,
andando el universo, escucharé el big bang.

Dame tu mano, niño, dame tu mano;
para poder hacerlo, dame la mano.


Pedro Casas Serra

martes, 22 de noviembre de 2016

“CADENES” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)

CADENES

Aquest vaixell no vol partir jamai.
Obsessió monstruosa de cadenes
que pesen damunt mi.
   I aquest vaixell
no vol partir.
  No vol partir.
    Estirar-les.
¡Per favor, aquest vaixell, aquest vaixell,
que surti ja del port amb les cadenes!
Només imaginar el ferro dur
entre l'aigua brillant i els xocs metàl.lics
i el vaixell caminant i el gran fum negre...
Quin gran sospir, quin aire, quin gran vent!
Només imaginar-ho!
   Quina joia
de córrer tot el port, lliure, i tombar
enfollit dins el fang i l'aigua bruta!
I sentir les cadenes allunyant-se
rere el vaixell de foc i de fum negre...

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)



CADENAS

Este barco no quiere partir nunca.
Obsesión monstruosa de cadenas
que pesan sobre mí.
   Y este barco
no quiere partir.
  No quiere partir.
    Estirarlas.
¡Por favor, este barco, este barco,
que salga ya del puerto y las cadenas!
Solo imaginar que se va el hierro
entre el agua brillante y los choques metálicos
y el barco navegando y el inmenso humo negro...
¡Qué gran suspiro, qué aire, qué gran viento!
¡Tan solo imaginarlo!
   ¡Qué alegría
de correr todo el puerto, libre, echarme
loco dentro del barro y agua sucia!
Y sentir las cadenas alejándose
tras el barco de fuego y de humo negro...

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 21 de noviembre de 2016

“AL FONS DEL VELL CARRER...” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)

AL FONS DEL VELL CARRER...

Al fons del vell carrer
i dansaven sardanes,
d’homes i dones bull
la plaça endiumenjada;
aquell matinet d’or
era ple de rialles,
de besos i de crits
i braçades en l’aire,
de cares radiants,
desitjos i esperances.

Si sospirava el cor,
sospirava debades,
no podia trobar,
no trobava una imatge
que no fos de consol
i d’alegria sana.
Caminava pel món
ple de gran malaurança
cercant només la mort
-i era tot joia clara-.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)



AL FINAL DE LA CALLE...

Al final de la calle
se bailaban sardanas,
llena de varias gentes
la endomingada plaza;
la mañanita de oro
de risas se colmaba,
de besos y de gritos
y en el aire abrazadas,
caras resplandecientes,
deseos y esperanzas.

Si suspiraba el alma,
en balde suspiraba,
no podía encontrar,
no encontraba una estampa
que no fuera de alivio
y de algazara sana.
Iba yo por el mundo
colmado de desgracia
solo buscando muerte
-todo era joya clara-.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 20 de noviembre de 2016

“MEDALLONS” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)

MEDALLONS

A Joaquim M. Bover

Guaitant per la finestra el sol d’estiu
daurava els pergamins, ja moridor;
reintella la pols i mig somriu
un cavaller antic dins la foscor.

Vora la taula vella de l’arxiu,
ell, assegut, fruïa la dolçor
del document trobat que tant li diu ...
Oh fam sagrada de l’historiador!

Alça els ulls i descansa un breu moment
imaginant el llibre que vindrà
i la dedicatòria més pomposa;

i mentres el sol tomba,lentament,
va desxifrant el fil de la confosa
història i pensa en un gloriós demà.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (poema no integrado en libro)



MEDALLONES

A Joaquim M. Bover

Viendo por la ventana el sol de estío
dorar el pergamino, ya mortal;
sacude el polvo y se sonríe a medias
un caballero anciano en la penumbra.

Junto a la vieja mesa del archivo,
él, sentado, gozaba la dulzura
del documento hallado aclarador...
¡Oh hambre sacra del historiador!

Alza los ojos y descansa un poco
imaginando el libro que vendrá
y la dedicatoria más pomposa;

y mientras el sol cae, lentamente,
va descifrando el hilo de la abstrusa
historia y piensa el futuro glorioso.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 19 de noviembre de 2016

“EN LA MEVA MORT” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

EN LA MEVA MORT

Estic cansat de tu, domini fosc
i tempestat de flama.
M’exaltaré damunt els horitzons
i trauré les banderes al desert
de la darrera cavalcada.
Reina d’aquestes hores, ara véns
tota brillant, armada.
Inútil desespert del vespre! L’alba
s’acosta ja amb l’espasa,
i l’ardor temerari que m’encén
allunya les estrelles.

Madrid, març 1936.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



EN MI MUERTE

Cansado estoy de ti, dominio oscuro
y tempestad de llama.
Me exaltaré encima de horizontes
y sacaré banderas al desierto
de la definitiva cabalgada.
Reina de estos instantes, ahora vienes
brillantemente armada.
¡Angustia inútil de la noche! El alba
se acerca con su espada,
y el ardor temerario que me enciende
aleja las estrellas.

Madrid, marzo 1936.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 18 de noviembre de 2016

“ESCOLTO LA SECRETA...” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

ESCOLTO LA SECRETA...

Escolto la secreta
harmonia de l'aire
i l'ardor que tremola
d'unes grans aigües lliures.

Ales i dansa!  Déus
que ara passen i canten
altes músiques! Llum
dels ulls sagrats i verges!

Estic sol en aquestes
ombres i sento caure
ones de sang, enmig
d'una alba trista i aspra.

Barcelona, setembre 1936.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



ESCUCHO LA SECRETA...

Escucho la secreta
armonía del aire
y el ardor tembloroso
de grandes aguas libres.

¡Alas y danza!  ¡Dioses
que ahora pasan y cantan
altas músicas! ¡Luz
de sacros ojos vírgenes!

Me encuentro solo en estas
sombras y oigo caer
olas de sangre, en medio
de un alba triste y áspera.

Barcelona, septiembre 1936.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 17 de noviembre de 2016

“ARDENT HIMNE” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

ARDENT HIMNE

Aquestes són les hores de sols velocíssims,
i ara cavalquen uns homes de llargues cabelleres,
per damunt les escales del vent, cavalls de somni.

S'eleven a fogueres abrivades,
mouen el fum vermell i la tenebra roja
i empenyen els reflexos de l'incendi.
Arriben a les nits que bateguen de foc,
corren per diamants cremats, arena, cendra.
Per les ones roents dels paradís,
volen damunt les flames afuades.

Homes alats de llargues cabelleres combaten
amb l'espasa del vent i de la llum.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



ARDIENTE HIMNO

Estas son las horas de soles velocísimos,
y unos hombres de largas cabelleras cabalgan ahora,
por encima de las escaleras del viento, caballos de sueño.

Se elevan a hogueras azuzadas,
mueven el humo encarnado y la tiniebla roja
y empujan los reflejos del incendio.
Llegan en las noches que laten de fuego,
corren por diamantes quemados, arena, ceniza.
Por las olas candentes del paraíso,
vuelan sobre las llamas aguzadas.

Hombres alados de largas cabelleras combaten
con la espada del viento y de la luz.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

“RONDA AMB FANTASMES” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

RONDA AMB FANTASMES

A E.Nicol

Les filles del silenci present i vigilant
em porten sempre a la perversa llunyania,
saben el meu espant, el meu instant d'espant,
d'isolament, melanconia i agonia.

Oh ciutat dels terrors! Entre les avingudes
estèrils -arbres lívids de la tardor!- viuré
l'hora impura de les aspres angúnies mudes,
amb la por de morir tot sol en el carrer.

Terror entre les sales buides, quan veig el llit
amb el mort, viu entre els llençols, i serenades
a la plaça i remor de ganivets, enfora,

més terrible per tantes coses endevinades
durant la fuga, per les fosques, allà on plora
l'esquelet mossegat pels gossos de la nit.

Palma, estiu 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



RONDA CON FANTASMAS

A E.Nicol

Las hijas del silencio presente y vigilante
me llevan siempre a la perversa lejanía,
conocen mi espanto, mi instante de espanto,
de aislamiento, melancolía y agonía.

¡Oh ciudad de terrores! Entre las avenidas
estériles -¡árboles lívidos del otoño!- viviré
la hora impura de las ásperas congojas mudas,
con el miedo de morir solo en la calle.

Terror entre las salas vacías, cuando veo la cama
con el muerto, vivo entre las sábanas, y serenatas
en la plaza y rumor de cuchillos, afuera,

más terrible por tantas cosas adivinadas
durante la fuga, por las oscuridades, en donde llora
el esqueleto mordido por los perros de la noche.

Palma, verano 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 14 de noviembre de 2016

“EL CAPTIU” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

EL CAPTIU

I

Llum, jovenesa de l'aire,
em trobes en camins alts i salvatges.
Àngel, baixa del cel amb el glavi a la mà,
amb el crit esmolat que minva gravideses.
No sóc el caçador que s'ha perdut
entre sols incipients, entre torres caigudes.
Ara cantes deliris en el darrer graó,
sota les roques que estan sota les roques,
a l'indret insegur
on cau el silenci de les cendres
i les fulles il.luminen els vents
i els cavalls fan sonar una pols remotíssima.
No em salvaran els vermells secrets, enfervorits-

-Per mi t'atansaràs
al riu encès que passa,
a la llum que defineix les coses
que han estat donades als noms,
quan cada llunyania pren
angoixes de veritat.
Volaràs sobre la vorera incendiada,
albatros cobejat pels mariners, tan forts.
Presoner! Oblida la platja deserta! Viu
pressa de segles en instants
i estalonar-se de moments
avars de llur estridència.
El camí d'esculls finirà.
Arriba l'àgil eixutesa.
Només els meus ulls en els teus
i, en decantar-los, no veuràs res nou
(fúria falaguera de pesos,
desesperació dels vents).
-No facis senyes al vaixell que passa:
no té banderes per a contestar-te.
Que els teus braços s'elevin i exaltin,
nauxer d'aquesta lívida llacuna.

-Llum, jovenesa total,
en el silenci s'asseu
la lassitud més pàl.lida d'esforços
amb les mans plenes de castells.

II

Jo sé la gran imatge
madura de sublim seguretat.
Jo sé quina gran libació
ens aclarirà les tenebres.
Només recordo la muntanya
i els pins i el vent
i la lluita dels homes
i el gran silenci de després,
vora la pau tranquil.la de la tarda.
Astres únics, patètica
unitat del torrent i l'aigua clara.
Capvespre simple, tímid
de la força suprema de les coses.
I només jo, assegut damunt el cim,
intel.ligència als ulls damunt les coses.
El perill es saturava de mi
i la nit em pressentia.
Nit sense arbres, ni l'aire
sobre la tempestat del rostre.
Nit de l'Àngel, ciutat tancada
a l'exèrcit de barons valents.
Jo vaig pujar a la fortalesa
i les mans em tremolaren.
Sé quin és el despertar de després,
argila entre penyes,
aigua brava de l'ona i de la roca.
Alba sense àngels, sense ocells,
alba de cristalls i de veus,
forn apagat,
entre els murs del somni i la via
de la batalla tremolosa.
Jo sóc l'heroi d'aquesta veritat
i em redreçava, increat, pur,
per cantar el meu himne:

-He vist la vostra ofrena, he fruït del vostre do
sobre la sang dels homes i les coses.
Cilici de la mort
entre la pau de valls desconegudes.
He lluitat amb tota la nit
adelerada de silencis.
Entre geometria de fàbriques,
l'alba.
Tortura de vidres i crits,
parany de la matinada.
Sepulcre de braços i febres
sense l'instint de llibertat!
Presons de l'aire! Governo
el furor incert de l'aire!

Barcelona, gener-febrer, 1934.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



EL CAUTIVO

I

Luz, juventud del aire,
me encuentras en caminos altos y salvajes.
Àngel, baja del cielo con la espada en la mano,
con el grito afilado que mengua gravideces.
No soy el cazador que se ha perdido
entre incipientes soles, entre torres caídas.
Cantas ahora delirios en el peldaño último,
bajo las rocas que están bajo las rocas,
en el lugar inseguro
donde de las cenizas cae el silencio
y las hojas iluminan los vientos
y los caballos hacen sonar un polvo remotísimo.
No me salvarán, enardecidos, los rojos secretos.

-Por mí te acercarás
al encendido río que pasa,
a la luz que define las cosas
que han sido dadas a los nombres,
cuando toda lejanía adquiere
anhelos de verdad.
Volarás sobre la orilla incendiada,
albatros codiciado por los marineros, tan fuertes.
¡Prisionero! ¡Olvida la playa desierta! Vive
prisa de siglos en instantes
y perseguirse de momentos
avaros de su estridencia.
El camino de escollos acabará.
Llega la ágil sequedad.
Solo mis ojos en los tuyos
y, al ladearlos, no verás nada nuevo
(furia lisonjera de pesos,
desesperación de los vientos).
-No hagas señas al barco que pasa:
no tiene banderas para contestarte.
Que tus brazos se eleven y exalten,
piloto de esta lívida laguna.

-Luz, juventud total,
en el silencio se asienta
la lasitud más pálida de esfuerzos
con las manos llenas de castillos.

II

Yo sé la gran imagen
madura de sublime seguridad.
Yo sé qué gran libación
nos aclarará las tinieblas.
Solo recuerdo la montaña
y los pinos y el viento
y la lucha de los hombres
y el gran silencio de después,
junto a la paz tranquila de la tarde.
Astros únicos, patética
unidad del torrente y el agua clara.
Atardecer simple, tímido
de la fuerza suprema de las cosas.
Y solo yo, sentado sobre la cumbre,
inteligencia en los ojos sobre las cosas.
El peligro se saturaba de mí
y la noche me presentía.
Noche sin árboles, ni aire
sobre la tempestad del rostro.
Noche de Àngel, ciudad cerrada
al ejército de valientes varones.
Subí a la fortaleza
y me temblaron las manos.
Sé cuál es luego el despertar,
arcilla entre peñas,
agua brava de la ola y de la roca.
Alba sin ángeles, sin pájaros,
alba de cristales y de voces,
horno apagado,
entre los muros del sueño y la vía
de la batalla temblorosa.
Yo soy el héroe de esta verdad
y me erguía, increado, puro,
para cantar mi himno:

-He visto vuestra ofrenda, he gozado de vuestro don
sobre la sangre de los hombres y las cosas.
Cilicio de la muerte
entre la paz de valles ignorados.
He luchado con la noche entera
anhelosa de silencios.
Entre geometría de fábricas,
el alba.
Tortura de vidrios y gritos,
trampa de la madrugada.
¡Sepulcro de brazos y fiebres
sin el instinto de libertad!
¡Prisiones del aire! Gobierno
el furor incierto del aire!

Barcelona, enero-febrero, 1934.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

“TRAGEDIA SPETTACOLOSA” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

TRAGEDIA SPETTACOLOSA

I

L'ombra dels arbres sobre l'herba es teva
i el vi dins els cristalls encesos, blancs,
fill de noces terribles entre el sol i la terra.
El dia morirà si tu dius el secret,
el secret de la sang, el despòtic secret
que et nua a cada solc i a cada núvol.
Infant que saps paraules revelades:
presideix el suplici de la tarda!
Desvetlla't en el vent de cada fulla,
com una flama perseguida d'aires.
Deslligaràs les feres i les brases,
palau del foc i palau de la carn.


Carenes i serrals cremen altíssims.
Proclamen el martiri de la tarda.
Ball de vents, progrés de la primavera,
bressa l'infant i encén magranes, prunes.

II

Les banderes, les proes dels grans vaixells de l'aigua
trenquen fogueres de rosers incendiats.
Cabelleres de l'aire, cabelleres de l'aire
dins els boscos, dins els jardins il.luminats.

Trompetes militars de l'incendi retrunyen,
embriagues de l'aigua vénen secretament i vetllen
l'alba lassa i amarga dels despertars marins.

Barcelona, juny 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



TRAGEDIA SPETTACOLOSA

I

La sombra de los árboles sobre la hierba es tuya
y el vino en los cristales encendidos, blancos,
hijo de la terrible boda entre el sol y la tierra.
El día morirá si dices el secreto,
el secreto de la sangre, el despótico secreto
que te ata a cada surco y a cada nube.
¡Niño que conoces palabras reveladas:
preside el suplicio de la tarde!
Desvélate en el viento de cada hoja,
como una llama perseguida de aires.
Desatarás las fieras y las brasas,
mansión de fuego y mansión de carne.


Oteros y collados arden altísimos.
Proclaman el martirio de la tarde.
Baile de vientos, auge de primavera,
acuna al niño y arde granadas, prunas.

II

Las banderas, las proas de bajeles del agua
rompen hogueras de rosales incendiados.
Cabelleras del aire, cabelleras del aire
en los bosques, en los jardines iluminados.

Trompetas militares del incendio retumban,
ebrias del agua vienen secretamente y velan
el alba lasa, amarga, de despertares náuticos.

Barcelona, junio 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 12 de noviembre de 2016

“A MALLORCA, DURANT LA GUERRA CIVIL” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

A MALLORCA, DURANT LA GUERRA CIVIL

Verdegen encara aquells camps
i duren aquelles arbredes
i damunt del mateix atzur
es retallen les meves muntanyes.
Alli les pedres invoquen sempre
la pluja difícil, la pluja blava
que ve de tu, cadena clara,
serra, plaer, claror meva!
Sóc avar de la llum que em resta dins els ulls
i  que em fa tremolar quan et recordo!
Ara els jardins hi són com músiques
i em torben, em fatiguen com en un tedi lent,
El cor de la tardor ja s'hi marceix
concertat amb fumeres delicades.
I les herbes es cremen a turons
de cacera, entre somnis de setembre
i boires entintades de capvespre.

Tota la meva vida es lliga a tu,
com en la nit les flames a la fosca.

Barcelona, setembre 1937.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



A MALLORCA, DURANTE LA GUERRA CIVIL

Verdean todavía aquellos campos
y persisten aquellas arboledas
y sobre el mismo azur
se recortan mis cumbres.
¡Alli las piedras invocan siempre
la lluvia difícil, la lluvia azul
que viene de ti, cadena clara,
sierra, dicha, luz mía!
¡Soy avaro de la luz que me queda en los ojos
y que me hace temblar si te recuerdo!
Ahora los jardines son allí como música
y me turban, fatigan como en un tedio lento.
Ya el corazón de otoño se marchita
concertado con finas humaredas.
Y las hierbas se queman en colinas
de caza, entre los sueños de septiembre
y las nieblas teñidas de crepúsculo.

Toda mi vida está ligada a ti,
como en la noche las llamas a la sombra.

Barcelona, septiembre 1937.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 11 de noviembre de 2016

“OH PERESA DEL AIRE...” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

OH PERESA DEL AIRE...

Oh peresa del aire, com es bada
la mel, la seda i el vellut diàfan
dels núvols que s'arboren i s'agafen
a la roda del cel il.luminada!

La cambra de les ombres s'endomassa
amb aquella claror i aquella flaire
desfeta en l'alenada lleu de l'aire
aturat en el núvol gris que passa.

Tots els batecs del vent són en desmai,
absents d'aquesta terra meva, morta,
i nomésjo sento fremir l'espai,

remotíssim, d'una ala que s'emporta
-flames del cel al cel, tumult, esglai-
a l'alta solitud la veu més forta.

Palma, 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



¡OH PEREZA DEL AIRE...!

¡Oh pereza del aire, como encanta
seda, miel y el belludo diáfano
de nubes que tremolan y se agarran
a la rueda del cielo iluminada!

La estancia de las sombras se tapiza
con aquel resplandor y aquel olor
deshecho en el aliento leve de aire
detenido en la nube gris que pasa.

Los latidos del viento se desmayan,
ausentes de esta tierra mía, muerta,
y solo yo temblar siento el espacio,

remoto, de una ala que se lleva
-llamas del cielo al cielo, turba, miedo-
a la alta soledad la voz más fuerte.

Palma, 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 10 de noviembre de 2016

“AUCA” de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)

AUCA

A Gafim

Retorno a les festes llunyanes
quan la muralla de ponent
plena d'estàtues blanques sobre el mar
incendia la catedral amb palmeres polsoses
i pedres dins el xarol, diumenge de la Portella,
la primera vegada, cosins, amb marineras blaves.
Mira com es tanquen els vidres i dins la cambra la tarda,
la tarda es clou, la tarda damunt d'un llit d'agost, pots mirar-ho
des de qualsevol magraner;
sorprèn els racons del jardí i sabràs el secret de les vànoves,
dels sillons amb roba de llengos antiga, de les columnes entorcillades!
Vés al jardí, al costat de la marededeueta,
del safareig cansat de bressar les mateixes fulles,
hi ha les finestres que tenen el record del suïcida
i del boig que el va veure penjat i perdia la boca rient-se'n
amb els ulls tacats amb ombres com botons,
com els botons grocs de les margarides de la feixina,
a la Riera, més avall del Pont de Sant Pere,
on la Muralla no té canons sobre la Plana.
Jo n'hi he posats i enfonsaré els vaixells del Port.
Els peixos es mengen el Jaume I davant la Farola.
El Pare Vidal, endolat, s'ho mira desde la Riba.
El Pare Vidal Taüt crida els cuirassats anglesos.
Jaume I, t'ho dic, torna a sortir vestit de blanc,
i jo et faré portar sobre una tauleta d'eben
a la sala de rebre de can Robert Massanet,
i passaràs per l'entrada amb capitells jònics i pluja,
-una casa de senyors, una casa bona, amb criades;
estaràs dins una botella verda de vi de Binissalem,
Rei jaume I amb un matalàs d'arena!
El rei Jaume I amb un llençol de pols grisa
entra per la Llotja! Boters, atureu els martells,
canteu la cançó de Carmen Flors al Líric.
Ara passa el Jaume I pel carrer de la Mar.
…...............................................................Quadreu-vos,
carrabiners, saludeu el Capità amb la pistola!
Capità, a la glorieta, dispara sobre la multitud,
com si fossis el Polvorí que va esclatar amb el tro més gran de la terra
(no n'han sentit mai de més fort ni aquí ni fora Mallorca;
totes les vinyes s'aturaren i el vent es cenyia a les soques,
els pits de les noies fremien llur defensa blana,
i el Seminari masturba si Virgili les solituds
torna la lira renglera de canyes, xiulets i bellveures,
cossiols de clavells al terrat i l'estampa més grassa).
Darrera la persiana sé el moment del cos al mirall
i espio el munt de la roba vora la flassada blanca.
Vaixell, trenca els arcs, els quioscs, les lleones.
El passeig està fart de mirades
i encara no ha après el peu ni la cuixa sota la falda.
Si vas a la Rambla, vaixell, trenca el verd de les Caputxines.
Llança el teu fum sobre la mòmia de sor Tomasa.
-Sor Tomasa, que balla amb el cardenal Despuig vestit de diable.-
Sor Tomaseta, el vaixell vol tirar-vos dins un pou;
arri, cavallet, camina, vola per la carretera,
menja la coca de mel dins la maneta de l'àngel.
Portes la santa que sap com repiquen les campanes.
La nit es posa a vetllar dins els ullets de ma mare.
Ma mare, fadrina, canta al carrer de l'Om i broda.
Tambor, tamboret, tambor, broda, broda per la noça,
la noça demà passat, només amb una galera,
i tots a peu i després els tarongerars de Sóller.
És un braç inacabable a la teva quilla negra.
Rellotge, calla i no diguis que l'infant s'acosta.
Serà espasa i trencarà totes les cadenes;
les grises rengleres d'arbres li ensenyaran arts de bruixes;
el seu cap serà penjat a la Porta Pintada
i el guardaran a la ni, perquè no parli.

Barcelona, febrer 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel ( Imitació del foc, 1938)


AUCA

A Gafim

Retorno a las fiestas lejanas
cuando el muro de poniente
lleno de estatuas blancas sobre el mar
incendia la catedral con palmeras polvorientas
y piedras en el charol, domingo de la Portella,
la primera vez, primos, con marineras azules.
Mira cómo se cierran los cristales y en la estancia la tarde,
la tarde termina, la tarde sobre un lecho de agosto, puedes verlo
desde cualquier granado;
¡sorprende los rincones del jardín y conocerás el secreto de los cobertores,
de los sillones con tela de lienzo antigua, de las columnas retorcidas!
Ve al jardín, al lado de la virgencita,
del lavadero cansado de acunar las mismas hojas,
están las ventanas que tienen el recuerdo del suicida
y del loco que lo vio colgado y se desgañitaba riéndose
con ojos manchados con sombras como botones,
como botones amarillos de margaritas de fajina,
en la Riera, por debajo del Puente de Sant Pedro,
donde la Muralla no tiene cañones que apunten sobre la Plana.
Yo los he puesto y hundiré los barcos del Puerto.
Los peces se comen a Jaime I frente a la Farola.
El Padre Vidal, enlutado, lo mira desde la Riba.
El Padre Vidal Taüt llama a los acorazados ingleses.
Jaime I, te digo, sal otra vez vestido de blanco,
y te haré llevar sobre una mesita de ébano
al recibidor de casa de Roberto Massanet,
y pasarás por la entrada con capiteles jónicos y lluvia,
-una casa de señores, una casa buena, con criadas;
irás dentro de una botella verde de vino de Binissalem,
¡El rey Jaime I con un colchón de arena!
¡El rey Jaume I con una sábana de polvo gris
entra por la Lonja! Calafates, detened los martillos,
cantad la canción de Carmen Flores en el Lírico.
Ahora pasa Jaume I por la calle del Mar.
…...............................................................!!Cuadraos,
carrabineros, presentad armas al Capitán!
Capitán, en la glorieta, dispara sobre la multitud,
como si fueses el Polvorín que estalló con el mayor trueno de la tierra
(nunca se había oído más fuerte ni aquí ni fuera de Mallorca;
todas las vides se detuvieron y el viento se ceñía a las cepas,
los pechos de las chicas estremecían su blandas defensas,
y el Seminario masturbaba con Virgilio las soledades
vuelve la lira hilera de cañas, habas y pinillos,
cacitos de claveles en la azotea y la estampa más grande).
Detrás de la persiana sé el momento del cuerpo en el espejo
y espio el montón de ropa junto a la blanca manta.
Barco, rompe los arcos, los quioscos, las leonas.
El paseo está harto de miradas
y todavía no ha aprendido el pie ni el muslo bajo la falda.
Barco, si vas a la Rambla, rompe el verde de las Capuchinas.
Lanza tu humo sobre la momia de sor Tomasa.
-Sor Tomasa, que baila con el cardenal Despuig vestido de diablo.-
Sor Tomasita, el barco os quiere tirar dentro de un pozo;
arri, caballito, anda, vuela por la carretera,
come coca de miel en la manita del ángel.
Llevas a la santa que sabe como repican las campanas.
La noche se pone a velar en los ojitos de mi madre.
Mi madre, soltera, canta en la calle del Olmo y borda.
Tambor, taborcillo, tambor, borda, borda para la boda,
la boda de pasado mañana, sólo con una galera,
y todos a pie pasados los naranjales de Sóller.
Hay un brazo inacabable en tu quilla negra.
Reloj, calla y no digas que el niño se acerca.
Será espada y romperá todas las cadenas;
las hileras grises de árboles le enseñarán artes de brujería;
su cabeza será colgada en la Puerta Pintada
y la vigilarán por la noche, para que no hable.

Barcelona, febrero 1935.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 9 de noviembre de 2016

“NOMÉS UN ARBRE, A LA VORERA, de Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938) PORTA...”

NOMÉS UN ARBRE, A LA VORERA, PORTA...

Només un arbre, a la vorera, porta
el tremolor del mar, i el frec de fulles
retorna el benefici de les ones.

Les roques mortes en arenes mortes;
viuen només uns brins d'herba poruga.
Mar foll de gris i verd i força d'aire;
trenca cristalls sobre la costa blana!
Aprèn l'ombra llunyana, blava i blanca
dels núvols plens de vent i pròdigs d'ales.
Només en mi pots crèixer més i estendre
més pura sal, més amagada pedra,
i encara retrobar-te en camins foscos
per balenes remotes i algues velles.
Però jo m'he perdut en les planúries
que han oblidat la dansa, el crit de l'aigua,
entre alzines i roures, entre llunes
sense rius, sense pous, sense ones altes.

La Magdalena, agost 1934.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (Imitació del foc, 1938)



TAN SOLO UN ÁRBOL, EN LA ORILLA, TRAE...

Tan solo un árbol, en la orilla, trae
el temblor de la mar, y el roce de hojas
devuelve el beneficio de las olas.

Las rocas muertas en arenas muertas;
viven sólo unas briznas de hierba temerosa.
Mar loco en gris y verde y mucho aire;
¡rompe cristales en la costa blanda!
Ve la sombra lejana, azul y blanca
de las nubes con viento y llenas de alas.
Solo en mi crecer puedes más, tender
más pura sal, más escondida piedra,
y reencontrarte aún en caminos oscuros
de ballenas remotas y algas viejas.
Pero yo me he perdido en las llanuras
que olvidaron la danza, el grito de agua,
entre encinas y robles, entre lunas
sin ríos y sin pozos ni olas altas.

La Magdalena, agosto 1934.

Bartomeu Rosselló-Pòrcel
(Versión de Pedro Casas Serra)