sábado, 20 de julio de 2019

"La meva sang..." de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

La meva sang
- perquè has vingut -
pren camí, dolorosa-
ment, obrint-se vies
noves, cos endins.

I són de nou els mots
que mosseguen la carn
- com els ullals d’un talp -
per eixamplar-li els límits
del seu paisatge clos.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


Mi sangre
- porque has venido -
inicia el camino, dolorosa-
mente, abriéndose vías
nuevas, cuerpo adentro.

Y llegan de nuevo las palabras
que muerden la carne
- como los colmillos de un topo -
para ensanchar los límites
de su paisaje cerrado.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

"Perquè venies..." de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

Perquè venies
la sal a les parpelles
se’m fa desfici
de veure, endins de l’aigua,
sang i coralls en festa.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


Porque venías
con la sal en los párpados
me produce desasosiego
ver, dentro del agua,
sangre y corales de fiesta.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 18 de julio de 2019

"Som on es trenquen..." de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

Som on es trenquen
els vidres. Nua, oberta,
ferida, viva,
la meva sang s’abraça
i es coneix en la teva.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


Estamos donde rompen
los cristales. Desnuda, abierta,
herida, viva,
mi sangre se abraza
y se reconoce en la tuya.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 17 de julio de 2019

"DEIEN QUE ES DEIA AMOR" de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

DEIEN QUE ES DEIA AMOR

Era una bèstia estranya,
deforme, monstruosa,
macrocèfala, d’ulls
desorbitats i cecs,
de braços arrupits
i dits atrofiats
que no haurien sabut
retenir res. La boca
sempre oberta, expectant,
àvida com el buit,
voraç pou sense fons,
sense brocal, vivent.
Xisclava al meu costat.
Deien que es deia Amor.

Deien que es deia Amor.
Jo l’havia parit
- em deien – i era a mi
que em calia gronxar-lo
entre els meus braços nus.
Els meu pits no saberen
alletar-lo amb verí.

Deien que es deia Amor.
Dia a dia sentia
el seu mossec brutal
-vampíricament bell.

I, tanmateix, la sang
tèrbola, s’avivava
i em cantava a les venes,
per conjurar la por,
ambivalent, dual,
corrent cap a la fi.
I amb veu dolça cridava
aquell lent assessí
fins i tot quan dormia
sadollat del meu cos.

Deien que es deia Amor
i em deixaren amb ell
ben sola. Finalment
vaig matar-lo. Desfeta,
esquarterada, oberta,
com si una culpa immensa
apunyalés la lluna
del meu ventre, com un
suïcidi que em fes
altra vegada eixorca.

Deien que es deia Amor.
I ara que tu has vingut
no sé quin nom donar
a això que des del buit
germina cap a tu,
incertament encara,
cos endins, lluna endins.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


DECÍAN QUE SE LLAMABA AMOR

Era una bestia extraña,
deforme, monstruosa,
macrocéfala, de ojos
desorbitados y ciegos,
de brazos encogidos
y dedos atrofiados
que no habrían sabido
retener nada. La boca
siempre abierta, expectante,
ávida como el vacío,
voraz pozo sin fondo,
sin brocal, viviente.
Chillaba a mi lado.
Decían que se llamaba Amor.

Decían que se llamaba Amor.
Yo lo había parido
- me decían - y era yo
quien debía mecerlo
entre mis brazos desnudos.
Mis pechos no supieron
amamantarlo con veneno.

Decían que se llamaba Amor.
Día a día sentía
su mordisco brutal
- vampíricamente bello.

Y, sin embargo, la sangre
turbia, se avivaba
y me cantaba en las venas,
para conjurar el miedo,
ambivalente, dual,
corriendo hacia el fin.
Y con dulce voz llamaba
a aquel lento asesino
incluso cuando dormía
saciado de mi cuerpo.

Decían que se llamaba Amor
y me dejaron con él
completamente sola. Finalmente
lo maté. Deshecha,
descuartizada, abierta,
como si una culpa inmensa
apuñalara la luna
de mi vientre, como un
suicidio que me hiciera
otra vez estéril.

Decían que se llamaba Amor.
Y ahora que tú has venido
no sé qué nombre dar
a lo que desde el vacío
germina hacia ti,
inciertamente aún,
cuerpo adentro, luna adentro.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 16 de julio de 2019

"Riu glaçat..." de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

Per a Anna

Riu glaçat
no camina.

Barca estellada
ja ni somia
camins de sal,
camins d’onada.

Peix mort no sap
l’anell, la via
que du a l’entranya.

Lluna esglaiada
si s’ullprenia
d’aquest mirall
es corglaçava.

Perquè venies
la meva sang
ja caminava.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


Para Anna

Río helado
no fluye.

Barca astillada
ya ni sueña
caminos de sal,
caminos de ola.

Pez muerto no conoce
el anillo, la vía
que lleva en la entraña.

Luna asustada
si se hechizaba
de este espejo
se horrorizaba.

Porque venías
mi sangre
ya caminaba.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 15 de julio de 2019

"EVA" de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

EVA

I

Emergia una serp
de cada tros de pell
del meu cos i reptava
per l’arrelam, amunt,
fins al tronc i cenyia
l’arbre fosc del desig
sols per temptar-la. Jo
cloïa els ulls i en un
malson sense sortida
li trepitjava el cap.
Però de sobte tot
es capgirà:l’escena
atàvica es trencava
en mil trossos: fou Eva
qui m’oferí el dolcíssim
pecat amb gust de poma.


II

No sé si aquest ossari
de somnis que es podreixen
lentament, mal colgats
a palades pel temps,
pot fer de fonament
per a cap casa. Que
sigui, almenys, adob
per a una sola rosa,
afuada, tenaç
i gosada com tu
- i com cada sageta
dels teus pits, dels teus ulls -
i que, sabent-se a penes
mestressa d’un sol dia,
si cal, mori de llum
entre les teves dents.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


EVA

I

Emergía una serpiente
de cada trozo de piel
de mi cuerpo y reptaba
por las raíces, arriba,
hasta el tronco y ceñía
el árbol oscuro del deseo
solo para tentarla. Yo
cerraba los ojos y en una
pesadilla sin salida
le pisaba la cabeza.
Pero de repente todo
se invirtió: la escena
atávica se rompía
en mil pedazos: fue Eva
quien me ofreció el dulcísimo
pecado con sabor a manzana.

II

No sé si este osario
de sueños que se pudren
lentamente, mal enterrados
a paladas por el tiempo,
puede ser cimientos
para ninguna casa. Que
sea, al menos, abono
para una sola rosa,
aguzada, tenaz
y osada como tú
- y como cada saeta
de tus pechos, de tus ojos -
y que, sabiéndose apenas
dueña de un solo día,
si es necesario, muera de luz
entre tus dientes.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro Casas Serra)

"Sense tornada..." de Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)

Sense tornada
veus? La sang s’exilia.
Per l’altra porta
fa entrada, viva, roja,
la nova primavera.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)


Sin retorno
¿ves? la sangre se exilia.
Por la otra puerta
entra, viva, roja,
la nueva primavera.

Maria-Mercè Marçal (La germana, la extranjera, 1981-1984)
(Versión de Pedro nCasas Serra)