sábado, 15 de octubre de 2011

Estaba Luis en su piso... (para Pascual López Sánchez )

Estaba Luis en su piso
echado sobre su cama,
cuando milagrosamente
vino a visitarle un hada.

No te extrañes, Luis, -le dijo-
que no te has vuelto majara
ni estás para que te encierren,
que estas cosas también pasan.

Soy el hada de tus sueños,
alla en tu más tierna infancia,
como no sabía de ti,
vine a ver que te pasaba.

¿No te acuerdas, cuando chico,
corrías por las cañadas,
bebías agua en la fuente
y trajinabas las cabras?

¡Cómo reías de fuerte
cuando el sol por la mañana
te producía cosquillas
hasta que te levantabas!

Y en verano... ¡cuántas noches,
tumbado sobre una manta
y mirando las estrellas,
pasabas en la montaña!


Con los ojos muy abiertos,
Luis no decía palabra,
mientras que por su mejilla
le resbalaba una lágrima.

Pedro Casas Serra (15-10-2011)

2 comentarios:

  1. ¡Impresionante poema, para trasladar la sensación onírica a fuertes lazos de amistad!
    Te felicito amigo Pere.
    Un abrazo

    ResponderEliminar