sábado, 22 de octubre de 2011

Despreocupada cosa...

Andaba al otro día junto al río,
cuando en un viejo libro hallé esta silva,
como rosa tronchada, deshojada:

Despreocupada cosa,
sobre una flor está.
Suma de iridiscencia es su velo.
Perennemente ociosa
hoja que se levanta desde el suelo,
emprende aleve vuelo.
Como una nebulosa,
se va, se va, se va...

...

La noche fue serena,
hacía mucho frío,
y al levantarse el sol de madrugada
e iluminar la escena,
sólo halló de la cena,
una gota celeste y olvidada
que en cada yerbabuena
se dejó una sirena:
se llamaba Rocio.

Pedro Casas Serra (22-10-2011)

2 comentarios:

  1. Pere...
    la hoja rompe el silencio de la aurora
    cuando soplán los vientos
    para presenciar la iridiscencia del momento...

    (Poema a "Vuela ordenador" como comentario de: Despreocupada cosa...)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Joseba, por tu visita. Después de colgarlo, añadí a este corto poema otro, según he dejado finalmente.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar