jueves, 7 de enero de 2016

Toro

Y llego al toro de Osborne
que ofrece su cornamenta
al cielo claro o tormenta
sin nada que lo contorne.
Y no sorprende que orne,
mostrando sus atributos,
esa tierra para brutos
que celebra sus festejos
lanceándolo de lejos
y comiéndose sus frutos.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario