martes, 24 de febrero de 2015

Mi cuerpo es mi presente: Los 4 poetas

Fuera de esta selección y para acabar de forma más amable os ofrezco “Los 4 poetas” que dedico a cuantos han elegido a la poesía como vocación.

 
Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.

A lleva un pincel azul.
B sube corriendo las cuestas.
C ríe como un loco.
D da de comer a las palomas.

Para A, las mujeres no tienen ojos.
Para B, es más fácil dar un brinco que un paso.
Para C, sólo cuenta lo que se vive durmiendo.
Para D, cualquier sonrisa esconde un suspiro.

Las palomas corren como locas
para que no las pintemos.
¡Pobrecitas!, se pondrán
azules de subir cuestas
y al llegar arriba,
nos las comeremos.
¿O se nos comerán ellas
a nosotros?
Porque como somos medio
ciegos, vamos medio cojos,
medio dormidos y medio
atontados, fácilmente
podríamos caer en sus garras.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.

A ve caras donde hay macetas.
B oye hablar a los ruiseñores.
C tienta el aire y le huele colorao.
D se alimenta de silbidos.

A ríe a lágrimas.
B canta como rapaz en celo.
C habla a mordiscos.
D no sabe si llorar o callar.

Por eso, juntos formamos una
buena compañía de titiriteros
danzantes del vientre aulladores,
y seguro que no pasaremos
desapercibidos.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.

A no para de desenroscar bombillas.
B hace guiños a todos los semáforos.
C pontifica subido en los cubos de basura.
D va por la calle bailando charlestón.

Somos 4 locas que circulamos
en un coche de caballos
enjaezados, con el cabello
encrespado, las botas puestas y
el látigo de fustigar en la mano.

Que no nos vengan con monsergas,
porque los vamos a dejar
tiesos, tiesos de espanto,
con los ojos desorbitados y
babeando.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.

A asombrará las farolas.
B iluminará las calles.
C apagará los semáforos.
D hará reventar las cañerías.

No importa que no
nos escuchen, ni nos vean,
porque subiremos a todos
los áticos, bajaremos a todas
las cloacas, caminaremos
por todas las estaciones
y los mercados, nos
sentaremos en todos
los pupitres y paradas de autobús,
y allí donde haya un pié,
una mano, un corazón, unos ojos,
y una esperanza, llegaremos.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.

A va vestido de amor.
B contagia con su grito.
C hace juegos malabares.
D encierra un ruiseñor.

¡Menuda tropa!

A sólo tiene ojos.
B sólo tiene boca.
C sólo tiene manos.
D sólo tiene corazón.

Pero ¡cómo nos divertimos
juntos!, y juntos formamos
un ser monstruoso, gigantesco,
inenarrable, imposible
de imaginar,
que atiende al nombre
de LLUBAPEMÓN.
 
Pedro Casas Serra

Notas:
2. Ver la lectura que se hizo de este libro: https://www.youtube.com/watch?v=XtkUUoAy6u0

No hay comentarios:

Publicar un comentario