lunes, 23 de febrero de 2015

Mi cuerpo es mi presente: No para mí

No para mí” es una despedida. Un treno que, según el diccionario, es una composición que lamenta la muerte. La muerte es el “viaje definitivo”, título que dio Juan Ramón Jiménez a uno de sus poemas más famosos que empieza “...Y yo me iré. Y seguirán los pájaros cantando”. Yo igual, también me iré y seguirán los pájaros cantando. Pero eso es precisamente lo que yo quiero: que los pájaros, cuando yo me haya ido, sigan cantan para todos los que queden y por mucho tiempo. Quizá yo también los oiga.

 
Cardos que en el verano azuleáis
dando a la tierra un corazón marino,
senderos que orilláis con oro fino
los bosques que las hojas alfombráis,

corrientes que las aguas escanciáis
formando con las piedras concertino,
y osadas, con impulso repentino,
las plantas que encontráis, besando váis,

flores que os ofrecéis y enamoráis,
pájaros que endulzáis con vuestro trino
los cielos que en bandadas ocultáis...

Aunque no os crucéis hoy en mi camino,
bellezas tantas que en el mundo obráis,
sé que seguís ahí-o me imagino. 

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario