jueves, 12 de febrero de 2015

Mi cuerpo es mi presente: ¡Esperándote!

La siguiente poesía -“¡Esperándote!”- son unas preces. Las escribí hace 16 años. No iba dirigida a nadie en particular, tampoco la escribí para publicarla. Entonces, no escribía poesía para publicarla, sino para desahogarme, entenderme mejor, evadirme de mi realidad que no me agradaba y salir de la depresión en que me hallaba. No fue sino unos años después cuando me decidí a publicarla, pensando que podía ser útil a alguien, como me lo había sido a mí.

No deseo otra cosa sino dormir contigo
para encontrar tu muslo al alargar la mano.
¡Es todo tan difícil!

Son demasiados años de estar durmiendo a solas
perdido en una cama que se me ha vuelto grande.
¡Me falta la costumbre!

Cuántos instantes de placer perdidos
y cuánto gozo desaprovechado.
¡Hundieron mi conciencia en el pecado!

Maté mi alma, y mi cuerpo, liberado,
corre anhelando el abrazo del amigo.
¡Qué dulce es la ilusión!

Vivir es algo más que ver pasar los días,
es meterse hasta el cuello, es zambullirse.
¡Esperándote!

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario