domingo, 11 de enero de 2015

Las hieródulas

Afrodita tenía, meretricio,
un grupo de mujeres concurrido
que para el que quisiera ser cogido,
ofrecía a buen precio, buen servicio.

No se puede negar el beneficio
de en pío convertir lo maldecido,
hacer de lo prohibido, consentido
y de mal menester, un sacrificio.

No conviene sacar el mal de quicio
ni pensar que juntarse es pervertido
cuando en naturaleza tiene inicio;

que no deja de ser contrasentido
que esté desprestigiado hoy el fornicio
otrora por la diosa bendecido.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario