domingo, 4 de enero de 2015

Cídipe y Aconcio

Pensando está Aconcio un día
en Cídipe, la beata,
y cómo su amor podría
lograr sin meter la pata.

Aconteció que venía
al templo la mojigata,
de Artemisa, y la seguía
sierva poco literata.

A pies de la analfabeta
hace rodar un membrillo
con un escrito estribillo.

Y la ama por la cateta:
“Por Artemisa lo juro:
A Aconcio mi amor más puro.”

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario