lunes, 19 de enero de 2015

La Fany y el Lolo

-Vayamos a este sitio que es muy mono,
te enseñaré a bailar que es de buen tono.
Inocente y pueril como una oveja,
no ve la Fany el mal que allí le aqueja.

Y gasta en güisqui el Lolo su tesoro
porque la ingenua pierda su decoro.
Cuando la Fany está ya más que ciega,
a la pista la saca a la refriega.

La abraza entre sus garras como un lobo,
prometiéndose pronto dulce arrobo.
La Fany, hecha una fuente, vierte entera

desde la última copa a la primera.
Y queda el Lolo todo churretoso
mientras la Fany con su virgo hermoso.

Ésta, aunque parecida, no es la historia
de Dafne frente a Apolo, en la memoria.


Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario