miércoles, 25 de mayo de 2016

El velero

No te engañé. Te dije que lo nuestro
sería como embarcar en un velero,
que enfilando alta mar
deja la costa cada vez más lejos,
y que iniciado el viaje,
abandonarlo resulta muy difícil.

No sé si me creíste. Vivías un momento
de tantas ilusiones, de pasión tan grande,
que tal vez no me oíste,
no quisiste escucharme,
o bien pensaste
que era tan sólo imagen de poeta.

Levamos anclas. ¡Y fueron unos años
tan felices, sin que una nube
ensombreciera el plateado espejo!
¡Vivimos sensaciones!, ¡cruzamos horizontes!,
¡fondeamos en amores tan profundos
que el mar inmenso no pudo contenerlos!

Pero llegó la tempestad, silbaba el viento,
el velero crujía
zarandeado por los elementos,
y cuando todo parecía perdido
y el barco zozobrar,
presa del pánico saltaste por la borda.

La calma regresó, el maltrecho velero
siguió su rumbo,
pero ya no eran dos sus tripulantes,
y el que quedaba
sintió la soledad del holandés errante,
y que parte de él mismo
flotaba a la deriva entre las aguas.
Pedro Casas Serra

2 comentarios:

  1. Pedro, me ha gustado este poema que duele pero que refleja una realidad cada vez más frecuente en nuestra sociedad de uso limitado. Nada es para siempre, o tal vez sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Candela. Supongo que hay cosas que sí pueden ser para siempre, si abandonamos ideas preconcebidas, Un abrazo.

    ResponderEliminar