lunes, 30 de mayo de 2016

El querer de Elena

Amar también es hablar con los perros, los pájaros,
los árboles y los montes;
seguir la luna, de nueva a llena,
y las hojas de los árboles el día en que se abren;
ir del mar a la fuente
y ser pez, caracol y concha de peregrino;
imitar al cuclillo,
para darle de comer luego en la mano
y levantar el primero la vista al ruido de las palomas;
convertir con caricias las flores
en el don más preciado
y hacer ramos de colores antes de que se abran;
distinguir al vencejo del “rat penat”
en el cielo de la ciudad
y a la hormiga negra de la roja que pica;
acoger en casa a la golondrina y a la araña,
y conocer la dirección de las aves migratorias
al descubrir sus cadenas en el cielo.

Amar es mucho más que todo eso junto,
pero es menos
que quererme como tú me quieres.
Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario