viernes, 4 de junio de 2010

A la vez destructor y destruido

Viví primero para encontrarte,
luego viví para quererte,
mas tarde para olvidarte...
y ahora que has muerto
¿para qué he de vivir?

Sin verme reflejado en otros ojos,
sin que a nadie angustie mi tardanza,
¿quién soy?, ¿a dónde voy?
¡Sin compartirlo, qué poco vale todo!
Sin besos ni caricias, mi cuerpo me es ajeno.
Eran tus besos los que me daban cuerpo
y tus ojos la forma,
tus palabras me vestían,
tu alegría bombeaba mi sangre.

Es el amor quien crea,
quien hace a una mujer diosa de un hombre
y a un hombre, un héroe,
hablar al elocuente y callar al prudente.

Ahora, sin cuerpo ni alma, confundido,
a la vez destructor y destruido,
añorando un pasado irrecuperable,
buscando algo que no se definir,
a mitad de camino entre dos nadas...
¿puede darme alguien lo que yo deseo?,
¿es posible el amor de nuevo?

¿O debo conformarme con ir tirando,
y, ya que no feliz, mostrarme digno,
no quejarme, no infundir compasión,
no abandonarme...
serenamente pasar lo que me quede
y pensar en los otros que comienzan?

Pesa mucho el pasado
cuando no se vislumbra un camino
y el impulso inicial se va perdiendo.

Pedro Casas Serra (1989)

2 comentarios:

  1. Es el amor quien crea,
    quien hace a una mujer diosa de un hombre
    y a un hombre, un héroe,
    hablar al elocuente y callar al prudente.

    Maravilloso poema, Pedro!
    Sentimientos intensos,
    verdades en hermosos
    versos...
    Sí, es así, en el amor...
    Un beso, amigo
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste, María.

    Un fuerte abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar