martes, 13 de agosto de 2013

El río

Déjame ser como un río
de los que nacen cantando,
de los que oradan las rocas,
de los que parten los valles,
de los que besan los árboles:
como un río.

Déjame ser como un río
sin controlar mis venidas
ni aprovechar mi corriente,
sin secar mi caudal firme
ni desviar mi curso incierto:
como un río.

Déjame ser como un río
y dejaré que te bañes
en mis hoyos más profundos,
que sacies tu sed conmigo,
que te acuestes en mi orilla:
como un río.

Déjame ser como un río,
como un río vierte su agua
hasta morir en el mar.

Pedro Casas Serra (1987)

No hay comentarios:

Publicar un comentario