lunes, 20 de diciembre de 2010

Nadie sabe lo que nadie sabe

Hablan de sonrisas, de luces brillantes,
de bailes, de risas, de amor...
pero nadie sabe lo que nadie sabe.

Levantan altares, emprenden novenas,
hacen caridades, sufren penitencias...
cuando nadie sabe lo que nadie sabe.

No importa que lloren, que crucen los dedos,
que luzcan sombrero, que corran...
porque nadie sabe lo que nadie sabe.

Ahí, donde por fin despertarán...
¿habrá flores? ¿habrá ríos? ¿habrá pájaros?
¿O envueltos en la noche seguirán?

Al fin y al cabo,
nadie sabe lo que nadie sabe.

Pedro Casas Serra (11-02-2007)

2 comentarios:

  1. Ahí, donde por fin despertarán...
    ¿habrá flores? ¿habrá ríos? ¿habrá pájaros?
    ¿O envueltos en la noche seguirán?



    Profundo y verdadero!
    Bello poema, Pedro...
    Un beso, amigo
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Maria. Lo que habrá después de la muerte sigue siendo un misterio sin resolver porque nos resistimos a creer que no habrá nada.

    Un fuerte abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar