sábado, 27 de febrero de 2016

La cisterna

 
Eudaldo: Cual Prometeo
robaste el fuego a los dioses,
y al igual que a Prometeo
los dioses te castigaron.

Hoy me entristece tu muerte
y rebela la injusticia
de que fueras sancionado
por algo de amor robado.

“Felicidad: don de Dios”.
Nadie más podía decirnos
cómo, cuándo, ni con quién
debíamos acostarnos. 
...

Hacer posible el amor
como somos y sentimos,
sin límites ni barreras,
nos dejaste por botín.
Pedro Casas Serra


No hay comentarios:

Publicar un comentario