sábado, 5 de septiembre de 2015

Cuando las hojas...

Cuando las hojas alfombran los paseos
y en los parterres no hay más flores
que alguna medio muerta en las adelfas;
cuando las copas de los árboles
amarillean y empiezan a enseñar sus ramas
cual muñones desnudos; cuando palomas
y cotorras se reflejan en el cielo
como en un espejo de plata bruñida;
cuando ves a la gente enfundarse el jersey
y cambiar sus sandalias por zapatos...
entonces, puedes decir que se acabó el verano.

Pedro Casas Serra

2 comentarios:

  1. Antes de llegar al final, ya percibía el olor y color del otoño en este espléndido poema. Me ha gustado esta forma de abrir las puertas a la nueva estación que se aproxima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los que vivimos en la ciudad, el otoño también tiene sus maneras de anunciarse. Gracias por tu comentario, Fany.

      Un abrazo.

      Eliminar