lunes, 29 de diciembre de 2014

Voy a contaros una historia triste

Eran Hero y Leandro dos amantes
a los que separaba el Helesponto.
Leandro, por unirse con su amada,
a nado lo cruzaba cada noche.

En la ventana de su torre, Hero,
una luz colocaba para Leandro.
Pero una noche estalló una tormenta,
la luz no vio Leandro y se ahogó.

Su cuerpo arrojó el mar días después
y, loca Hero al verlo, se dio muerte.
¡Pobres amantes, no se merecían

que tuviera su amor tan triste fin!
Pero yo ya os previne en un principio,
no culpéis a los dioses de su mal.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario