domingo, 5 de febrero de 2012

El castigo de Tiresias

Tiresias, Profeta divino, Augur infalible:
¿Cómo reconoceré a las vacas sagradas para no sacrificarlas?
¿Cómo conseguiré finalmente alcanzar Ítaca?
¿Cómo eludiré la muerte desde el mar?

- ¿Pues no te he dicho -Ulises- que yo puedo adivinar el futuro
pero no cómo evitarlo?
Conocer el futuro es inútil si igualmente te alcanza sin remedio.
¿Crees que de haber yo sabido
que contemplar a la casta Atenea desnuda en su baño
me produciría la ceguera,
hubiera huido del agua clara y de su dulce voz?
¡No remuevas mis huesos en su tumba!
¡Es horrible saber aquello que sólo trae desgracias a quien lo sabe!


Pedro Casas Serra (31-01-2012)

2 comentarios:

  1. ¡Es horrible saber aquello que sólo trae desgracias a quien lo sabe!


    Maravilloso poema!
    Profundo y bello!
    Gracias, amigo Pedro, por tantas preciosas
    traducciones de mis poemas...
    Hoy, finalmente he conseguido dejar mensaje aquí...
    Besos, mi admiración y mi cariño
    Maria Lua

    Comparto poemas de tu blog en mi muro y en mi página en facebook...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Maria. Para mí ha sido un honor y un placer traducir algunos de tus bellos poemas.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar