martes, 6 de diciembre de 2016

Los tres regalos

En los días pasados
me han hecho tres regalos:

El primero una flor
sin apenas color,
pero con su fragancia
me perfuma la estancia.

El segundo un cachorro
de perro de mil leches,
que me llena de babas
cuando entro por la puerta.

El tercero es un gato
de aspecto mojigato,
que cuando me desnudo
ya me espera en la cama.

No necesito más
para vivir feliz:
huelo bien, voy lavado
y duermo calentito.

Pedro Casas Serra

2 comentarios:

  1. La felicidad emana de uno mismo. Por eso, las cosas sencillas bastan para una sonrisa, para sentir el calor de estos regalos al alcance de todos pero que no todos saben apreciar.
    Un abrazo (mi regalo)

    ResponderEliminar