miércoles, 11 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Miro mis manos...

Miro mis manos
y veo las manos de mi padre.
Miro la piel de mis manos
y veo la piel de mi madre.
¿Dónde están mis manos?
¿Dónde está mi piel?
¿Dónde está mi corazón?

Pedro Casas Serra

2 comentarios:

  1. Muy emotivo, Pedro. Reconocer en tus manos a tus padres, es algo sencillamente entrañable.Y, además, lo expresas con una breve dulzura que llega al lector.
    Mi felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Celebro que te guste, Fany. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar