viernes, 28 de abril de 2017

Soneto por si acaso

Un retrato me pide una elegante
y, ¡vive Dios!, que yo no soy pacato,
pintar la cara dicen que es retrato,
o sea la cabeza por delante.

¿Cómo disimular nariz colgante,
bigote que se exhibe sin recato,
ojos girados, labio mentecato
y un pelo que se muestra vacilante?

¿Cómo agraciar un rostro semejante?
Jamás me había visto en tal aprieto,
ni siquiera antifaz, toca o turbante,

supondrían disfraz asaz discreto.
Pues que la afgana burka no es bastante,
mucho mejor le escribiré un soneto.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario