viernes, 6 de noviembre de 2015

Ámame

Si entenderme no puedo,
si a mi mismo me cuesta comprenderme,
¿cómo voy a decirte que te quiero
y esperar que me creas?

Si el agua, que acoge nuestros cuerpos y nos lava,
calmando nuestro ardor,
es la misma que hunde nuestros barcos;
si el aire, que aleja nuestras voces y nos seca,
oreando nuestros cuerpos,
es el mismo que abate nuestras casas;
si el fuego, que alumbra nuestros rostros y nos lame,
echando nuestro frío,
es el mismo que incendia nuestros bosques...

¿por qué yo,
que acojo, alejo y alumbro tus desdichas,
no puedo ser el mismo
que hunda, abata o incendie tus venturas?
Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario