martes, 30 de junio de 2015

Añoranza: La primera vez

Llegamos al albergue que ella ya conocía,
de Sant Privat d'en Bas, cerca de Olot.
Yo estaba excitadísimo, pero, novato en sexo,
no sabía que hacer. Ella me fue guiando.
Así, con nuestros cuerpos, inventándonos juegos,
jugamos como niños que estrenan un juguete,
hasta que, derrengados, nos quedamos dormidos.
Luego, más tarde, creo, nos fuimos de paseo,
pero no se que hicimos porque iba como ido,
y sentía en mi oído como un campanilleo:
¡Lo hiciste!, ¡lo hiciste!... repetía.
Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario