miércoles, 25 de junio de 2014

El cóndor añorado

Junto a la estrella que a tu cielo guía,
altas sus cumbres de nevado inmenso,
roja su sangre de cobrizo intenso,
ondea tu bandera en lejanía.

Chile, mi corazón por ti porfía
y se agitan mis alas cuando pienso
en tu largo perfil, tu abrazo extenso
que atravesando el mar alcanzaría.

Que vería los rostros de tu gente,
notaria en sus frutos tu sazón,
oiría en sus versos tu simiente,

gustaría en sus voces tu razón,
pulsaría en mis venas la corriente
que va de un corazón a un corazón.

Colmado de aflicción,
su encierro se hace más penoso y cruel
¡para este cóndor que te sigue fiel!

Pedro Casas Serra (05-08-2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario