miércoles, 27 de noviembre de 2013

Justo anochecía...

Justo anochecía cuando nos conocimos
Un día de verano del 92, en
La hora que la luz se funde con las sombras
Y nos envuelve un aura mágica
Anunciando que algo va a ocurrir.

Tenías el aspecto de un estudiante perdido en un examen.
Enlazamos las manos y

Aspiramos nuestro aliento
Mientras nos descubríamos,
Observando un tesoro que espero dure siempre.

Pedro Casas Serra (02-10-1992)


Just queia la tarda...

Just queia la tarda quan et vaig coneixer,
Un día d’estiu de l’any 92, a
L’hora que les llums es fonen amb les ombres
I un aura màgica ens envolta
Anunciant que quelcom està per succeir.

Tenies l’aspecte d’un estudiant perdut en un examen.

Enllaçarem les mans i
Sentirem fondre els nostres polsos,
T’atensares
I ens vam xuclar l’alé l’un a l’altre
Mentres ens descubriem,
Obrint el cofre d’un tresor que espero duri sempre.

Pere Casas Serra (02-10-1992)

2 comentarios:

  1. Ese primer encuentro siempre deja huella.
    Muy expresivos y sentimentales versos, que te harán sentir añoranza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvides que el poeta es un fingidor, y que la poesía le importa más que la circunstancia.

      Un abrazo.

      Eliminar