domingo, 3 de noviembre de 2013

Hombre de amor

Hombre de amor, que a tu paso nos muestras
nuestra hambre de amar, descúbrenos
tu cuerpo vigoroso y déjanos descansar
en tu contemplación un rato.

Si además de tan bella figura tienes
bella la voz, entona una canción de amor,
de esas que narran la tristeza
del amante alejado de su amado.

Si tienes otras habilidades, enséñanos
como usas la escopeta, remas,
juegas al fútbol, haces piscinas,
pedaleas, montas o esquías la ladera.

Si también te gusta la cultura,
conversemos sobre el arte, el por qué
de la vida, política, el mensaje
poético, cocina o religiones.

Así, el hombre de mi amor es un hombre
completo, no tiene menos que otros
sino bastante más que muchos,
por eso lo elegí por compañero.

Su fuerza es comparable a su ternura,
su inteligencia no menoscaba su audacia,
su belleza no le impide ser recio.

Porque no es el rechazo a la mujer
ni un afán de predominio
sino la llamada del hermano,
lo que le ha hecho venir a mí.

Pedro Casas Serra (30-06-1992)

No hay comentarios:

Publicar un comentario