miércoles, 6 de noviembre de 2013

Desvergonzado gato...

Desvergonzado gato
que maullando de placer te me aproximas
y meneando el rabo
mimosamente contra mí te friegas.

¿Cómo estarme
de acariciar tu cuerpo suavemente
si al mirarme
pones esa expresión tan suplicante?

Esperas el momento
en que cansado del largo día me acuesto
y ágilmente
te metes en mi cama en un instante.

Y ya dentro,
te colocas junto a mí pegado,
dispuesto
a permanecer toda la noche acurrucado.

Pedro Casas Serra (17-07-1992)

2 comentarios:

  1. Me gusta este poema que expresa tan bien las costumbres gatunas.Conozco gente que tiene un gato y me ha contado eso mismo.

    Un abrazo.
    Fany

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco tengo gato, Fany. A mí me inspiró el poema de Baudelaire. "Dans ma cerveille se promène..."

    Un abrazo

    ResponderEliminar