jueves, 12 de agosto de 2010

Tu voz

De pronto... oigo tu voz:
lenta,
redonda,
mansamente alzándose en el centro de mi espera;
tu voz,
que surge desbordada de amor a lo pequeño y a lo escueto:
dulce canción a mi oído,
radiante marcha que levanta el día.

Pedro Casas Serra (09-1990)

2 comentarios:

  1. La magia de la voz
    amada en tu bello
    poema!
    Me encanta!
    Besos, amigo Pedro
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  2. El misterio de esa voz. Gracias, Maria. Me alegro de que te guste.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar