miércoles, 4 de agosto de 2010

El ratón-león

Érase una vez un ratón
que a veces se sentía león.
En esas ocasiones rugía
y daba zarpazos,
y todo el mundo le temía.

Érase una vez un león
que a veces se sentía ratón.
En esas ocasiones corría
y se escondía,
y todo el mundo le perseguía.

Y la cuestión era,
que el ratón que se sentía león
y el león que se sentía ratón,
eran un mismo y único personaje.

Un día nuestro amigo se dijo:
para ser ratón soy demasiado grande,
y para ser león demasiado pequeño.

Desde entonces,
dejó de sentirse ratón o león,
pero también dejó de saber lo que era.
(Más o menos como todos nosotros).

Pedro Casas Serra (06-05-1991)

No hay comentarios:

Publicar un comentario