lunes, 23 de agosto de 2010

El chico de la playa

Te recuerdo desnudo, tendiéndome la mano,
en el difícil paso del sendero, que a pico,
bajaba hasta la playa nudista del Algarbe.

Cuando me hallé en peligro, no hizo falta llamarte,
viniste al ver mi apuro, y, salvado el obstáculo,
desapareciste sin mediar palabra.

Y me ha quedado la imborrable imágen
de que eras como un héroe pagano,
nacido de la tierra, el sol y el aire;

que encarnabas la vida,
surgiendo del paisaje entre las peñas.

Pedro Casas Serra (28-05-1992)

No hay comentarios:

Publicar un comentario