lunes, 30 de agosto de 2010

El minotauro

Con albahaca lavo tu cara
y tus manos con agua de romero,
para tu torso uso salvado,
para tus pies flor de ibisco.

Tus cabellos rocío con lavanda
y tu cuerpo unjo con aceite.
- No necesitas hoy vestir tu túnica
ni tampoco calzar tus sandalias.

Ciño tu frente con laurel
y tus brazos con flores de azahar,
rodeo tu cintura con margaritas
y tus tobillos con campanillas.

- Vamos a la arena de la plaza,
sube al estrado y deja
que el artista plasme tu figura,
para que el vencedor de hoy venza a la muerte.

Como toro bravío de robusta cabeza,
mirada retadora, rotundo cuerpo,
fuertes pies, fuertes piernas, fuerte tronco...
todo en tí rebela tu potencia.

Cuerpo negro, de azabache brillante,
coronado de hojas como espadas,
que nos enseñas impúdico tu fruto,
entre tus patas posteriores, alzado.

Pedro Casas Serra (20-07-1992)

2 comentarios:

  1. Bellas imágenes nos dejas en tu poema.
    Besos Adelaida

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Adelaida, por tus palabras. Celebro que te haya gustado.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar