miércoles, 10 de agosto de 2016

Añoro la inocencia de la infancia...


Añoro la inocencia de la infancia:
cuando difícilmente te sientes culpable,
cuando no tienes que tomar decisiones graves,
cuando no te sientes fuertemente herido
ni tienes un pasado que te persigue con sus fantasmas.

Añoro la sencillez en el trato,
la mirada franca, el gesto abierto;
porque impera el recelo y una forma vacía de contenido,
porque el aspecto condena y el color también,
y la presunción se toma por conocimiento.

Quisiera ser más abierto
y tener más facilidad para relacionarme,
pero ya que las circunstancias me lo impiden
y me han conducido a la soledad,
quisiera al menos hallar la paz en ella.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario