miércoles, 1 de junio de 2016

Tu voz

Durmiendo
bajo la sombra
de parasoles de nudoso radio
-por almohada,
desvaídos aromas de hojas muertas-,
soñando el eco siseante
del agua del arroyo
y un agitar de plumas
en cascada fugaz bajo las nubes,

de pronto, oigo tu voz:
lenta, redonda, mansamente
alzándose en el centro de mi espera;
tu voz,
que surge desbordada
de amor a lo pequeño y a lo escueto:
dulce canción a mi oído,
radiante marcha que levanta el día.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario