martes, 14 de junio de 2016

Platero

¡Platero!, ¡Platerillo!, ¡Platerete!,
le decía Juan Ramón con voz muy queda,
y él le respondía
rebuznando suavemente.

En su alforja derecha
llevaba flores rojas
y en la izquierda azules,
en su cabeza un sombrero
y en el cuello cascabeles.

Calló la voz de Juan Ramón,
pero resuenan aún de Platero los cascabeles.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario