sábado, 4 de junio de 2016

El regalo

Entre tantas palabras y tanta información
-tanta que nos abruma:
los muertos... por millares,
la muerte... detallada al extremo,
la vida... siempre jóven, como de anuncio-,
seguimos la estela de un cometa
que no vimos pasar
y que quizás no vuelva.

Pero la muerte no es distinta
porque no esté filmada
ni el amado lo es menos
porque sea viejo;
la muerte y el amor nos acompañan
como las piernas,
necesitamos de ambas para caminar.

Nacemos ricos de vida
que al vivir vamos gastando,
y la muerte no es
sino la constatación de que no nos queda nada;
hay quien gasta con mesura
y hay quien dilapida,
pero no hay más vida
que la que nos han regalado el primer día.


Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario