sábado, 25 de abril de 2015

Ad líbitum III. Gaudium: Eres tú fulgida estrella...

Eres tú fúlgida estrella
que apuntó en la noche triste
de mi vida,
entre todas, la más bella,
que de plata apareciste
revestida.

No lo dudé ni un instante
y tras tomar largo impulso,
di un gran salto,
y alcancé tu cuerpo errante
y dejé este mundo insulso
de basalto.

Abrazados, recorremos
el océano infinito
del espacio,
si nos miran, desprendemos
ese brillo tan bonito
del topacio.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario