domingo, 5 de abril de 2015

Ad líbitum II. Viator: Los nombres

Tu nombre es tu secreto,
mi nombre el mío,
y entre nuestros dos nombres,
queda el vacío.

¡Rompe el vacío!
¡Si me dices tu nombre,
te diré el mío!

Pedro Casas Serra

2 comentarios:

  1. ¡Cuánto me gusta este poema, Pedro! Tiene un aire popular encantador, al tiempo que una sutil confidencia entre los no nombrados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Popular porque es una seguidilla, íntimo porque es confesional.

    Un abrazo, Fany.

    ResponderEliminar