miércoles, 15 de abril de 2015

Ad líbitum II. Viator: Un coro

Albert Martinez Hernànsaez

Un coro no es una suma de voces. Un coro es
una voz nueva, capaz de los más altos registros
y de los más bajos, que se ensancha como una
nube y se adelgaza como un río, que asciende
hasta la montaña y baja hacia el valle, a veces
rumor de fuente, a veces gorjeo de pájaro, a
veces todo el bosque, suave -casi inaudible- o
sonora -atronadora-, y sobre todo, llena de
matices, tantos como miembros lo componen.
Pienso en ello hoy, en que Albert, nuestro
Presidente, está en el hospital, y a nuestra
voz le falta su matiz más sereno y reflexivo.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario