sábado, 30 de julio de 2011

Hoy, al despertar

Se acerca el tiempo
en que se apagan los relojes
y una jauría de pájaros
anuncia tu llegada.

Mi alma espera anhelante,
Amor, tu compañía.

Si la alta torre descendiera
al prado y en el cielo
galoparan las estrellas,
no hallarían mi cuerpo
entre suspiros, como lo hace,
Amor, este momento.

Las nubes se disipan en el techo
al soplo de un viento de esperanza,
y el secreter y el armario,
agazapados, se despiertan
de su sueño y ríen con los cuadros
de colores que salen de sus marcos.
Hoy es fiesta.

Y en la ventana
cerrada, veo el mar
que rompre con fuerza los batientes,
roja su sangre alborotada,
y, lejana, una nave que se acerca.

Y algo me dice, Amor,
que tú vienes en ella.

Pedro Casas Serra (30-07-2011)

4 comentarios:

  1. ¡Jóder, tío!...¡Que poema mas hermosos!...y disculpa por el taco...¡Sencillamente es escalofríante por su belleza!..."Aurrerá"..."Aurrerá"...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Joseba. Un fuerte abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo poema, Pedro...
    ya lo llevé a mi muro en
    facebook...
    Un beso
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Maria, por hacerme tal honor.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar