lunes, 17 de octubre de 2016

La cometa

Pequeña cometa
que te elevas
y bailas
en el cielo:

Al otro extremo
del cordel,
te sujeta con fuerza
mi mano de niño.

¿Qué ves
desde la altura
a que te he alzado
al desplegar el hilo?

¿Es bonito danzar
al son del viento,
trazando círculos
y haciendo remolinos?

¿No te marea
tanto movimiento?
¿No sientes vértigo
ante esa altura?

Si se parara el viento,
caerías en picado
y te estrellarías
contra el suelo.

Te romperías
en mil pedazos
y no podría
volver a levantarte.

Prefiero recogerte,
aún entera,
para alzarte mañana
por la mañana.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario