lunes, 3 de octubre de 2016

Efebo

Efebo, que corres presuroso
y una estela dejas a tu paso:

Tienes pisada larga
y elástica de atleta.

Tus caderas son finas
como anguilas de río.

Tu pelo serpentea
sedoso por tu espalda.

Tu piel, blanca de leche,
revienta por tus huesos.

Tu torso se engrandece,
tus miembros se distancian.

No tienes aún tomada
la medida a tu cuerpo.

Queda olor a tu paso
de almendras y de olivo.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario