viernes, 4 de abril de 2014

Seguidillas de la pena

Esta tarde no llega
la inspiración,
para ver si me viene
saldré al balcón.

¡Qué tengo pena,
que sólo tú me quitas,
niña morena!


Pena si estoy despierto,
pena dormido,
pena estando desnudo,
pena vestido.

¡Pena y más pena!
¡Pena de no tenerte,
niña morena!


Que te busco en los montes
y en la ribera,
en el prado florido
y hasta en la era.

¡Con tanta pena...
que no doy palo al agua,
niña morena!


Y ya no tengo nombre
ni tengo cuerpo,
que aunque siga con vida
parezco muerto.

Niña morena:
¡Enséñame tus ojos,
quita mi pena!


Pedro Casas Serra (08-02-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario