lunes, 16 de diciembre de 2013

¡Mi niño bonito!

Niño, ¡cómo me gustas
cuando vas de bonito,
con zapatos brillantes,
pantalones tejanos,
camisa blanca
y bien peinadito!

Niño, ¡cómo me llamas
al bailar sevillanas,
con tu culo torero,
taconeo marcial,
andares de gacela
y manos de gitana!

Niño, ¡cómo me enganchas
cuando me miras,
con tus cejas-peinetas,
pestañas-abanicos
y ojos-claveles,
que riegas con esmero de jardinero!

Niño, ¡cómo me embrujas
cuando me hablas,
con dulzura de esclava
y gracejo de moro,
nieto de constructores
de la Torre del Oro!

Niño, ¡mi niño bonito!,
¡el más bonito del mundo!,
¡qué guapo que eres!,
¡pastelillo de crema!,
¡azucar candi!,
¡envidia de la tropa de churumbeles!

Pedro Casas Serra (15-02-1994)

2 comentarios:

  1. No conocía esta faceta flamenca, que me ha puesto una sonrisa en los labios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En general mi poesía es una poesía amable, Fany, y me alegro que te haya hecho sonreír.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar