viernes, 27 de diciembre de 2013

El eclipse

Con gentes desnudas,            junto al mar,
lo contemplo             a través de cristales ahumados.
Al zambullirme,            rompo su superficie plana,
único pececillo             en su verde claridad.
Paseo mi sombra             sobre su arena arada,
seis veces braceo             en su silencio pálido,
antes de resurgir,            necesitado de aire,
de entre las aguas,            el día del eclipse.

Pedro Casas Serra (14-08-1999)

No hay comentarios:

Publicar un comentario