miércoles, 29 de enero de 2014

Soneto por si acaso

Un retrato me pide una elegante
y ¡vive Dios! que yo no soy pacato,
pintar la cara dicen que es retrato,
o sea la cabeza por delante.

¿Cómo disimular nariz colgante,
bigote que se exhibe sin recato,
ojos girados, labio mentecato
y un pelo que se muestra vacilante?

¿Cómo agraciar un rostro semejante?
Jamás me había visto en tal aprieto,
ni siquiera antifaz, toca o turbante

supondrían disfraz asaz discreto.
Pues que la afgana burka no es bastante,
mucho mejor le escribiré un soneto.

Pedro Casas Serra (11-01-2002)

4 comentarios:

  1. Me ha encantado este soneto lleno de humor. Admiro el saber sujetarse a reglas métricas y rima y tú bien lo consigues.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fany, sigue los pasos del Soneto de repente de Lope.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Pedro, una muestra más de tu versatilidad poética. Jocoso soneto que bien pudiera haberse escrito siglos atrás, pleno de la misma maestría y elegancia de aquel entonces.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Celebro que te haya gustado, Candela. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar