viernes, 24 de enero de 2014

Quiéreme tu miel gustar

Quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Desde el día en que nací
hasta el día en que te vi
nunca el amor conocí.
Yo no se lo que es amar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Como doncel dolorido,
vago solo y sin sentido
del alba al anochecido.
Aunque sólo sea soñar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Dame corza la ocasión
de saciar mi corazón
con leche de tu pezón.
Al venirnos a encontrar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Cuando la haya gustado,
de tu amor encadenado
será mi cuerpo hechizado.
No lo habrás de lamentar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Pedro Casas Serra (09-05-2001)

4 comentarios:

  1. Qué musicalidad tiene este poema con aire de romance popular.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es un zéjel. Esta composición, de origen mozárabe, se extendió por todo el mundo islámico, donde aún se emplea en la escritura de letras de canciones. Celebro que te haya gustado, Fany.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pedro, preciosísimo zéjel que posee una magnífica musiscalidad y una dulzura incréibles. Mis aplausos, poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Agradezco mucho tu apreciación, Candela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar